Lee este artículo en:

¿Te sientes triste y no es la primera vez?

Los suicidios en granjeros son seis veces más altos que en el resto de trabajadores. Pero las condiciones estresantes no tienen porque acabar así.

Hace algún tiempo, ayudando a mi padre a limpiar un armario, encontré un rifle con una triste historia detrás. En 1934, en lo más duro de la gran depresión, nuestra vecina le pidió a mi padre que se llevara el rifle. Su esposo acababa de usarlo para suicidarse. El banco estaba a punto de quedarse con su granja ya que no podía pagar sus deudas y no podía soportar la idea de perder la granja donde ya su bisabuelo había trabajado.

En 2001, estuve en el norte de Inglaterra durante el brote de fiebre aftosa. Estaban sacrificando y quemando montones de ganado. En los meses siguientes, los suicidios en los granjeros de esa región incrementaron dramáticamente. No podían soportar ver el sacrificio de sus animales y de la genética que habían pasado toda una vida construyendo.

Desde hace tiempo se sabe que entre los granjeros existe un mayor riesgo de suicidio y los niveles máximos se alcanzan en momentos de máximo estrés. Como profesor de salud pública, junto con otros colegas, documentamos y publicamos este aumento. Los suicidios en granjeros son más de seis veces más altos que en el resto de trabajadores. Es un fenómeno mundial, ¿por qué?

Michael Rosman PhD es psicólogo clínico y granjero. Ha aconsejado a muchos ganaderos que se encontraban al límite y ofrece varias teorías que están respaldadas por la evidencia científica. Estos factores, junto con los métodos preventivos fueron revisados (Donham, 2016) y esto es lo que sabemos:

  • Los granjeros de todo el mundo son bastante similares cultural y sociológicamente. El trabajo de granja va más allá de ser solo un trabajo para los ganaderos, es una forma de vida. Las tensiones que afectan esa forma de vida crean estrés en los granjeros. Las amenazas pueden venir generadas por enfermedades del ganado, pérdidas económicas, miedo a la pérdida de la granja, regulaciones públicas que hacen que la agricultura sea más difícil, averías en la maquinaria o condiciones climáticas severas.
  • El estrés prolongado y sin control puede conducir a la depresión. La depresión a largo plazo puede conducir a un sentimiento de desesperanza, que a su vez puede llevar al suicidio en el peor de los casos.
  • Los granjeros son generalmente independientes, estoicos y a menudo optan por no buscar atención médica a menos que estén realmente sufriendo. Son reacios a pedir ayuda en temas de salud mental incluso más que en temas de salud física debido al estigma asociado con la salud mental.
  • Incluso si un agricultor quiere buscar ayuda en salud mental, es difícil encontrarla, ya que los servicios sanitarios son generalmente escasos en las zonas rurales, especialmente en salud mental.
  • Las condiciones recientes han generado aún más estrés entre los granjeros, incluidos las siguientes:
    • Inclemencias climáticas: los ejemplos incluyen sequías e incendios forestales en Australia, huracanes e inundaciones en USA o calor extremo en Escandinavia el año pasado.
    • La división entre campo-ciudad hace que la gente de la ciudad critique a los ganaderos por contaminar el medio ambiente y criar a los animales de maneras crueles e inhumanas.
    • El avance de la peste porcina africana crea estrés por el temor de su propagación.
    • Y, por supuesto, está la COVID 19. En Norteamérica (y supongo que en otros lugares) la COVID 19 ha resultado en el cierre de varios mataderos y plantas de procesamiento de carne de cerdo, lo que ha provocado el hacinamiento de los animales en las granjas. Ha habido que eutanasiar cerdos y hay miedo de tener que matar más aún porque no hay espacio para albergar el exceso de animales que avanzan por la cadena de producción. Además, la COVID 19 ha infectado a algunos trabajadores y esto ha resultado en una menor fuerza de trabajo para atender al ganado.

El estrés está vinculado al alma de los granjeros independientes y a la actividad de granja. La sociopsicología en la agricultura corporativa y en los agricultores independientes pueden ser diferente, pero también pueden haber similitudes. Sin embargo, esas comparaciones aún no se han definido.

A medida que el estrés ha aumentado en los últimos años en la agricultura, los expertos en medicina y seguridad en el mundo agroganadero han ofrecido información sobre prevención. Las condiciones estresantes no tienen que terminar en suicidio.

La clave para la prevención es el manejo del estrés. Una cosa que tenemos que entender e interiorizar es que un ganadero individual puede sentir que no puede controlar los factores que contribuyen a su estrés. El enfoque debe estar en lo que puedes controlar. Aquí hay algunas formas de ganar control:

  • No sufras en solitario. Habla con tu pareja, tu socio, tu banquero y tus amigos. Se creó un programa conocido como "de granjero a granjero" formando a ganaderos y otras personas que tienen contacto con ellos (veterinarios, chóferes y proveedores de materiales y servicios) para reconocer signos de depresión entre sus vecinos/clientes granjeros y para poder trabajar con ellos para ayudarles a que busquen ayuda profesional. Los ganaderos están más predispuestos a escuchar a otros ganaderos que a cualquier otra persona.
  • Localiza las principales causas de ese estrés que sean controlables. Si es un estrés económico, por ejemplo, habla con tu banco para diseñar un plan para hacer frente al problema.
  • Cuida de tu salud general. Asegúrate de comer sano, hacer ejercicio, dormir ocho horas con un sueño de calidad, y evita el uso de alcohol y drogas para intentar tapar ese estrés. Mantén contacto con tus amigos. Practica tu fe, sea cual sea. Cuida a tu familia. Es cierto que con la COVID 19 y el distanciamiento, sociabilizar es un problema. Sin embargo, puedes usar tu móvil o tu ordenador para mantenerte en contacto con tus amigos. Es importante. Hazlo.
  • Estas son algunas preguntas que debes hacerte:
    • ¿Te sientes triste, vacío o desesperanzado durante todo el día o casi cada día? ¿Has perdido interés o placer en tus aficiones o ganas de estar con tu familia o amigos? ¿Te cuesta dormir, comer o cumplir tus obligaciones? Si te has sentido así durante más de 2 semanas, puedes llegar a tener depresión, una alteración seria pero tratable del estado de ánimo. En la web del Instituto Nacional de Salud Mental se puede encontrar más información.
  • No niegues la situación. Si tu respuesta es si a cualquiera de las preguntas que aparecen arriba, será mejor que busques ayuda médica. A menudo es mejor comenzar con el médico de atención primaria. Consultar al médico de cabecera genera menos estigma y, si lo considera necesario, puede derivarte a un servicio más especializado.

Si te sientes decaído y no es algo nuevo, usa esta información y haz algo al respecto. Ahora más que nunca, en la época de COVID 19, el mundo necesita ganaderos y familias sanas.


Los siguientes links son recursos adicionales recomendados para la prevención.

Norteamérica

Australia

Europa

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.