El enemigo en casa: el control de las cerdas hipoproductivas

En muchos aspectos de la producción porcina podemos considerar a la cerda reproductora como la unidad fundamental. Es por este motivo por lo que resulta fundamental conocer cuáles son las cerdas más y menos productivas, o lo que es igual, necesitamos saber qué cerdas reportan menos beneficios, identificarlas y eliminarlas lo antes posible de la piara reproductora, sin ocasionarnos otros perjuicios.

En muchos aspectos de la producción porcina podemos considerar a la cerda reproductora como la unidad fundamental. Es por este motivo por lo que resulta fundamental conocer cuáles son las cerdas más y menos productivas, o lo que es igual, necesitamos saber qué cerdas reportan menos beneficios, identificarlas y eliminarlas lo antes posible de la piara reproductora, sin ocasionarnos otros perjuicios, principalmente relacionados con el desequilibrio del censo. Son las cerdas hipoproductivas.

Por supuesto, en cualquier momento se puede hacer una selección de cerdas para identificar aquellas cerdas cuya producción es pobre y que incluso pueden hacer perder dinero al productor (no sólo por problemas de prolificidad sino también debido a la suma de días no productivos o DNP). Sin embargo, debemos ser cuidadosos al elegir el momento para eliminarlas. Parece razonable que el momento óptimo para llevar a cabo esta tarea puede ser el destete, ya que la cerda acaba de terminar un ciclo productivo y es en ese momento cuando debemos decidir qué hacer con ella, si cubrirla o seleccionarla para ir a matadero. Este momento para la decisión resulta rutinario para muchos productores ya que a nadie se le ocurriría enviar a matadero una cerda recién cubierta o recién parida. Sin embargo muchos productores no aplican siempre los criterios adecuados para su eliminación, basándose principalmente en el número de partos o en los últimos resultados.

En primer lugar, y tal como se explicó en el artículo “¿Hasta qué momento interesa cubrir cerdas que vienen de repetir?”, todas las cerdas deberían ir acompañadas siempre de su ficha correspondiente (en la que quede reflejado su historial productivo y reproductivo). De este modo, el productor podría tener algunos datos para poder decidir en el momento del destete y sin salir de la sala de partos, qué cerda debería ir a matadero y cuál debería continuar en producción. Sin embargo, tomar la decisión únicamente por los datos de la ficha puede ser arriesgado ya que no sabemos si, en relación con las demás cerdas de la granja, está por encima o por debajo de la media. Esta información podemos obtenerla mediante el listado de cerdas hipoproductivas. Pero ¿cómo decidir cuándo una cerda es hipoproductiva? Salvo situaciones excepcionales, de baja productividad general en la granja, una cerda hipoproductiva nunca lo será por sí misma, sino en relación con la productividad de la granja donde se encuentra y, por tanto, solo será calificada como tal cuando su productividad se encuentre por debajo de la media de la granja. Dependiendo del problema principal de la granja podremos escoger unos u otros indicadores de productividad. Así, si el problema es de prolificidad, escogeremos los nacidos totales o si es de partos por cerda y año escogeremos la fertilidad o los DNP. También podemos escoger los destetados por cerda y año, pero aquí debemos tener en cuenta que concurren otros factores como las adopciones, que podrían encubrir otros defectos (baja prolificidad, pobre actitud maternal).

Una forma correcta de trabajar con este tipo de listados es la siguiente:

Cada final de mes, podemos preparar un listado de las cerdas que parirán durante el mes siguiente. En ese listado debe aparecer información relativa a cada cerda como el número de partos que tiene, la media de camadas/año, la media de lechones destetados/año y/o la media de lechones nacidos totales o vivos. Además debe aparecer la fecha prevista de parto de cada una de las cerdas para que el productor conozca en qué semana de partos parirá cada una de ellas y, por tanto, en qué semana se destetarán.

Normalmente deberemos excluir de este listado las cerdas de 0, 1 y 2 partos ya que sus producciones serán generalmente más bajas que las del resto de la piara y aún es pronto para incluirlas en selecciones de este tipo.

En la tabla 1 (Lista de cerdas hipoproductivas) se muestra un ejemplo de uno de estos listados:

Tabla 1: lista de cerdas hipoproductivas

Cerdas hipoproductivas con fecha prevista de parto del 1 al 30 de junio de 2007
ID Nº parto Partos/ año Nac tot/ año Dest/ año Fecha prevista parto
199
3 2.45 27.7 21.3 05-jun-07
2299
6 2.57 23.9 19.8 06-jun-07
117
4 2.50 37.5 22.0 06-jun-07
142
3 1.85 24.6 18.5 21-jun-07
126
4 2.45 26.9 19.6 21-jun-07
265
3 2.45 26.2 21.3 21-jun-07
261
6 2.43 32.4 21.9 21-jun-07
38
4 1.99 24.5 20.5 25-jun-07
68
7 2.40 40.3 21.1 25-jun-07
227 5 2.45 32.6 18.9 25-jun-07
Media de lechones destetados/año: 22,2
Media de lechones destetados/camada: 9,9
Media de camadas/cerda cubierta/año: 2,24

En el ejemplo anterior, las cerdas se seleccionaron en función del número de lechones destetados/año, apareciendo en el cuadro únicamente las cerdas que producen por debajo de la media de la granja.

También es conveniente disponer de un listado de cerdas (tabla 2, clasificación productiva de las cerdas) donde podamos conocer las cerdas potencialmente problemáticas, por distintos indicadores, dentro de cada parto. Este listado nos ayudará a decidir con mayor criterio qué cerdas debemos eliminar sin que se desequilibre nuestra estructura del censo.

Tabla 2: clasificación productiva de las cerdas

ID
Ciclo Parto Media NT Media NV Media Destetados Int entre partos Media NV/año Media Dest./año
7 2 1 20.000 16.00 11.00 50.82 28.10
281 2 1 19.00 19.00 14.00 59.83 33.42
320 1 1 18.00 15.00 48.06
182 2 1 18.00 11.00 9.00 29.76 20.94
139 2 1 18.00 17.00 7.00 53.99 17.05
3 3 3 17.33 16.33 10.50 171.0 39.16 26.63
163 2 2 17.00 15.50 6.00 144.0 40.01 14.14
222 2 1 17.00 15.00 9.00 47.23 21.92
A604 8 8 16.75 15.00 8.43 145.0 38.82 21.34
97 4 3 16.67 14.67 9.00 145.5 38.08 21.87
A658 8 8 16.63 14.63 9.86 142.9 38.33 25.28
196 2 1 16.00 15.00 17.00 48.06 40.06
126 3 2 16.00 16.00 10.00 146.00 44.95 25.45
161 2 1 16.00 13.00 9.00 40.24 21.07
18 3 2 16.00 15.50 11.00 149.0 42.73 27.42
19 4 2 16.00 14.00 9.00 150.0 24.82 14.91
230 2 1 16.00 11.00 9.00 34.94 22.21
264 2 1 16.00 13.00 10.00 41.29 25.36
266 1 1 16.00 13.00 35.43
282 2 1 16.00 15.00 11.00 47.64 27.90
291 2 1 16.00 12.00 8.00 32.95 18.49
101 3 3 16.00 14.67 16.00 163.5 36.53 36.30
53 3 3 15.67 12.00 9.33 146.0 30.58 22.33
77 3 3 15.67 13.67 9.00 146.5 35.24 21.87
15 3 3 15.67 15.33 9.50 200.5 32.50 18.41
181 3 2 15.50 14.00 9.50 192.0 33.42 20.90
72 3 2 15.50 13.50 14.50 149.0 27.02 26.82
26 3 3 15.33 14.67 10.00 171.0 35.09 21.55
32 3 3 15.33 13.33 9.00 167.5 32.47 20.591
885 5 4 15.25 15.00 9.50 150.7 38.72 23.41
807 6 5 15.20 13.60 8.80 143.5 36.10 22.45

La combinación de ambos listados normalmente proporcionará elementos de juicio suficientes como para tomar las decisiones correctas respecto de la eliminación de las cerdas.

Artículos relacionados

Datos productivos

Los problemas de un censo desequilibrado18-may-2007 hace 9 años 6 meses 22 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags