Lee este artículo en:

Cómo organizar un plan de mejora en bioseguridad

Cada vez se da más importancia a la bioseguridad para la prevención de enfermedades. En el siguiente artículo expondremos cómo se puede organizar un plan de mejora en bioseguridad.

La ganadería actual, tanto en general como en particular la ganadería porcina, tiene frente a sí un número importante de desafíos legislativos, sanitarios y medioambientales tales como la reducción de consumo de antibióticos, de emisiones, amenazas sanitarias, etc. Esta situación hace que cada vez se dé más importancia a la prevención y, por supuesto, en este campo la bioseguridad tiene un papel muy importante.

Dentro de este contexto, muchas empresas están atendiendo la bioseguridad con cuidado, tanto mejorando las granjas que ya están en un alto nivel, como actualizando las que quedaban rezagadas. En el siguiente artículo expondremos, según nuestra experiencia, cómo se puede organizar un plan de mejora en bioseguridad.

Lo primero es lo primero, un plan de mejora en bioseguridad siempre debe ir precedido de algún tipo de análisis o auditoría que repase punto por punto todos los aspectos implicados en la bioseguridad de la granja o empresa. Estos métodos de análisis pueden ser realizados por asesores externos o personal interno, lo importante es que el método escogido nos proporcione información y datos ordenados que nos ayuden a focalizar los esfuerzos en los objetivos apropiados.

Normalmente, estos métodos suelen ser:

  • Encuestas de bioseguridad más o menos detalladas. Obviamente, cuanto más detallada y menos subjetiva sea la encuesta, mejor información obtendremos.
  • Checklist/revisiones de protocolos, instalaciones, etc. Se podría decir que es otra manera de hacer encuestas.
  • Sistemas digitales de control/análisis de bioseguridad que facilitan datos objetivos sobre interacciones de personal/rutas, métodos de desinfección, etc.

Por norma general, estos métodos nos ofrecen una puntuación respecto a 100 (o cualquier otro baremo) en distintos aspectos de la bioseguridad de una granja o empresa señalando los puntos concretos en los que tenemos deficiencias: acceso de visitas, manejos, muelles de carga, cuarentenas, rutas de camiones, etc. Dado que la bioseguridad es tan compleja y abarca tantos temas distintos en una granja, puede ser abrumador enfrentarse a todos los cambios a la vez, siendo necesario organizar un plan de mejora para conseguir avanzar de manera eficiente.

Supongamos que, tras la auditoría a una granja, encontramos 15 aspectos que se pueden mejorar (en muchas ocasiones hay riesgos que no podemos evitar, como estar localizados en una zona de alta densidad ganadera). La organización del plan debe estar equilibrada entre el riesgo potencial que implica y el tiempo que nos toma solucionar esos aspectos. Así, se organizan los objetivos de manera temporal (imagen 1):

  • Objetivos inmediatos. Son aquellos que apenas necesitan tiempo ni inversión económica para ponerse en marcha: mejorar la higiene, manejos sencillos como el cambio de agujas, modificar flujos de personal o cambiar protocolos como el proceso de carga.
  • Objetivos a corto plazo. En este caso tampoco suelen tener un coste importante, pero sí necesitan algo más de tiempo para implementarse: definición de protocolos de bioseguridad, búsqueda de responsable de bioseguridad, cambiar procedimientos más complejos como asegurar un TD-TF real.

  • Objetivos a medio plazo. En este caso, sí son necesarias inversiones económicas y tiempo para llevarlas a cabo. Normalmente suelen estar relacionados con modificaciones en el flujo de animales (por ejemplo, entradas en cuarentena) o con cambios en instalaciones.

    Los objetivos a medio plazo son los más conflictivos según nuestra experiencia, y lo mostramos con uno de los ejemplos que más comúnmente encontramos: el muelle de carga.

    Cuando un muelle de carga tiene deficiencias, la puntuación de riesgo que suele dar en las encuestas/auditorías/datos es muy alta, sin embargo, en ocasiones se necesita cierto tiempo para poder mejorarlo. Esta contradicción, de estar expuesto a un gran riesgo, pero no poder reducirlo de manera rápida suele crear confusión y hace que en ocasiones se atasque el plan de mejora. Nuestra recomendación es sencilla: mejorar el muelle de carga en cuanto sea posible; pero mientras tanto, fijar objetivos inmediatos cambiando protocolos en el muelle y aumentando la higiene para reducir el riesgo en esa zona hasta que se pueda modificar la instalación

  • Objetivos a largo plazo. En este caso, se necesitan grandes inversiones de tiempo y dinero: construir cuarentenas nuevas, centros de lavado y desinfección de vehículos, etc. Al igual que en el caso anterior, se puede reducir el riesgo con otras medidas más sencillas hasta que se alcancen los objetivos a largo plazo.

  • Objetivos continuos. De manera periódica se debe formar a los trabajadores nuevos y estables (el mejor plan de bioseguridad no sirve de nada si el personal no lo entiende), y evaluar tu propia bioseguridad haciendo auditorías tanto internas como externas.

Imagen 1.
Imagen 1.
La mejora en bioseguridad es y seguirá siendo un proceso continuo en las granjas y empresas, así que la evaluación y organización de los cambios es fundamental para conseguir el éxito.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados