Utilización de probióticos en piensos para lechones

La productividad animal está ligada a la existencia o no de organismos patógenos en su tracto digestivo. Hasta muy recientemente, el uso de promotores de crecimiento de tipo antibiótico ayudab...
Martes 21 agosto 2001 (hace 15 años 3 meses 14 días)
La productividad animal está ligada a la existencia o no de organismos patógenos en su tracto digestivo. Hasta muy recientemente, el uso de promotores de crecimiento de tipo antibiótico ayudaba a controlar el crecimiento de estos microorganismos y a mantener un equilibrio deseable en la flora intestinal. La prohibición o restricción de uso de muchos de estos aditivos ha llevado a la búsqueda de nuevas alternativas entre las cuales se encuentran los probióticos.

Los probióticos se definen como cualquier agente vivo que utilizado como aditivo alimentario beneficia al animal hospedador mediante su influencia en el equilibrio de la flora intestinal. El uso de microorganismos en alimentación animal con esta finalidad viene regulado por las directivas EEC 70/524 y 94/40/EC y son esencialmente cepas bacterianas gram positivas de los géneros Lactobacillus, Enterococcus, Pedicoccus y Bacillus, hongos microscópicos tipo Aspergillus y levaduras de la especie Sacharomyces cerevisiae. El grupo probióticos recoge pues una serie de microorganismos diversos con propiedades diferentes lo que hace muy difícil su estudio conjunto. Así, por ejemplo, las levaduras son organismos eucarióticos resistentes a los agentes antibacterianos mientras que las bacterias son procarióticos y más sensibles. Lactobacillus y enterococcus se encuentran en el tracto digestivo de una forma natural mientras que bacilos y levaduras no son tan frecuentes. A fin de evitar confusión, debe diferenciarse entre los probióticos, ya definidos, los prebióticos y los simbióticos. El término prebiótico se utiliza para definir a aquellos aditivos alimentarios, en general de origen hidrocarbonado, no susceptibles por su propia naturaleza a la acción de las enzimas endógenas del animal y que benefician su crecimiento estimulando de forma selectiva el crecimiento o la actividad de ciertos microorganismos beneficiosos presentes en el tracto digestivo del animal. Los probióticos, pues, actúan de forma más directa que los prebióticos a nivel del tracto digestivo. Un producto simbiótico es aquel que incluye en su composición un probiótico y un prebiótico.

Los efectos beneficiosos de la ingestión de probióticos han sido reconocidos desde antes de la aparición de la ganadería industrial. De hecho, se ha atribuido al consumo de yogurt, rico en el probiótico Lactobacillus acidophilus la alta esperanza de vida de los campesinos de Turquía, Bulgaria y otros países del Este de Europea. Más recientemente, se ha reconocido su efecto beneficioso en humanos en áreas tan diversas como el estreñimiento, la colitis, la flatulencia, la intolerancia a la lactosa, el cáncer y las reacciones alérgicas. A efectos prácticos no es fácil indicar qué características debe reunir un probiótico para que su uso en forma continua como aditivo del pienso sea rentable para el productor. De hecho, muy pocos trabajos científicos realizados en porcino adulto en condiciones experimentales han conseguido demostrar su eficacia de una forma significativa.

El mecanismo de acción de los probióticos no está dilucidado, existiendo sólo teorías en base generalmente a estudios in vitro. Las más aceptadas a nivel científico están relacionadas de una u otra forma con su función de barrera al desarrollo de microorganismos perjudiciales y son las siguientes:

  • El probiótico se adhiere a la mucosa intestinal compitiendo con los microorganismos indeseables que gozan de menor capacidad.
  • El probiótico produce ácidos grasos volátiles que ayudan a mantener un pH beneficioso para el desarrollo de bacterias ácido lácticas en detrimento de coliformes y otros microorganismos patógenos.
  • El probiótico produce sus propias bacteriocinas, una familia de péptidos bioactivos con actividad bacteriostática sobre gérmenes Gram positivos (y probablemente sobre algunos Gram negativos).
  • El probiótico mejora la inmunidad intestinal evitando la acción de ciertos vectores, tales como rotavirus, organismos inductores de numerosos procesos diarreicos.
  • El probiótico reduce la concentración en plasma de ciertos metabolitos perjudiciales tales como amoniaco y endotoxinas.

Como consecuencia, probablemente la acción de los probióticos es superior cuando la carga microbiana del tracto digestivo es elevada. De hecho, la suplementación con probióticos de dietas para animales gnotobióticos (libres de gérmenes) no solo no es positiva sino que reduce el crecimiento y la productividad.

Desde un punto de vista práctico es difícil recomendar o no el uso de probióticos y aún más el determinar cuál de ellos es el más apropiado para una granja o empresa en particular. En cualquier caso es importante destacar varios aspectos:

  • Los probióticos funcionan mejor en granjas con pobres condiciones sanitarias, alta carga microbiana y densidades elevadas.
  • La eficacia de los probióticos en base a parámetros productivos objetivos (aumentos de peso e índices de conversión) es difícil de demostrar en condiciones experimentales e incluso de campo. Efectos más cualitativos, tales como mejor aspecto de los animales, menor incidencia de procesos diarreicos inespecíficos y reducción de la mortalidad, son más fáciles de visualizar.
  • La respuesta a la suplementación probiótica es muy variable aún tratándose de lechones destetados precozmente y por tanto difícil de evaluar desde un punto de vista económico. Un reciente trabajo de revisión alemán que incluye 23 trabajos en lechones, observa respuestas en crecimiento por la adición de probióticos que variaban desde -8% hasta + 24% en relación al control negativo.
  • La probabilidad de que un probiótico sea beneficioso aumenta en situaciones de estrés y en el caso de animales en el límite de su capacidad preventiva. Lechones destetados precozmente y cerdas de alta producción en inicio de la lactación serían a este particular los animales más beneficiados. Otra situación lógica sería tras un período prolongado de tratamiento antibiótico.
  • Para asegurar la eficacia de un probiótico este debe suministrarse a la dosis adecuada en forma continuada. La eficacia de megadosis única es dudosa.
  • Los probióticos no son antibióticos y no cabe esperar de ellos una eficacia similar. De hecho es complicado demostrar su eficacia en combinación con antibióticos de amplio espectro.
  • La probabilidad de que un probiótico mejore la productividad del animal es superior con productos registrados que con productos sin registrar. El cumplimiento de la directiva 94/40/EC permite asegurar unos controles básicos sobre la identidad, concentración, seguridad y eficacia del producto. Cabe destacar que el criterio utilizado para seleccionar una cepa previo a su producción y uso industrial como probiótico incluye las siguientes valoraciones:

    • Viabilidad y estabilidad contrastada durante los procesos de fabricación y de almacenaje.
    • Resistencia a la granulación y a la expansión, bien sea por naturaleza propia, bien por presentación en forma de esporas o encapsulamiento.
    • Capacidad de sobrevivir en el tracto digestivo a pesar de los cambios de pH (ácido en estómago y alcalino en ciertas partes del intestino) y de la presencia de sales biliares.
    • Carencia de propiedades patógenas.
    • Eficacia demostrada en condiciones de campo para la especie destino.

En conclusión, los probióticos son aditivos que pueden utilizarse como alternativas a los antibióticos pero con menor eficacia. Su uso mejora las condiciones del tracto intestinal tanto en humana como en animales pero no sabemos aún su mecanismo de acción. Es en cualquier caso un área de futuro y nuestra recomendación es sólo utilizar productos de eficacia probada, a la dosis adecuada y que hayan sido aprobados en la UE-15.

Así lo ve Imasde

Nutrición

Productos lácteos en dietas de lechones03-sep-2001 hace 15 años 3 meses 2 días
Utilización de probióticos en piensos para lechones13-ago-2001 hace 15 años 3 meses 22 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags