Congelación de semen en porcino II. Repercusión que tendría su implantación

Este artículo analiza los cambios que sufriría el sector de la IA si se llegase a imponer el uso del semen congelado

Contenedor de nitrógeno líquido, para almace-
namiento de dosis seminales por crioconservación

Como comentamos en nuestro anterior trabajo, la utilización de inseminación artificial con semen congelado (IAC) no ha logrado difundirse en el manejo reproductivo de las explotaciones porcinas, debido fundamentalmente a que los resultados reproductivos conseguidos, por ahora y en general, son inferiores a los obtenidos con inseminación artificial utilizando dosis refrigeradas (IAR). La diferencia de conservación de dosis seminales entre ambos sistemas (indefinida para la IAC, y de 2 a 8 días para la IAR), confiere al semen crioconservado una serie de ventajas que sin duda, una vez resueltos los obstáculos en la técnica de congelación de semen de verraco, la convertirán en la metodología usada de forma generalizada. Entre los cambios que pueden sucederse como consecuencia de una posible implantación de la IAC, destacamos los siguientes:

Potro de inseminación.

El funcionamiento y estructuración de los centros de inseminación se verán modificados notoriamente respecto a la organización que tienen los actuales. Además de la adecuación a la metodología e incorporación del equipamiento que requiere la preparación de dosis seminales congeladas, la sistemática de trabajo del centro estará más repartida a lo largo de la semana, permitiendo respetar aún más los ritmos de recogida de los verracos. La producción continua de dosis seminales sin temor a la caducidad, mejorará el suministro de los picos de demanda que se suceden en la producción porcina, por ejemplo: el que sucede a principios de semana debido a la práctica de destetar jueves o viernes, para evitar la salida de celo los fines de semana; el incremento de demanda de dosis que sucede en los períodos de verano (infertilidad estacional), a consecuencia de la subida de repeticiones; por problemas sanitarios de los centros de IA que impiden el suministro a las explotaciones que abastecía; o también cuando se inician nuevos núcleos ganaderos. La estructuración de los centros de inseminación productores de dosis seminales se verá modificada, creándose puestos de almacenamiento y reparto de las dosis seminales congeladas, para facilitar la llegada de las dosis a las explotaciones.

Se podrá alcanzar mayor rendimiento de los verracos con características productivas más altas. Con la congelación de semen no existe la necesidad de utilización inmediata de las dosis seminales, permitiéndonos inseminar las hembras genéticamente adecuadas con el verraco del que proceden las dosis, así mismo, el número de dosis producidas de un eyaculado no tienen mermas por caducidad, tal y como está sucediendo con la IAR.

Envasadora automática de pajuelas.

A diferencia de las dosis refrigeradas donde se mantienen sus precios muy parecidos, la utilización de la IAC supondrá diferencias de los mismos según su genética y su productividad. Al poder disponer dosis de un individuo incluso post-mortem, se puede reflejar con más exactitud las características productivas de cada individuo, efectuándose una clasificación de las dosis por su productividad y ajustando diferentes valores económicos según su cotización.

Las explotaciones podrán disponer durante períodos prolongados de tiempo, de forma continua, dosis seminales del mismo macho o de líneas genéticas similares, que permitirá conseguir mayor uniformidad de descendencia. Esto supondrá en granjas de genética ofertar reproductores más igualados, y en granjas de producción lotes de animales con canales más homogéneas.

Se facilitará el comercio y tramitación sanitaria de dosis espermáticas entre países, ya que no contabilizan los tiempos y distancias del transporte.

Según su finalidad se crearán distintos tipos de bancos de semen de porcino, que marcarán su gestión y funcionamiento en cada caso:

- Bancos para la conservación de recursos zoogenéticos, cuya finalidad es la conservación de razas, especies o individuos con características únicas que dispongan de escaso número de individuos con peligro de extinción, o individuos con características únicas, que puedan no tener en ese momento interés productivo. En estos casos la gestión y mantenimiento estará a cargo de organismos oficiales.

- Bancos genéticos donde se mantendrán en conservación espermatozoides procedentes de cerdos con determinadas características productivas destacadas, y permitan obtener crías de estos individuos según las necesidades del mercado, o establecer nuevos núcleos de selección. Este tipo de “genoteca” es de especial interés para las casas de genética.

- Bancos de semen de abastecimiento en granjas de producción, que actuarán suministrando las dosis necesarias a las granjas que permitan el cruce necesario con la hembra para producir el cerdo de sacrificio.

Artículos relacionados

ver más artículos relacionados con el artículo

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags