Biología e importancia de las moscas en la producción porcina

Las moscas domésticas son vectores de patógenos mediante una transmisión mecánica con sus patas y trompa o mediante regurgitaciones y defecaciones.

Los principales problemas derivados de las moscas en la producción agropecuaria intensiva proceden de moscas nacidas en la misma instalación.

Contaminan los piensos y son vectores de innumerables patógenos y por lo tanto un riesgo sanitario para las personas y animales. También producen irritación y estrés en los animales. Por ello, un control de moscas ineficaz en las explotaciones conlleva a un importante impacto económico debido a la transmisión de enfermedades o un decremento en la producción.

Lechones

Causan además problemas adicionales al invadir áreas residenciales de poblaciones cercanas a las explotaciones pecuarias.

Antes de planificar un programa de control, debemos conocer su biología para realizar una serie de acciones que englobe medidas culturales, biológicas y químicas adaptadas a cada sistema de producción.

 

La moscas de interés pecuario

Entre las especies de moscas de interés pecuario podemos seleccionar:

  • Mosca domestica (Musca domestica)
  • Mosca doméstica menor (Fannia canicularis)
  • Mosca negra de las basuras (Ophyra aenescens)
  • Mosca de los establos (Stomoxys calcitrans)
  • Moscón verde (Lucilia sericata)

 

En las instalaciones porcinas cabe destacar:

Especie Mosca doméstica
Mosca doméstica (6-8 mm)
Mosca doméstica menor
Mosca doméstica menor (5-6 mm)
Taxonomía Orden: Díptera
Familia: Muscidae
Género: Musca
Especie: M. domestica
Orden: Díptera
Familia: Fanniidae
Género: Fannia
Especie: F. canicularis
Alimentación Chupadora Chupadora
Reproducción y cría Material en descomposición (purines, piensos, forrajes en descomposición, basura orgánica) Material en descomposición, puntos de fermentación de la comida (cubos de basura, contenedores…)
Ciclo biológico 14 días 15-30 días
Perjuicios ↓ Producción
Queratoconjuntivitis
Vector de enfermedades
↓ Producción
Queratoconjuntivitis
No se consideran vectores significativos de enfermedades. Prefieren vivir en el exterior Pueden causar miasis
Vías de transmisión de enfermedades Fase adulta:
-Transmisón mecánica: patas y trompas
- Transmisión patógenos por regurgitación y defecación
Fase adulta:
-Transmisón mecánica: patas y trompas
- Transmisión patógenos por regurgitación y defecación

Cuando las temperaturas son elevadas y existen condiciones de humedad adecuadas para su multiplicación, aumenta el índice poblacional de moscas. Este incremento se da considerablemente en primavera-verano.

 

La mosca doméstica

Es el insecto más abundante en las instalaciones porcinas. Son insectos de hábitos diurnos con una expectativa de vida de 14 a 30 días, bastante larga, siempre que la temperatura esté por encima de los 10-15ºC.

Tienen un aparato bucal chupador sin piezas dentales, básicamente formado por una trompa preparada para la ingestión de alimentos líquidos. Para alimentarse la mosca arroja saliva sobre el alimento para disolverlo y después lo succiona con la trompa. Las poblaciones no controladas de la mosca doméstica tienen mucho interés desde el punto de vista sanitario debido a que son vectores de patógenos mediante una transmisión mecánica con sus patas y trompa o mediante regurgitaciones y defecaciones. Desarrollan su ciclo biológico en el entorno de cualquier tipo de materia orgánica de la que se nutren.

 

La mosca arroja saliva sobre el alimento para disolverlo y después lo succiona con la trompa

 

El ciclo de vida

Pasan por las cuatro fases: adulto- huevo- larva (L1-L2-L3)- pupa, en un tiempo récord cuando las condiciones de temperatura, humedad y alimentación son óptimas.

Una hembra pone a lo largo de su vida hasta un total de 900 huevos en paquetes de 75 a 150 cada vez

Los primeros estadios de larvas se dan en la materia orgánica con una temperatura por encima de 35 º C y una humedad por encima del 90%.

Durante el tercer estadio, la larva se aproxima a la luz, y a zonas de menor humedad y temperatura. En esta fase deja de alimentarse para prepararse para empupar.

Cuando ha completado el período de pupa, la mosca rompe el extremo, se arrastra rápidamente, mientras sus alas se despliegan y su cuerpo se expande, seca y endurece, alcanzando su completa actividad en unas 15 horas, incluso la de aparearse.

Una hembra pone a lo largo de su vida hasta un total de 900 huevos

 

La importancia del control de las moscas y sus estadios larvarios

Debido a su rápido desarrollo y al gran número de huevos producidos por las hembras, las poblaciones crecen rápidamente desde principios de la primavera hasta final del verano.

Durante los meses de frío, si encuentran un microclima adecuado dentro de las instalaciones, se seguirán reproduciendo con menor frecuencia. Otras moscas permanecerán en el interior del estiércol sólido invernando y la mayoría morirán. Sin embargo, también quedarán formas de resistencia en forma de huevos y pupas que, una vez se alcance la temperatura ambiente adecuada, retomarán de nuevo su desarrollo y constituirán una verdadera plaga.

Potencial reproductivo de la mosca doméstica

El potencial reproductivo de la mosca doméstica es considerable: aunque no todos los huevos puestos son viables, sí lo son la mayoría. Si se desarrollaran tantas moscas como huevos, implicaría una población mayor que los habitantes de la tierra. Por ello a la hora de hacer el control debemos tener en cuenta el manejo de esos puntos críticos donde se depositan huevos, pupas y larvas, tanto en épocas de calor como de frío.

Hay que hacer un manejo constante en el interior de la explotación.

Debemos tener en cuenta una higiene exhaustiva de camas, acumulación de deyecciones en los fosos, manejo del estiércol, recogida de sobrantes de piensos, restos en comederos, etc.

Se estima que 1 kilo de estiércol fresco puede alimentar a 4.000 larvas de moscas.

En las granjas y cebaderos de producción intensiva, la presencia de moscas puede convertirse en un problema importante, con consecuencias económicas y sanitarias, no sólo para el productor sino para todos los habitantes de la zona que viven en una distancia de 30 km, ya que la mosca doméstica tiene esa capacidad para desplazarse desde su lugar de origen.

Ningún programa de prevención de enfermedades debería subestimar un exhaustivo control de moscas, debido a que son vectores de numerosas enfermedades.

 

Importancia económica y sanitaria de una plaga de moscas

Una población de moscas por encima del índice tolerable, provoca:

  • Stress con disminución del consumo de alimento
  • Pérdidas productivas que pueden alcanzar el 10-15%
  • Impacto ambiental y social en zonas residenciales cercanas.
  • Vector de enfermedades. En la siguiente tabla se muestran los agentes infecciosos que pueden trasmitir (tabla 1)

 

Tabla 1. Tipos de agentes infecciosos que pueden transmitir las moscas.

Enfermedades entéricas Infecciones oculares Mastitis Parasitarias Víricas
Cólera
Salmonelosis
Shigelosis
E. Coli
Campylobacter

TGE (Gastroenteritis Transmisible Porcina)
Brachispira hyodisenteriae
Streptoccosus Suis tipo II
Coccidiosis
Chlamidia Estafilococos
Estreptococos
Nemátodos
Ascaris
Aujezky
Fiebre aftosa PRRSV
Rotavirus

 

Si para su control sólo utilizamos insecticidas, no dominaremos la situación y se generará un importante coste económico que habrá que sumar a las pérdidas de producción y por enfermedad. Además, el uso indiscriminado de insecticidas químicos ha terminado generando muchas resistencias.

En los últimos años se han tomado medidas adicionales como son los cebos y las trampas consiguiendo mejores resultados. Pero si no existe una gestión múltiple y simultánea de acciones que englobe medidas culturales, biológicas y químicas adaptadas a cada sistema de producción, no podremos controlar el problema.

 

Algunas curiosidades de la moscas

Una sola mosca es capaz de transportar 33 millones de microorganismos peligrosos.

La mosca, cada vez que se posa, regurgita todo lo que lleva en el estómago constituyendo un portador importante de microorganismos que pueden provocar enfermedades. Además defecan cuando comen, aumentando el riesgo de transmitir enfermedades.

También pueden actuar como vectores mecánicos de un amplio rango de patógenos, a través de sus patas y sus piezas bucales.

Comen de 2,5 a 4 veces al día. Regurgitan más de 30 veces. Vomitan y defecan más de 50 veces al día.

En cada una de estas actividades en un solo día, se genera un peligro de enfermedad.

Control de plagas

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags