Lee este artículo en:

El papel de las fuentes de proteínas altamente digestibles en dietas post-destete sin ZnO

Los protocolos de digestibilidad estándar miden la digestibilidad solo al final del íleon utilizando modelos de cerdos en crecimiento. ¿Son válidos estos protocolos en lechones recién destetados?

Antecedentes

El período post-destete de un lechón se puede dividir en dos fases fisiológicas diferentes: fase aguda (primera semana post-destete) y fase de maduración (desde la semana 2 a la semana 5-6 post-destete). Durante la fase aguda, los cerdos muestran un bajo consumo de pienso, retraso del crecimiento, función estomacal e intestinal deficiente (y por lo tanto una mala digestión y mala absorción) y disbiosis de la microbiota intestinal (y por consiguiente una fermentación reducida). Por otro lado, durante la fase de maduración se restablece el consumo de pienso y el crecimiento mediante una mejora de la función gastrointestinal.

Las intervenciones nutricionales utilizadas en las dietas post-destete deben ir de la mano con las diferentes etapas fisiológicas: durante la fase aguda el foco se debe centrar en la salud intestinal al incluir ingredientes altamente digestibles y palatables, aminoácidos funcionales e ingredientes de partículas gruesas mientras se reduce la capacidad de fijación de ácidos, la relación entre fibra fermentable e inerte (<1) y el contenido de proteínas de la dieta; mientras que el objetivo durante la fase de maduración es mantener a los lechones sanos y estimular el crecimiento aumentando el contenido de proteína (y el ratio lisina digestible ileal estandarizada-energía neta o Lys DIE:EN), incluyendo ácidos grasos de cadena media como fuente de grasa y permitiendo un ratio más amplio entre fibra fermentable y fibra inerte(>1,5).

El papel del nivel y la calidad de la proteína bruta

Los niveles altos de proteína bruta (PB) son un factor de riesgo importante para la diarrea post-destete en lechones destetados (Heo et al. 2008), debido a que la fermentación de la PB no digerida al final del intestino delgado y del colon puede provocar la proliferación de bacterias patógenas y la producción de productos nocivos como aminas biogénicas y amoníaco entre otros, lo que conduce a la diarrea. Por otro lado, la desaminación y excreción del exceso de proteína a través de la orina tiene un coste energético adicional para el lechón.

Un punto crucial en la formulación de dietas para animales jóvenes es que la mayoría de los datos de digestibilidad se han obtenido en estudios de digestibilidad estándar donde se usan animales adultos. Esto es fundamental cuando se utilizan ingredientes ricos en proteínas en animales con una funcionalidad inmadura del tracto gastrointestinal. Se ha reportado con anterioridad (Batal and Parsons, 2002 a,b,) que la digestibilidad de la energía metabolizable (EM) y los aminoácidos (AA) de una dieta de maíz-HS (harina de soja) aumenta sustancialmente con la edad (0 a 21 días) debido a cambios en la digestibilidad de HS. En un estudio posterior (Batal y Parsons, 2003), el valor de lisina digestible y EM de HS, concentrado de proteína de soja, aislado de proteína de soja y caseína evolucionaron de manera diferente según la edad.

Otro factor importante que parece ganar más interés entre los artículos científicos es la tasa de digestión para fuentes ricas en PB. En un estudio de Montoya et al. (2018), la tasa de proteína digerida que entra en el intestino delgado (es decir, sale del estómago) predijo claramente la tasa de digestibilidad de AA y la ubicación de la absorción de AA en el intestino delgado. Estos resultados sugieren que la digestión y absorción de proteínas altamente digestibles tiene lugar principalmente en la primera mitad del intestino delgado, mientras que las proteínas poco digestibles se digieren y absorben en todo el intestino delgado con mayor riesgo de tener PB no digerida al final del íleon.

En una reciente tesis doctoral realizada en la Universidad de Wageningen (Chen, 2017), se reportaron diferencias en la digestibilidad de la PB a lo largo del intestino delgado en cerdos (Tabla 1). Los resultados de esta tesis sugieren que la proteína del plasma secado (PPS) es una fuente de proteína rápida y altamente digestible, ya que la digestibilidad de la PB de la dieta con PPS fue del 59% en el intestino delgado proximal, en comparación con una dieta con HS, cuya digestión de PB fue solo del 26%. Curiosamente, se alcanzaron coeficientes de digestibilidad más igualados entre ambas dietas al final del íleon para la dieta HS (74%) y en el tercer segmento del intestino delgado para la dieta PPS (76%). En general, estos resultados sugieren que los futuros estudios para determinar la digestibilidad de PB/AA deberían realizarse en lechones jóvenes y deberían incluir mediciones de la cinética de proteínas (determinando la digestibilidad de PB/AA a lo largo del intestino delgado). Esto contrasta con los protocolos de digestibilidad estándar que miden la digestibilidad de PB y AA solo al final del íleon utilizando modelos de cerdos en crecimiento.

Tabla 1. Digestibilidad aparente de la PB (%) de dietas experimentales que contiene una sola fuente de proteína a lo largo del intestino delgado de cerdos en crecimiento (de Chen, PhD, 2017)

% HS Proteína de plasma porcino secado
1º segmento intestino delgado 11,9 57,0
2º segmento intestino delgado 25,8 59,0
3º segmento intestino delgado 54,8 75,6
4º segmento intestino delgado 74,4 86,6
Fecal 83,4 95,9

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados