Riesgos en granjas de porcino –Control de insectos: moscas 2

Las moscas causan poco daño directo a los cerdos, pero son una molestia importante para el productor, laborante y pueden ser vectores primarios o secundarios de un elevado número de enfermedades infecciosas. A fin de poder realizar el control más efectivo de estas plagas, es necesario combinar un tratamiento sanitizante de las instalaciones con un tratamiento insecticida que pueda ayudar a reducir de forma significativa la población de moscas.
Lunes 23 enero 2006 (hace 10 años 10 meses 16 días)
Las moscas causan poco daño directo a los cerdos, pero son una molestia importante para el productor, laborante y pueden ser vectores primarios o secundarios de un elevado número de enfermedades infecciosas. A fin de poder realizar el control más efectivo de estas plagas, es necesario combinar un tratamiento sanitizante de las instalaciones con un tratamiento insecticida que pueda ayudar a reducir de forma significativa la población de moscas.

Control insecticida

El control insecticida básico se puede subclasificar según el estadío a que va dirigido el tratamiento: tratamientos adulticidas (fumigación, pintado de superficies o uso de cebos) o larvicidas, que deberán acompañarse de un adecuado programa de seguimiento de efectividad (en base a bandas adhesivas, redes). Por lo general, no es práctico aplicar los insecticidas en las áreas de reproducción de las moscas, pues se descomponen rápidamente en el medio ácido de las heces y se generan resistencias, en este medio, de forma elevada.

Adulticidas - cebos

Los cebos sólo son efectivos frente a la mosca doméstica. Estos pueden fabricarse de forma casera utilizando las principales materias primas insecticidas, combinadas con ingredientes apetitosos (sacarosa, melaza) o atractivos (feromonas) para los insectos y colocados en posiciones estratégicas en la granja. Sin embargo, la efectividad de los cebos comerciales es más elevada y su composición es más regular (además de evitar el riesgo de manipulación de sustancias tóxicas). Su colocación en lugares infestados alejados del alcance de los animales dará resultados efectivos de forma rápida y esta efectividad aun será superior si se combina con medios efectivos de sanitización. De forma similar a lo que sucede en el control de roedores, es más efectivo el uso de trampas con cebos en su interior, además de ser más económico. Los cebos se deberán colocar en vallas, muros y otras áreas donde se agrupen, lejos del alcance de los cerdos. Entre los insecticidas para cebos se incluiría malatión, metomil, naled y triclorfón.

Adulticidas - sprays residuales

El fumigado en el interior y alrededores de las instalaciones tiene como objetivo realizar una película tóxica en las superficies para las moscas, que ejercerá una intoxicación por absorción tras un contacto relativamente prolongado. La aplicación deberá realizarse en los principales lugares de reposo (techos y cañerías), a una presión suficiente que impida condensaciones y encharcamiento. Hay que tener especial cuidado en que no entre en contacto con animales ni piensos.

Tabla 1. Materiales utilizables como sprays residuales (cantidades aplicadas en 100 l de agua).

Insecticida Mezcla a,b
Dimetoato 2 l a 43,5% EC
Fentión 2,9 l a 46% EC
Fenvalerato 0,65 l a 10% EC
Malatión 1,75 l a 57% EC
c Metoxiclor 4 l a 25% EC
ó 1,92 kg (a 50% conc.)
Permetrín 1 l a 5,7%
Rabon 1,92 kg (a 50% conc.)
a,b EC- Emulsión Concentrada, cubrir superficie pero no permitir escurrir.
c La mosca doméstica puede ser resistente al metoxidor.

Adulticidas - sprays de área

Estas fumigaciones deben realizarse dentro y fuera de las instalaciones en las que se congregan las moscas. Estos sprays deben contactar con la mosca para ser efectivos y pueden ser aplicados mediante nebulizadores, sprays hidráulicos y fumigadores. Los sprays hidráulicos deberán ajustarse para poder emitir un vapor fino. Si las unidades de alojamiento poseen poca ventilación, será necesario sacar a los animales de la instalación previa aplicación del insecticida. Los fumigadores deberán utilizarse tan sólo cuando el viento sea lo suficientemente débil como para que el insecticida difunda de forma suficientemente lenta entre el área infestada por las moscas.

Tabla 2. Materiales utilizables como sprays de área (cantidades aplicadas en 100 l de agua).

Insecticida Mezcla Aplicación
Diclorvós 1 l a 40,2% EC 225 g/ha
(47,5 l/ha al 0,5% en nebulizador)
Fenvalerato 2,5 l a 10% EC 47,5 l/ha nebulizador
Naled 0,75-1,25 l a 58% EC 47,5 l/ha. No exceder 225 g/ha spray hidráulico
Permetrín 2 l a 5,7% EC 47,5 l/ha nebulizador

Sígfrid López y Carmen Valverde. Adiveter s.l. España.

Artículos relacionados

Riesgos en piensos

Limpieza y desinfección 124-feb-2006 hace 10 años 9 meses 15 días
Riesgos en granjas de porcino –Control de insectos: moscas 110-ene-2006 hace 10 años 10 meses 29 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags