Lee este artículo en:

Utilización de los registros de los comederos electrónicos para predecir la presencia de caudofagia

Los resultados permiten concluir que los datos registrados por los comederos electrónicos se puede utilizar para la vigilancia de los brotes de caudofagia en cerdos.

Miércoles 15 mayo 2013 (hace 3 años 6 meses 23 días)

El objetivo de este estudio fue identificar predictores o indicadores tempranos de los brotes de caudofagia utilizando los datos de frecuencia de las visitas diarias (DFV) y consumo diario de alimento (DFC) registrados en alimentadores electrónicos. Los datos procedían de un total de de 460 verracos no castrados en corrales con caudofagia (TB, n=21) y control (C, n=21) desde las 10 semanas antes y hasta las 10 semanas después de la primera aparición de heridas en colas en el corral.

Los resultados mostraron una disminución de la frecuencia de las visitas al comedero en los corrales TB en comparación con los cerdos en los corrales control desde las 6 a las 9 semanas antes del inicio de la primera mordedura de colas pero una mayor frecuencia para las víctimas de las mordeduras entre las 2 a 5 semanas antes del comienzo del brote de caudofagia en comparación tanto con el grupo TB como C. Las víctimas de las mordeduras presentaron un menor consumo diario tanto durante como después del inicio del brote de caudofagia.

Los resultados permiten concluir que los datos registrados por los comederos electrónicos se puede utilizar para la vigilancia de los brotes de caudofagia en cerdos. Debido a factores causales comunes, las bajas frecuencias de alimentación observadas a nivel de grupo pueden ser indicativas de un futuro problema de caudofagia en el corral, ya antes de las 9 semanas del inicio del brote. Por otra parte, elevadas frecuencias de alimentación en cerdos individuales pueden ser indicativos que estos se conviertan en las víctimas de un potencial brote de caudofagia. Además, estos resultados corroboran resultados anteriores donde los cerdos con lesiones en la cola debido a mordeduras consumen menores cantidades de alimento.

Wallenbeck A. and L.J. Keeling. 2013. Using data from electronic feeders on visit frequency and feed consumption to indicate tail biting outbreaks in commercial pig production. J. Anim. Sci. Published online before print March 11, 2013, doi: 10.2527/jas.2012-5848

Artículos relacionados

ver más artículos relacionados con el artículo

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags