Manejo alimenticio de reproductoras en épocas de estrés por calor

Imasde cierra con su opinión el tema de nutrición que nos ha ocupado durante este mes de agosto.
Martes 31 agosto 2004 (hace 12 años 3 meses 7 días)
Todos los programas de alimentación de las cerdas procuran mantener una buena condición corporal y reducir las fluctuaciones de peso durante el ciclo. Durante la gestación, al principio hay que recuperar rápidamente la condición corporal perdida en la lactación, pasando posteriormente a un plano de alimentación mas cercano al mantenimiento, incrementándolo en el último tercio para aumentar el peso de los lechones y la producción de leche. Durante la lactación el objetivo será maximizar el consumo de la cerda, siendo de vital importancia para la eficacia reproductiva y productiva de la cerda y su camada; y aun mayor en camadas grandes (>10-12 lechones), primerizas y cerdas con baja puntuación corporal. El incremento la ingestión durante la lactación está claramente relacionado con la mejora del peso de la camada, de las pérdida de peso, la fertilidad y la prolificidad. Además, en las primerizas hasta el segundo ciclo, habrá que suministrar una alimentación extra necesaria para el crecimiento corporal.

Existen numerosos factores que influyen sobre el consumo tanto genéticos, ambientales como nutricionales. Es ampliamente conocido el efecto sobre la reducción del consumo de pienso al incrementarse la temperatura ambiente por enzima de los 20-25ºC, siendo mucho más marcada cuando:
  • Se superan los 30-35 ºC, y durantes periodos prolongados.
  • Junto a humedades relativas elevadas, (Temperatura ambiental efectiva o efecto bochorno).
  • Con deficientes instalaciones de ventilación-refrigeración, que mitiguen la sensación de calor.
  • Con grandes fluctuaciones (> 10ºC) entra o entre días.
A continuación se proponen una seria de medidas nutricionales y de manejos que pueden aplicarse con el fin de mejorar el consumo de pienso, sobre todo durante la lactación.
  • Para compensar la reducción de consumo de pienso, podemos aumentar su valor nutritivo, incrementando su contenido energético con la adición de grasa. Asimismo existe el efecto extracalórico de la menor producción de calor metabólico y una mejor palatabilidad del pienso. El límite tecnológico de inclusión será de un 4-6% para una buena granulación y fluidez del pienso. Habrá que utilizarse grasas de calidad y correctamente estabilizadas, que no se oxiden y enrancien el pienso.

  • Dietas bajas en proteína producen menos calor metabólico, por tanto puede ser interesante reducir 1-2 puntos la proteína del pienso con el uso de aminoácidos sintéticos. Sin embargo no hay que olvidar el contenido de otros aminoácidos esenciales no suplementodos como por ejemplo la valina y los aminoácidos ramificados.

  • Sin perjuicio del estreñimiento1, el limitar la inclusión de fibra en la dieta permite aumentar su digestibilidad, concentración energética y reducir la producción de calor metabólico por su fermentación.

  • Otros nutrientes como los macro y micro minerales y las vitaminas, también podrá ajustarse al menor consumo o con el fin de paliar el estrés metabólico por el calor; siendo de especial interés el fósforo, bicarbonato y las vitaminas C y E. También pueden utilizarse distintos aditivos con este fin, o de mejorar la digestión o apetencia del pienso.

  • Es importante utilizar materias primas de calidad y apetecibles. Se evitarán aquellos subproductos de composición variable y con mayor riesgo de alteraciones en su calidad. Por tanto se primarán los cereales y la soja, pudiendo además incorporar productos de alto valor nutritivo y apetecibles como la harina de pescado (2-4%), melaza2 (2-6%) y otras.

  • La presentación del pienso en granulado permite dietas más concentradas en grasa y melaza. Siendo además mejor la conservación del pienso granja, y el consumo y aprovechamiento por el animal.

  • Aumentar el número de comidas y realizarlas en las horas más frescas del día. Al repartir la dieta diaria en un mayor número de comidas más pequeñas, estimulamos más veces al día el consumo de la cerda, evitamos saciar en exceso a la cerda en cada comida y se produce menos calor metabólico de su digestión. Diferentes autores han descrito aumentos de un 10-15% del consumo al pasar de 2 a 3 e incluso 4 comidas al día. Asimismo deben realizarse en las horas más frescas del día, hasta las 6-8 de la mañana y a partir de las 8-10 de la noche.

  • También hay que realizar un excelente manejo del pienso y los comederos, procurando ajustar la cantidad suministrada en cada comida para su consumo en las 1-2 horas posteriores y retirando los restos evitando que fermenten3.

  • En los sistemas de alimentación húmeda se observan incrementos del consumo de materia seca en cerdas lactantes del 15-30%. Por tanto, en granjas grandes y zonas muy calurosas podría ser interesante instalar dicho sistema de alimentación4. Sin embargo con un manejo correcto puede suministrarse conjuntamente agua y pienso en una ratio de al menos 2:1.

  • Hay que evitar un plano de alimentación alto durante la gestación, que suponga cerdas más engrasadas en el parto con mayor riesgo de muerte por calor y menor consumo de pienso durante la lactación.

  • No hay que olvidar la gran importancia del consumo de agua tanto en cantidad, calidad como frescura. Recordemos que la ingestión de pienso está estrechamente relacionado con el de agua, siendo en cerdas de alrededor de 5 litros por kilo de pienso. La frescura del agua es muy importante, pudiéndose doblar su consumo entre temperaturas de esta de 26 a 10 ºC. Por último también hay que considerar que en épocas de calor el consumo de agua puede incrementarse hasta un 50% para ayudar a reducir el calor corporal al eliminarla por la orina.

Así lo ve Imasde

Artículos relacionados

Nutrición

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags