Lee este artículo en:

Colitis asociada a Brachyspira en porcino

Hay dos especies de Brachyspira bien reconocidas como patógenas en cerdos: Brachyspira pilosicoli y Brachyspira hyodysenteriae. Recientemente se han descrito patologías similares a la disentería asociadas a infecciones por espiroquetas fuertemente hemolíticas que no se han identificado como B. hyodysenteriae.

Lunes 7 mayo 2012 (hace 4 años 7 meses)

Brachyspira spp. son espiroquetas anaeróbicas Gram-negativas, tolerantes al oxígeno y que habitan el intestino grueso de muchas especies incluyendo cerdos, roedores, perros y pájaros. La infección por estas bacterias comporta varios niveles de patología clínica que van desde un estado inaparente de portador a una severa diarrea sanguinolenta. Esta variabilidad depende tanto de la especie animal infectada como de la especie de Brachyspira involucrada. También pueden producirse infecciones concomitantes de especies muy virulentas y avirulentas de Brachyspira spp.

Hay dos especies de Brachyspira bien reconocidas como patógenas en cerdos: Brachyspira pilosicoli, que causa la espiroquetosis colónica porcina (ECP) y Brachyspira hyodysenteriae, el agente de la disentería porcina (DP). Los lechones se suelen infectar por transmisión horizontal en las granjas endémicas y la patología clínica se suele notar 10 - 14 días después del traslado de los lechones a la transición. En muchas explotaciones este periodo está asociado a la eliminación del antibiótico de la ración lo que puede jugar un papel en la manifestación de la enfermedad. La diarrea también puede producirse tras otras formas de estrés como el movimiento, mezcla de cerdos o cambios en la dieta.

La diarrea típica de la ECP presenta un aspecto reluciente y una consistencia similar al cemento húmedo. Más del 30% de los cerdos de un grupo pueden presentar diarrea y retraso del crecimiento que puede durar entre 4 y 6 semanas; sin embargo, la mortalidad es infrecuente. Los grupos afectados pueden necesitar bastante más tiempo para llegar al peso de mercado y esta reducción del crecimiento debe contabilizarse en las pérdidas económicas atribuibles a ECP.

La DP se describió por primera vez en la década de 1920 y es considerablemente más severa que la ECP. Los brotes típicos de DP se asocian a una profusa diarrea sanguinolenta, a menudo con moco abundante (figura 1). En algunos casos, las heces pueden contener hebras de fibrina y tejido intestinal desprendido. En los brotes agudos en lechones destetados, la morbilidad suele ser muy elevada y la mortalidad puede aproximarse al 30 %. Las lesiones macroscópicas están limitadas al intestino grueso e incluyen erosión de la mucosa, hemorragias y abundante moco luminal (figura 2). El diagnóstico de la DP está basado en los signos clínicos, lesiones macroscópicas, confirmación histopatológica y cultivos de una espiroqueta fuertemente hemolítica a partir de tejido de colon o heces de los cerdos afectados.

Diarrea con sangre y moco de un cerdo infectado con Brachyspira hyodysenteriae

Figura 1: Diarrea con sangre y moco de un cerdo infectado con Brachyspira hyodysenteriae. Figura 2: Colon espiral de un cerdo infectado con Brachyspira hyodysenteriae que presenta hemorragia y abundante moco en la superficie mucosa.

En los años 1990 se pensó que la DP había sido eliminada de la mayoría de explotaciones porcinas de EEUU gracias a la mejora en las condiciones de manejo y estrategias de control; sin embargo, en los últimos años la frecuencia de los diagnósticos ha aumentado en EEUU y Canadá. Asimismo se han descrito (y reproducido experimentalmente) patologías similares a la disentería en cerdos asociadas a infecciones por espiroquetas fuertemente hemolíticas que no se han identificado como B. hyodysenteriae mediante las PCR disponibles. Todavía no sabemos si se trata de especies nuevas de espiroquetas o mutaciones de las existentes. Lo que está claro es que el cultivo parece proporcionar un diagnóstico más sensible que la PCR en la detección de espiroquetas potencialmente patogénicas en las heces de cerdos afectados y debe formar parte integral del diagnóstico en casos de diarreas sanguinolentas en lechones destetados.

La principal fuente de infección por Brachyspira spp. en cerdos es la ingestión de material fecal de un animal clínicamente afectado; sin embargo, los animales asintomáticos pueden diseminar el organismo en el ambiente y se han descrito transmisiones por parte de cerdos sin signos clínicos durante más de 60 días. Los sistemas de flujo continuo y una bioseguridad escasa pueden contribuir a la transmisión. Brachyspira spp. son relativamente resistentes en el medio, especialmente en material fecal húmedo y la transmisión puede producirse a través de las botas u otros fomites. B. hyodysenteriae sobrevive bien en lagunas de purines y se ha reproducido la enfermedad al exponer cerdos a sus efluentes contaminados. Otros animales de la granja también pueden transmitir el organismo, incluyendo perros, ratones, ratas y pájaros. También se han recuperado espiroquetas patógenas viables de las heces y patas de roedores silvestres y pájaros, lo que sugiere que dichas fuentes pueden ser una fuente potencial de contaminación entre granjas.

La prevención y el control frente a patologías asociadas a Brachyspira­ deberían centrarse en la detección de animales portadores y mejorar la bioseguridad. Se sugiere la descontaminación de posibles fomites incluyendo calzado y vehículos ajenos a la granja y se garantiza que los esfuerzos en control de roedores, pájaros y otros animales silvestres alrededor de la granja reducirán la exposición potencial de granjas adyacentes.

Los expertos opinan

Descripción del sector porcino chileno15-may-2012 hace 4 años 6 meses 22 días
Diagnóstico termográfico: utilidades prácticas en granja10-abr-2012 hace 4 años 7 meses 27 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags