Lee este artículo en:

Vacunas frente a PCV2: Eficacia y aplicación clínica

La eficacia de las vacunas frente a PCV2 ha sido claramente demostrada en lechones y cerdas. Además, es factible vacunar a las cerdas y su descendencia sin disminuir el crecimiento de los lechones durante la fase de cría.

Viernes 24 mayo 2013 (hace 3 años 6 meses 10 días)
Juan Hernandez

El síndrome de desmedro multisistémico posdestete (PMWS), es una enfermedad causada por el circovirus porcino tipo 2 (PCV2) y se considera una de las principales enfermedades porcinas en todo el mundo. Tradicionalmente su control se ha basado en actuar sobre los factores de riesgo o desencadenantes asociados, como la mejora en el manejo, control de coinfecciones y cambios en la líneas genéticas. Sin embargo, las vacunas que se han desarrollado recientemente contra PCV2 han demostrado ser muy eficientes para controlar el PMWS y la infección por PCV2 en condiciones experimentales y naturales. De este modo, se ha demostrado que la vacunación de las cerdas y nulíparas aumenta los títulos séricos de anticuerpos frente a PCV2, reduce la viremia y la excreción viral (leche y calostro) y mejora los parámetros productivos (es decir, reduce la tasa de mortalidad y aumenta la ganancia media diaria o GMD) de sus camadas. Actualmente existen muchas vacunas comerciales frente PCV2 disponibles en los mercados internacionales; todas se basan en cepas de PCV2a. Todas están autorizadas para ser aplicadas en lechones y sólo una también en reproductoras.

Animales afectados por PMWS

Animales afectados por PMWS

Los resultados de varios ensayos en laboratorio y campo han demostrado que la vacunación de lechones frente a PCV2 reduce el impacto de PMWS al provocar una respuesta inmunitaria tanto humoral (anticuerpos totales y neutralizantes) como celular (mediada por las células productoras de IFN-γ) y reduciendo y/o retrasando la infección por PCV2. Por otro lado, también se ha observado una reducción de las lesiones microscópicas del tejido linfoide características de PMWS, tasas de mortalidad/sacrificios significativamente más reducidas, mejora de la GMD y una reducción de la frecuencia de coinfecciones. Un estudio de campo que comparó las tres vacunas autorizadas para lechones en EEUU no evidenció diferencias significativas en su eficacia. De hecho, un meta-analisis sobre 66 ensayos de campo publicados encontró un efecto positivo de todas las vacunas contra PCV2 sobre la productividad (aumento de la GMD y reducción de la mortalidad), sin diferencias significativas entre algunas de las vacunas comerciales frente a PCV2 (figura 1).

Comparación de la mortalidad de cerdos vacunados y no vacunados en todos los ensayos incluidos en el meta-analysis sobre el efecto de la vacunación contra PCV2

Fig. 1. Resultados pareados de la mortalidad de cerdos vacunados y no vacunados en todos los ensayos incluidos en el meta-analisis sobre el efecto de la vacunación contra PCV2. (Kristensen et al, 2011)

La eficacia de las vacunas frente a PCV2 en lechones también se ha confirmado en presencia de anticuerpos maternales (AM). Este último punto sigue bajo discusión: mientras algunos autores concluyen que no hay relación entre el título de anticuerpos en el momento de la vacunación y el crecimiento del cerdo, otros autores, usando vacunas distintas, defienden la existencia de una interferencia, al menos en lo que respecta a la seroconversión producida por la vacuna. Hoy en día, se suele aceptar que la eficacia de la vacuna (medida respecto a la GMD) es independiente del nivel de AM presentes en el momento de la vacunación y el resultado podría ser explicado por el hecho de que la eficacia de la vacuna frente a PCV2 no sólo depende del desarrollo de la respuesta humoral, sino también de la celular.

En principio, la vacunación de las madres debería homogeneizar los títulos de AM en los lechones y prevenir la posibilidad de una infección por PCV2 en las cerdas. De este modo, la vacunación de cerdas frente a PCV2 antes de la cubrición, elevaría y homogeneizaría los títulos de anticuerpos en el calostro respecto al de cerdas no vacunadas. Por otra parte, otros autores han descrito una reducción en la eliminación de PCV2 en las hembras vacunadas. Esto sugiere que la vacunación continuada de las madres podría "estabilizar" los títulos de anticuerpos del suero y del calostro y potenciar la inmunidad del grupo. Una consecuencia de esta protección continuada sería una mayor transferencia de inmunidad pasiva a los lechones con una mejora de la salud y de la productividad así como una reducción en la presión de infección. Finalmente, estudios recientes sugieren que una vacunación de las cerdas a largo plazo podría mejorar los parámetros reproductivos. De este modo, parámetros productivos como la tasa de partos, número de lechones nacidos vivos, peso al nacimiento y número de lechones destetados por camada, mejorarían tras la implementación de un programa de inmunización frente a PCV2 en cerdas. También se observaron mejoras en los siguientes ciclos reproductivos.

En conclusión, la eficacia de las vacunas frente a PCV2 para controlar las enfermedades asociadas a PCV2 ha sido claramente demostrada no sólo en lechones sino también en cerdas. Además, es factible vacunar a las cerdas y su descendencia sin disminuir el crecimiento de estos lechones durante la fase de cría.

Artículos relacionados

Circovirus porcino (PCV2)

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags