Modulación de la respuesta inmune mediante la dieta

Entendemos como INM la modificación de la capacidad de respuesta o del nivel de activación del sistema inmunitario mediante factores ambientales, terapéuticos o dietéticos.

Jueves 18 julio 2002 (hace 14 años 4 meses 23 días)

Entendemos como INM la modificación de la capacidad de respuesta o del nivel de activación del sistema inmunitario mediante factores ambientales, terapéuticos o dietéticos. Concretamente las interacciones entre nutrición e inmunidad son muchas y complejas. En primer lugar la respuesta del sistema inmunitario a patologías infecciosas afecta el crecimiento, metabolismo y en última instancia la necesidad de nutrientes. Por otra parte la nutrición influye sobre el sistema inmune y, por lo tanto, sobre la resistencia a patologías. La activación del sistema inmunitario tiene implicaciones metabólicas severas sin que ello implique aparición de sintomatología clínica. Las principales interacciones nutrición e inmunidad y las estrategias para modularlas se describen a continuación:

  • Nivel de alimentación: Evitar la subalimentación o restricción alimentaria en el post-destete, pues se mejoran producción de Igs y la resistencia a infecciones y se evita la atrofia de vellosidades intestinales e inhibición hormonal de la respuesta inmunitaria.
  • Fuente energética: Aumentar los carbohidratos en sustitución de lípidos, pero incluir un mínimo de 2-3% pues la disminución de polvo reduce los procesos respiratorios.
  • Disminución de la relación ω6/ω3: los ω6 estimulan la producción de eicosanoides. y los ω3 reducen e inhiben la síntesis de prostaglandinas.
  • Ácido linoleico conjugado (CLA, 1%): Bloqueo de procesos metabólicos cancerígenos y de estrés inmunológico, mejora de inmunidad celular.
  • Disminuir la proteína bruta en dietas para lechones por menor riesgo de alteraciones digestivas en lechones por fermentaciones microbianas de proteína no digerida.
  • Aumento de la recomendación de glutamina (fuente energética preferencial de enterocitos, macrófagos y linfocitos en proliferación) y arginina (precursora en la síntesis de arginina, prolina y nucleótidos). Prevención de la atrofia de intestino delgado y mejoras del desarrollo intestinal en lechones.
  • Suplementar la dieta con nucleótidos y ácido ribonucleico; Estimulación de las células del sistema inmune. Mejora el metabolismo celular de epitelio y mucosa intestinal.
  • Limitar la inclusión de proteínas vegetales antigénicas (hna de soja) pero mantener un nivel mínimo para el desarrollo de tolerancia.
  • Evitar factores antinutricionales.
  • Minerales: Ante un proceso patológico intestinal se recomienda reducir Fe (nutriente limitante para el crecimiento bacteriano). Aumentar Zn, Cu, Se y Cr (mantenimiento de una respuesta inmune).
  • Vitaminas antioxidantes (E y C): Protección de la integridad de membranas leucocitarias ante la proliferación de oxígeno reactivo resultante de respuestas de tipo inflamatorio. La vitamina E además bloquearía la producción de prostaglandina E2.
  • Otras vitaminas; Aumentar suplementación de Vitamina A, D y B12, niacina, ácidos pantoténico y fólico, riboflavina, menadiona, tiamina y piridoxina.
  • Ingredientes ricos en Igs (plasma, yema de huevo); particularmente en situaciones de sanidad deficiente.


Los principales aditivos no nutricionales utilizados en alimentación animal con mecanismos de acción que interaccionan con el sistema inmunitario se muestran a continuación:

  • Antibióticos promotores crecimiento: Evitan síntomas de estrés inmunológico con su actividad principalmente frente a bacterias gram+.
  • Acidificantes: El descenso del pH del estómago del lechón favore la inhibición de bacterias patógenas y la digestibilidad de la proteína de la dieta.
  • Enzimas: Ayudan en la digestibilidad de los PNA.
  • Aromas y otros potenciadores del sabor: Prevención de períodos prolongados de ayuno evitando atrofia de vellosidades y favoreciendo el desarrollo digestivo e inmune.
  • Microorganismos (probióticos): Regulan la microflora intestinal por exclusión competitiva y son una fuente productora de enzimas digestivas. Mejoran la inmunidad intestinal, la digestión proteica y la prevención de reacciones inflamatorias.
  • Carbohidratos fermentables: Utilizados fácilmente por microorganismos saprófitos tales como Lactobacillus y Bifidobacter que en intestino evitarían, por exclusión competitiva, la proliferación de patógenos como E.coli y Salmonella.
  • Mananos, glucanos y otros derivados oligosacáridos: Estimuladores de la actividad inmunitaria (i.e., fagocitosis macrofágica). Bloquean la adhesión de microorganismos patógenos a la pared intestinal.
  • Aceites esenciales y extractos de plantas: Afectan la activación del sistema inmunitario por su actividad antimicrobiana (aceites esenciales de tomillo, orégano, etc.) y/o antioxidante (extractos cítricos).
  • Derivados peptídicos: estimuladores de la proliferación de linfocitos, de la actividad facgocitaria de macrófagos, opioides y antimicrobianos entre otros.
  • Otros antimcirobianos (Óxido Zn, Sulfato Cu): Dosis elevadas de Cu (125 a 250 ppm) y Zn (2000 a 3000 ppm) inhiben el crecimiento microbiano.
  • Arcillas y otros compuestos adsorbentes: Los silicatos alumínicos afectan por su adsorción a los microorganismos intestinales y su interacción con la mucosa intestinal y las secreciones microbianas (i.e., micotoxinas, sutancias antibióticas, etc.).

Nutrición

Modulación de la respuesta inmune mediante la dieta29-jul-2002 hace 14 años 4 meses 12 días
Modulación de la respuesta inmune mediante la dieta10-jul-2002 hace 14 años 5 meses 1 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags