1 comentarios

Lee este artículo en:

La transferencia no quirúrgica de embriones porcinos es hoy una realidad

El procedimiento es simple, seguro, rápido y bien tolerado por las receptoras.

La utilización de la transferencia de embriones (TE) debería ser crucial para el sector porcino, debido a las trascendentales aplicaciones que esta tecnología presenta en el ámbito de la producción ganadera. Pese a ello, dos hechos fundamentales han motivado su nula utilización comercial:

1) las dificultades encontradas para crioconservar los embriones porcinos

y 2) la necesidad de utilizar métodos quirúrgicos para depositar los embriones en las receptoras.

Sin embargo, en la última década la situación ha cambiado drásticamente gracias a las nuevas técnicas (vitrificación) existentes para la criopreservación embrionaria y al desarrollo de un nuevo y único procedimiento de transferencia no quirúrgica (TnQ), mediante el cual los embriones se transfieren en la profundidad del útero de las receptoras (Martínez y cols, 2004) (ver figuras). Con este procedimiento es posible atravesar el cérvix y alcanzar la profundidad de un cuerno uterino en 3-5 minutos en el 95% de las receptoras (Martínez y cols, 20013).

Aparato genital de una cerda

Limpieza cuidadosa de la zona perineal de la receptora e inserción del catéter y de los embriones

Limpieza cuidadosa de la zona perineal de la receptora e inserción del catéter y de los embriones.

El diagnóstico de gestación y el control de los partos finalizan el proceso

El diagnóstico de gestación y el control de los partos finalizan el proceso.

Hace tres años iniciamos un programa de TnQ de embriones en colaboración con la empresa Selección Batallé SA, Girona, (España). En dicho programa, utilizando cerdas de raza Duroc y con más de 150 TnQ realizadas, se obtuvo una fertilidad del 80% y una prolificidad de 9,5 lechones nacidos, utilizando 30 embriones frescos por receptora.

Los resultados del programa indican que el número requerido de donantes por receptora puede ser eficazmente reducido desde 2 a 1’5 mediante la superovulación de las donantes (Angel y cols., 2013).Asimismo, también se ha determinado que una asincronía de las receptoras de +24 h (receptoras en celo 24 h después que las donantes) es ideal para el éxito de las transferencias (Martinez y cols., 2013). Por último, se ha desarrollado un protocolo para la conservación de los embriones frescos por un periodo de 24 h y, posibilitar así, su transporte, nacional o internacional, desde la granja donante hasta la receptora. Los resultados de este estudio demuestran que se puede obtener una elevada fertilidad y prolificidad en las receptoras usando embriones frescos conservados a 37ºC durante 24 h. Pese a ello, lo ideal sería utilizar embriones criopreservados, ya que éstos pueden ser conservados de forma indefinida y transferidos cuando sea preciso.

El desarrollo de la TnQ con embriones criopreservados supondría enormes y transcendentales beneficios para las empresas de genética ya que:

1) permitiría abastecer animales de elevado valor genético directamente desde los núcleos de selección de las empresas de genética a los núcleos cerrados de los clientes sin limitaciones de tipo temporal,

2) simplificaría el transporte internacional de animales evitando problemas asociados al bienestar animal,

3) permitiría introducir a la empresa su genética con las máximas garantías sanitarias en los mercados emergentes

y 4) permitiría la conservación indefinida del material genético, hecho fundamental ante eventuales crisis sanitarias.

En la actualidad, la vitrificación es el único método eficiente para la criopreservación de los embriones porcinos. Las investigaciones realizadas en los últimos años han dado como resultado que un elevado porcentaje (80-95%) de los embriones, sin ningún tipo de tratamiento previo, sobreviva in vitro a los procesos de vitrificación y calentamiento. A pesar de estos excelentes resultados, hay escasos estudios que determinen la supervivencia in vivo de los embriones vitrificados.

Nuestros resultados indican que se puede obtener una elevada fertilidad (75%) y prolificidad (10 lechones nacidos por parto) cuando los embriones vitrificados se transfieren a las hembras receptoras por vía quirúrgica. Desafortunadamente, cuando este tipo de embriones se transfiere medianteTnQ, la fertilidad disminuye (50%) aunque el tamaño de la camada se mantiene (Martinez y cols., 2013).Es obvio que es necesario realizar más investigaciones para incrementar la fertilidad de las receptoras cuando ambas tecnologías se utilizan conjuntamente.

Los resultados expuestos aquí indican que la TnQ en la especie porcina es hoy una realidad. El procedimiento es simple, seguro, rápido y bien tolerado por las receptoras. Los excelentes resultados obtenidos utilizando esta tecnología en combinación con embriones frescos y los prometedores resultados alcanzados con embriones criopreservados representan un avance fundamental para el uso comercial de la TE en la industria porcina a corto plazo.

Agradecimientos
Los estudios indicados han sido parcialmente financiados por CDTI/S.Batalle (20090686), MICINN-FEDER (AGL2009-12091), MINECO-FEDER (AGL 2012-38621), y SENECA (GERM04543/07).

Los expertos opinan

Perspectivas para la producción porcina en 2014: Filipinas03-feb-2014 hace 2 años 10 meses 6 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

mario jose ochoa21-oct-2016 (hace 1 meses 18 días)

buenos temas que ayudan a exclarecer las dudas a los pequeños porcicultores

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags