PDNS, PMWS y PPC

En todo el mundo, los principales países productores de cerdos, con la excepción hasta ahora de Dinamarca, han sucumbido al foco de PMWS (Post-Weaning Multisystemic Wasting Syndrom) o enfermedad del desmedro. Toda la evidencia experimental y la de casos naturales sugiere que es necesaria la infección por PCV-2 (circovirus tipo II) para que se produzca la enfermedad. No se ha producido la enfermedad en cerdos negativos para PCV-2. Por otra parte, los cerdos positivos para PCV-1, PCV-2, PRRS y PPV pueden no mostrar la manifestación clínica de PMWS.

En todo el mundo, los principales países productores de cerdos, con la excepción hasta ahora de Dinamarca, han sucumbido al foco de PMWS (Post-Weaning Multisystemic Wasting Syndrom) o enfermedad del desmedro. Toda la evidencia experimental y la de casos naturales sugiere que es necesaria la infección por PCV-2 (circovirus tipo II) para que se produzca la enfermedad. No se ha producido la enfermedad en cerdos negativos para PCV-2. Por otra parte, los cerdos positivos para PCV-1, PCV-2, PRRS y PPV pueden no mostrar la manifestación clínica de PMWS.

La mayoría de los países afectados por PMWS han tenido PCV-2 durante unos años, probablemente desde mediados de los 80. En el Reino Unido creemos que contribuyó primero a la enteritis granulomatosa junto con el adenovirus, y un PCV anterior, probablemente más estrechamente relacionado con PCV-1, puede haber estado asociado con el temblor congénito AII.

La reciente evidencia experimental en Irlanda del Norte ha sugerido que la vacunación puede predisponer a la patología, pero la mayoría de las granjas con PDNS/PMWS en East Anglia, eran piaras que no habían sido vacunadas. Lo que estaban haciendo era probablemente un destete muy precoz, producción en múltiples sitios y de múltiples procedencias, producción en sistemas continuos, con una utilización mínima del todo dentro-todo fuera con limpieza y desinfección, lo que contribuye a un aumento enorme en los movimientos de cerdos a través de East Anglia y, por consiguiente, con una sobrecarga de estrés y patogénica para los lechones. La vacunación no es más que otro antígeno que hay que manejar. La relación que existe entre el temblor congénito (virus PCV-2) y PMWS todavía está por aclarar, tal vez pueda haber lechones positivos para el virus y negativos para anticuerpos producidos al nacer (como en el BVD) que supongan una fuente de infección. Todavía es más interesante el porqué comenzó en 1999 y el porqué parece como si el 2000 fuera a ser igual de malo. Lo único que la mayoría de nosotros relacionamos con el estudio es que estos años habrá cosechas húmedas, el grano estará húmedo y contaminado por micotoxinas y la similitud de las lesiones de pruritis bovina, pirexia y síndrome hemorrágico (PPH) en ganado vacuno con las de PDNS sugiere que, aunque sabemos que PPH puede estar asociada con la citrinina, no sabemos qué otras micotoxinas pueden estar asociadas con PCV-2, pero algunas como la ocratoxina son poderosamente activas en los linfocitos independientemente de la presencia de fibrosis en el riñón. Resulta aún más interesante saber por qué el Reino Unido, que tuvo casos esporádicos de PDNS durante años (9 brotes al año aproximadamente), de repente se encuentra con una epidemia de casos agudos de PDNS que centran nuestra atención sobre PCV-2 antes de producirse una aparición subsiguiente en paralelo o secuencial de PMWS.

Preocupa además, cuál será la suerte que le deparará al Reino Unido un brote de PDNS a gran escala que se puede confundir con la PPC y qué percances nos trae realmente la Peste Porcina Clásica de un subtipo asiático 2:1 que no ha aparecido en Europa recientemente.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados

Control del PMWS en la granja: Actualización

Aunque en el Reino Unido existe un gran debate en torno a la causa del PMWS (Postweaning Multisystemic Wasting Syndrom o Síndrome de Desmedro), la mayoría de los veterinarios consideran que se trata de una enfermedad infecciosa totalmente nueva. El razonamiento que hay detrás de esto procede de la naturaleza y velocidad de difusión de la enfermedad durante los 3 últimos años, en cuyo plazo muchos ganaderos del Reino Unido se han visto afectados a pesar del excelente grado de bioseguridad de la mayoría de estas granjas.

PMWS en Dinamarca

Actualmente hay alrededor de 60 brotes de PMWS (Postweaning Multisystemic Wasting Disease o Síndrome de Desmedro Pos-destete) registrados oficialmente en Dinamarca, pero creo que hay muchos más brotes. Esto es debido a que los ganaderos tienen miedo a declararlos porque luego les será muy difícil vender los animales destetados, así que para protegerse a sí mismos tratan de ocultar el hecho de que son positivos para PMWS.

Síndrome del desmedro (PMWS) - Observaciones de campo en España: epidemiología, tratamiento y control

La mayoría de brotes de desmedro se podrían relacionar con la entrada de los animales de remplazo en la granja. No obstante hemos observado como se han visto afectadas granjas con un alto estado sanitario y con unas buenas medidas de bioseguridad. Curiosamente en estas granjas no se ve ningún otro cambio en el estado sanitario. Respecto a la posible entrada en granjas "cerradas" podemos sospechar del semen.

Síndrome del desmedro - Observaciones de campo en España: síntomas clínicos y hallazgos post-mortem

La etiología del desmedro todavía no es del todo clara. Los síntomas clínicos y las lesiones observadas en las granjas afectadas son variables, pero algunos de ellos se repiten en todos los casos. El primer caso de Síndrome del Desmedro en España fue diagnosticado en 1997 (Segalés J. et al, 1997). Desde aquel diagnóstico hemos visto un creciente número de casos en todo el país. Todo parece indicar que el Circovirus Porcino tipo II (PCV-II) es el agente causal principal, no obstante los cerdos inoculados experimentalmente con tejido homogeneizado de animales clínicamente afectados por el PMWS no pueden reproducir los síntomas clínicos y las lesiones severas que normalmente se asocian con las infecciones naturales.