Lee este artículo en:

La granja con una bioseguridad ideal (2/2)

Evitar la entrada y diseminación de enfermedades debe ser un objetivo en cualquier explotación porcina por lo que es clave diseñar adecuadamente los elementos de bioseguridad. En este artículo seguimos abordando los elementos de bioseguridad con los dos expertos: Lara Ruiz y José Casanovas.

El muelle de carga

No hay duda de que los camiones de transporte implican un elevado riesgo, tanto por el propio camión como por el calzado y la ropa del transportista. Idealmente debería haber al menos dos cargadores distintos en función de su riesgo sanitario, uno para las cargas de lechones, y otro para las cargas de matadero.

Ruíz nos define cómo debe ser el diseño de un cargador de bioseguridad: Lo más separado posible de la puerta de la granja y dividido por una media valla transversal, que permita pasar los animales por debajo pero no las personas (figura 1).

Figura 1. Muelles de carga con vallado separador para permitir únicamente el paso de animales a la zona sucia. Para LR es un detalle interesante dejar un pequeño hueco o ventanilla ya que no debemos olvidar que con el   transportista hay que intercambiarse albaranes, documentos de transporte, etc. Foto cedida por Lara Ruiz.
Figura 1. Muelles de carga con vallado separador para permitir únicamente el paso de animales a la zona sucia. Para LR es un detalle interesante dejar un pequeño hueco o ventanilla ya que no debemos olvidar que con el   transportista hay que intercambiarse albaranes, documentos de transporte, etc. Foto cedida por Lara Ruiz.

El diseño de la puerta del cargador también es clave. Esa puerta inferior debe abrirse de manera que ayude a empujar los animales hacia fuera y evite que retrocedan hacia dentro. Para Ruíz las mejores son las de guillotinas manejadas por el camionero.

Para Casanovas es imprescindible que haya una doble puerta. La primera cercana a la granja, y la otra separada lo suficiente para meter el número de animales que caben en el elevador (figura 2), en la práctica unos 3 -3,5 metros de separación entre las dos puertas. Esta zona entre puertas es zona sucia.

Figura 2. Zona entre puertas con capacidad para colocar todos los lechones que caben a la vez en el elevador del camión. Esta zona está después del vallado de bioseguridad y por tanto es zona sucia. Foto cedida por José Casanovas
Figura 2. Zona entre puertas con capacidad para colocar todos los lechones que caben a la vez en el elevador del camión. Esta zona está después del vallado de bioseguridad y por tanto es zona sucia. Foto cedida por José Casanovas

Otro punto importante es que haya desnivel hacia la zona sucia, para que la suciedad vaya hacia fuera cuando se lave.

Ruíz añade que, aunque no es nada frecuente, los cargadores deberían estar cubiertos, para facilitar el trabajo cuando llueve. Casanovas va más allá, ¿no deberíamos tener un vestuario para que los conductores puedan ponerse la ropa proporcionada por la granja?

La entrada de material

En una granja entra mucho material diverso, cajas de medicamento, sacos de pienso, polvo secante, herramientas y material para mantenimiento y reparaciones, etc. La experiencia enseña que, especialmente el material de reparaciones que se mueve de una granja a otra, es altamente peligroso.

¿Cómo se entra este material? En muchas granjas se opta por usar spray desinfectante, pero para Casanovas es una claro ejemplo de “falso amigo”, que da la sensación de hacer algo aunque todos esos desinfectantes necesitan un tiempo de espera que no se respeta.

Los dos autores explican que es importante diseñar salas blancas con acceso desde la zona limpia y la sucia, donde se desinfecte el material mediante cañones de ozono, desinfectantes en forma de aerosol o lámparas ultravioletas. Hacen falta 3 pasos, el primero para cargar el ambiente de producto desinfectante, el segundo para dejarlo actuar y el tercero para eliminarlo del ambiente. Lógicamente esto sirve para entradas de material programadas o no urgentes.

En la tabla 1 se muestran las características de los distintos sistemas:

Ozono Aerosol Ultravioleta
Tiempo de aplicación No
Tiempo de acción Si, corto
Tiempo de ventilación No No

En muchas ocasiones se trabaja con un temporizador que activa el sistema por la noche para desinfectar todo el material entrado durante el día.

Para entrar material pequeño y urgente que no pueda esperar, se pueden usar cámaras de ultravioleta que no requieren tiempo de espera (figura 3). El ultravioleta debe incidir directamente, ya que no actúa sobre zonas protegidas de la luz, por lo que hay que darle la vuelta al material y volver a dejar actuar.

Figura 3. Sala de ultravioleta para entrada de material pequeño. En este caso esta sala también sirve para tener la nevera de recepción de semen desde el exterior. Foto cedida por Lara Ruiz
Figura 3. Sala de ultravioleta para entrada de material pequeño. En este caso esta sala también sirve para tener la nevera de recepción de semen desde el exterior. Foto cedida por Lara Ruiz

Para la entrada de semen es cada vez más común usar ventanas que dan al exterior y permiten al repartidor acceder a la nevera de recepción sin entrar a la granja. También es recomendable usar un doble empaquetado, así el envase que ha tenido contacto con el transporte no entra.

La eliminación de cadáveres

En los últimos años ha aumentado la oferta comercial de sistemas para eliminar los cadáveres.
Casanovas no duda: si las ordenamos de más a menos bioseguras, las 3 opciones son: incineración (figura 4), depósitos de hidrólisis, y por último los contenedores con recogida convencional.

Figura 4. Los incineradores son el método de eliminación de cadáveres más bioseguro, aunque  por su coste a día de hoy sólo se pueden plantear  en granjas de grandes dimensiones, posiblemente en granjas de reproductoras de más de 2500 cerdas. Foto cedida por Lara Ruiz
Figura 4. Los incineradores son el método de eliminación de cadáveres más bioseguro, aunque  por su coste a día de hoy sólo se pueden plantear  en granjas de grandes dimensiones, posiblemente en granjas de reproductoras de más de 2500 cerdas. Foto cedida por Lara Ruiz

Los contenedores de hidrólisis son una buena alternativa ya que reduces mucho la frecuencia de viajes, y el camión siempre viene limpio y te deja un contenedor de propiedad, no intercambiado con otras granjas, también limpio, aunque hay que tener en cuenta que la eficacia del sistema no es la misma en invierno que en verano.
Si la recogida es individual, es imprescindible que el acceso para depositar los cadáveres sea distinto del que usa el transportista para recoger (figura 5). Tampoco hay que olvidarse de lavar y desinfectar esta zona, especialmente los contenedores.

Figura 5. Contenedores de eliminación de cadáveres con acceso diferenciado para depositar los cadáveres y recogerlos. Foto cedida por Joan Wennberg.
Figura 5. Contenedores de eliminación de cadáveres con acceso diferenciado para depositar los cadáveres y recogerlos. Foto cedida por Joan Wennberg.

Bioseguridad interna

Ruíz apunta que, en granjas nuevas, es muy importante diseñar las naves de manera que el acceso del personal a la gestación y las maternidades desde el vestuario sea independiente, evitando el paso de personal de gestación por la maternidad.

Otro aspecto importante es separar lo máximo posible los lotes en maternidad. La situación ideal sería tener pasillos distintos para los distintos lotes semanales y, para poder hacer bien los todo-dentro todo-fuera, salas relativamente pequeñas para dividir cada lote semanal por 2 o 3 salas.

Casanovas señala otros detalles a tener en cuenta:

  • Hay que proveer un espacio de duchas para el lavado de cerdas antes de entrar en maternidad.
  • Lavamanos repartidos por las distintas áreas de la granja. “Lavarse las manos con frecuencia es el ABC de la bioseguridad interna, pero el personal lo debe tener accesible para poder hacerlo correctamente”.
  • Y termina explicándonos la importancia de controlar y monitorizar la limpieza y desinfección (figura 6). En este contexto los robots de limpieza empiezan a ser un equipamiento importante en las granjas por la simplificación y sobre todo la regularidad del proceso de limpieza.

Figura 6. Laminocultivos utilizados para monitorizar higiene tras lavado y desinfección en salas de partos, destetes, transporte. Foto cedida por Jose Casanovas.
Figura 6. Laminocultivos utilizados para monitorizar higiene tras lavado y desinfección en salas de partos, destetes, transporte. Foto cedida por Jose Casanovas.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados