18. Sistemas de alojamiento de cerdas gestantes en grupo (y II)

Introducción

Introducción

Figura 1. Las cerdas gestantes alojadas en grupos disponen de más espacio y pueden expresar conductas normales de la especie, como las conductas sociales.

La nueva normativa europea obligará a alojar a las cerdas en grupos entre las semanas 5 y 14 de gestación. Sin embargo, esta legislación ofrece diferentes posibilidades, y la elección dependerá de diferentes factores. En el caso de granjas de nueva construcción, el principal factor será el sistema de alimentación que queramos instalar. Esto a su vez repercutirá en el diseño del corral. Pero si se trata de transformar una granja ya existente, el principal factor son sin duda las instalaciones ya existentes y, por supuesto, el presupuesto. Cada situación requerirá entonces una solución diferente y es importante tener en cuenta que el personal, y el manejo, son factores principales.

A) Alimentación en suelo (manual o automática)
Los animales son alimentados simultáneamente esparciendo el pienso sobe el suelo del corral, manual o automáticamente (dump feeding, spin feeding). La competencia por el alimento es bastante alta y la supervisión es difícil. Las cerdas jóvenes, al ser menos dominantes y tener una ingestión más lenta, pueden no obtener su ración completa, finalizando la gestación con una mala condición corporal. Los sistemas automáticos permiten una distribución más amplia y uniforme del alimento, minimizando las agresiones y favoreciendo una ingestión más igualada, difícil de conseguir con el sistema manual. El sistema manual provoca además más nerviosismo al repartir, aunque asegura la inspección diaria de los animales. Un inconveniente importante es que no permite ofrecer raciones individualizadas.

B) Tolva
Este sistema tan implantado por su bajo coste y fácil manejo implica una alimentación ad libitum, impidiendo la individualización y el control de la ración. Además, se impide el acceso simultáneo al alimento. Al no haber restricción de alimento, la competencia se reduce respecto al sistema anterior, pero suelen presentarse serios problemas de sobrepeso, especialmente en las cerdas dominantes, y elevados costes de mantenimiento.

C) Cubículos de libre acceso (manuales o basculantes)
Consiste en disponer unos cubículos dentro del corral donde se encierran los animales en el momento de la ingestión. Los cubículos pueden ser accionados manualmente o pueden ser basculantes, es decir, se cierran cuando el animal entra y se abre cuando sale, de manera que el resto de animales no puede interferir. Los animales que lo necesiten pueden recibir un suplemento de alimento manualmente. Es la única manera de conseguir alimentar a cada animal con la ración que le corresponde y sin agresiones. Además, el momento de la ingestión es idóneo para la inspección y la manipulación de los animales. Para aprovechar más el espacio se les puede dar a los cubículos un doble uso, de manera que el animal tenga acceso todo el día y pueda usarlos para descansar, aunque se ha de tener en cuenta que se limita el espacio libre real, lo que puede provocar un incremento de las agresiones sobre todo tras agrupar animales. El principal inconveniente de este sistema es el coste, ya que los cubículos basculantes implican sistemas móviles que, si son resistentes, tienen un coste elevado.

D) Sistemas de caída lenta (Biofix)
Los animales son alimentados simultáneamente mediante una distribución lenta del pienso que hace que los animales permanezcan relativamente quietos en sus plazas de alimentación. Éstas disponen de separaciones laterales hasta la altura del hombro que, junto con el ajuste de la velocidad de distribución (a la velocidad de ingestión), reducen los desplazamientos y las agresiones durante las comida. Todo esto asegura una alimentación más uniforme de todas las cerdas. La velocidad de distribución más efectiva es de 80-120 g/min. La adaptación de los animales al sistema es fácil y el momento de la ingestión es idóneo para la inspección de los animales. Sin embargo, la caída de pienso dura unos 15 - 20 minutos, por lo que en granjas grandes es necesario secuenciar la distribución de alimento en las diferentes salas o disponer de más personal para la inspección. Con las separaciones laterales relativamente cortas se gana espacio y las plazas de alimentación pueden además ser utilizadas para descansar. Aunque no permite individualizar la ración, sí que permite controlarla en cada grupo.

E) Sistema de alimentación electrónica (Túnel, Fitmix)
El animal es reconocido por la estación dispensadora mediante un microchip situado normalmente en la oreja. A cada animal se le subministra la ración previamente programada, por lo que se puede individualizar la ración. El principal inconveniente es la imposibilidad de alimentar simultáneamente a todos los animales, lo que aumenta la competencia por acceder al alimento e incrementa el número de agresiones y la incidencia mordeduras de vulva (que se producen mientras los animales "hacen cola" en el comedero). Puede ser útil ofrecer alimentos de baja densidad y favorecer la formación de subgrupos. Otro inconveniente importante es el coste inicial y el de mantenimiento.

Espacio total45 m2
Ancho 3,75 m
Largo 12 m
Espacio comida (m2) Espacio social (m2)
45,0 45,0
4,5 40,5
26,4 18,6
26,4 37,8
6,2 38,8
Figura 2. Esquema de los diferentes sistema de alojamiento en grupos de cerdas gestantes. Las zonas rayadas indican zonas útilies para ejercicio y contacto social. Las zonas amarillas son las zonas ocupadas durante la alimentación.

Comportamiento

19. Problemas en la detección de celos09-nov-2004 hace 12 años 1 meses
17. Sistemas de alojamiento de cerdas gestantes en grupo (I)13-oct-2004 hace 12 años 1 meses 26 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags