1 comentarios

Estrategias de alimentación en cerdas durante la última semana de gestación

Tradicionalmente se limita la cantidad de pienso que damos a las cerdas al final de gestación. ¿Sería mejor alimentarlas a voluntad?

Introducción

Tradicionalmente, las cerdas son alimentadas con una cantidad limitada de pienso durante la última semana de gestación. Después del parto, generalmente se incrementa gradualmente el suministro de pienso durante los primeros 7 a 10 días de lactancia para alcanzar un punto que se considera la ingesta máxima de una cerda en particular.

Estos regímenes de alimentación convencionales en periparto se basan en el supuesto de que la sobrealimentación de cerdas antes del parto puede causar edema de ubre, estreñimiento, comprometer el proceso de parto o engrasarlas excesivamente. Del mismo modo, después del parto, se aumenta gradualmente la alimentación, para evitar supuestas caídas en la ingesta de pienso, hipogalaxia, diarreas en los lechones y/o desperdicio de pienso.

¿Se corresponde la alimentación en periparto con las necesidades nutricionales de las cerdas?

El crecimiento fetal y mamario se produce fundamentalmente en el último mes de gestación. Los lechones doblan su peso en las dos últimas semanas, por tanto, las necesidades para crecimiento fetal son máximas al final de la gestación (ilustración 1). Por ejemplo, las necesidades de lisina SID para crecimiento fetal y mamario pasan de 4 g /día en la 8ª semana de gestación a 10 g/día en la última semana.

Gráfica 1. Partición de las necesidades de lisina SID, modelización basada en NRC 2012.
Gráfica 1. Partición de las necesidades de lisina SID, modelización basada en NRC 2012.

Las necesidades de energía también son muy elevadas al final de gestación, de una parte, al aumentar las necesidades de mantenimiento de la cerda y de otra parte por el aumento del crecimiento fetal y mamario, especialmente las últimas semanas de gestación.

Después del parto las necesidades de aminoácidos aumentan muy rápidamente por la producción láctea. Las cerdas producen el día del parto de 2 a 5 kg de calostro, con una media de 3,5 kg. En el primer día de lactación pueden superar los 6 kg de leche.

En una publicación reciente (Theil, 2017) realizan un cálculo factorial de las necesidades de las cerdas en periparto, y llegan a las conclusiones que se muestran en la Tabla 1: 12 días antes del parto necesitarían unos 2,8 kg de pienso de 2900 kcal y 0,5% de lys SID, el día del parto serían 4, 5 kg de pienso de 7,7% de lisina y el día 3 serían 6,1 kg de pienso con 6,4%de lisina:

Tabla 1. Cálculo factorial de las necesidades de la cerda en periparto, tabla adaptada de (Theil, 2017)

Día respecto a parto % EM % SID EM kcal SID g/día Kg pienso 2900 kcal/Kg g SID Lys/kg pienso
-12 100 100 8,100 13,9 2,8 5,0
1 161 249 13,041 34,6 4,5 7,7
3 218 281 17,658 39,1 6,1 6,4
10 305 441 24,705 61,3 8,5 7,2
17 309 438 25,029 60,9 8,6 7,1
24 292 415 23,652 57,7 8,2 7,1

Gráfica 2. Cantidad de pienso requerida para un aporte de energía y lisina ideales en comparación con la curva de alimentación recomendada en Dinamarca durante la transición y lactación (Theil, 2017).
Gráfica 2. Cantidad de pienso requerida para un aporte de energía y lisina ideales en comparación con la curva de alimentación recomendada en Dinamarca durante la transición y lactación (Theil, 2017).

Por lo tanto, parece evidente que la estrategia de restringir el consumo de las cerdas en periparto no se corresponde con sus necesidades.

Incluso sería aconsejable, más que la estrategia de subir el plano de alimentación (“bump feeding”), el diseño de piensos o de complementos específicos para el final de gestación.

¿Es seguro alimentar “ad libitum” a las cerdas durante el periodo de periparto?

Diferentes estudios y experiencias a lo largo de los años no sólo ponen de manifiesto que no hay ningún problema en hacerlo, sino que bajo determinadas circunstancias puede ser beneficioso.

Neil (Neil, 1996) suministró 2,2 kg/día a las cerdas desde la cubrición hasta darles de comer ad lib 5 días antes del parto (P-5d), el día del parto (P) o 3 días después del parto (P+3d) (ilustración 3).

No hubo incidencia de agalaxia en ninguno de los tratamientos. Las cerdas de P-5d y P consumieron más pienso que las P+3d, perdieron menos peso y grasa y los lechones tendieron a tener más peso y menos necesidad de tratamientos de diarreas.

El autor concluyó que la alimentación de cerdas ad libitum a partir de 4 días antes del día esperado o desde el día de parto fue ventajosa en comparación con el retraso hasta el día 3 postparto.

Gráfica 3. Consumo diario de pienso cuando las cerdas se alimentan a voluntad a partir de 5 días antes del parto (P -5d), del día del parto (P) o 3 días después (P + 3d).
Gráfica 3. Consumo diario de pienso cuando las cerdas se alimentan a voluntad a partir de 5 días antes del parto (P -5d), del día del parto (P) o 3 días después (P + 3d).

Más recientemente, (R. Decaluwé, 2013) vieron que cerdas alimentadas 4,5 kg/ día la semana antes del parto produjeron 500 g más calostro que las alimentadas con 1,5 kg de pienso al día, sin que hubieran diferencias en duración del parto, intervalo entre lechones al nacimiento, nacidos totales, vivos, muertos ni mortalidad predestete.

En otra experiencia (A. Cools, 2014), se compararon cerdas ad libitum desde la entrada a maternidad y durante toda la lactación con otras alimentadas con una curva convencional: 3 kg/día hasta el día 110, bajando 0,5 kg/día hasta el día del parto y subiendo 1 kg/día hasta el día 7 y a partir de entonces a voluntad.

Las cerdas ad lib redujeron el consumo a 3-4 kg el día del parto, pero en el periodo periparto (-5d a +7d) comieron de media 7,4 kg/día, más del doble que las estándar (ilustración 4), perdieron menos grasa y destetaron lechones con 1 kg más de peso (ilustración 5).

Gráfico 4: Esquema de alimentación de las cerdas en función de la condición corporal de la cerda el día 105 y del régimen de alimentación: ad libitum (verde, azul, rojo) o estándar (rosa)  (A. Cools, 2014)
Gráfico 4: Esquema de alimentación de las cerdas en función de la condición corporal de la cerda el día 105 y del régimen de alimentación: ad libitum (verde, azul, rojo) o estándar (rosa)  (A. Cools, 2014)

Gráfica 5. Peso medio de los lechones al destete en función de la condición corporal de la cerda el día 105 y del régimen de alimentación periparto.
Gráfica 5. Peso medio de los lechones al destete en función de la condición corporal de la cerda el día 105 y del régimen de alimentación periparto.

En nuestra granja experimental de Canadá (Ferguson, 2015) se probó alimentar a las cerdas desde 4-5 días antes del parto con 2 niveles de pienso: alto 4,2 kg/día y bajo 3 kg/día. El nivel alto de alimentación redujo el % porcentaje de lechones poco viables, la mortalidad en las primeras 24 horas y hubo menor pérdida de peso de la cerda.

También en la granja experimental en Holanda realizamos una experiencia similar (Langendijk, 2012). Se compararon cerdas ad libitum desde la entrada en maternidad con cerdas alimentadas con un programa convencional, ambas con pienso estándar de lactación.

El consumo en preparto fue superior, tanto en multíparas como en nulíparas, mientras que en postparto fue superior solamente en las multíparas, que perdieron menos peso y grasa dorsal y destetaron lechones 0,5 kg más pesados (ilustraciones 6 y 7). No hubo efectos adversos como caídas del consumo, estreñimiento, etc. en ninguno de los tratamientos.

Gráfica 6. Consumo de pienso en lactación de cerdas alimentadas ad libitum y o con un programa convencional en el periparto
Gráfica 6. Consumo de pienso en lactación de cerdas alimentadas ad libitum y o con un programa convencional en el periparto

Gráfica 7. Peso de los lechones al destete según el régimen de alimentación de las cerdas (a voluntad o convencional) (Langendijk, 2012).
Gráfica 7. Peso de los lechones al destete según el régimen de alimentación de las cerdas (a voluntad o convencional) (Langendijk, 2012).

Conclusiones

Las curvas de alimentación tradicionales en periparto no se corresponden con las necesidades nutricionales de la cerda. Un elevado consumo la última semana de gestación puede aumentar la producción de calostro y viabilidad de los lechones. La alimentación ad lib en postparto aumenta el peso de los lechones al destete, reduce la pérdida de peso y grasa de la cerda.

Artículos relacionados

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

arlevtVeterinario24-abr-2018 (hace 2 días)

muy buen articulo mi pregunta es referida a la cantidad recomendada de alimento concentrado miel de platano y torta de maiz en dietas preparto y post-parto en cerdas en zonas de alta humedad y altas temperatura.

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags