Lee este artículo en:

La agricultura y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero

Ya se están sintiendo los efectos globales negativos del cambio climático en algunos rendimientos de los cultivos de cereales.

Miércoles 19 octubre 2016 (hace 1 meses 19 días)

El compromiso de erradicar el hambre y la pobreza debe ir acompañado de una rápida transformación de los sistemas agrícolas y alimentarios para adaptarse a un planeta cada vez más cálido, según advirtió la FAO en un nuevo informe.

La agricultura -incluyendo la silvicultura, la pesca y la ganadería-, genera cerca de una quinta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. El sector agrícola debe hacer más para combatir el cambio climático, mientras se esfuerza en superar su impacto, según la última edición del informe sobre El estado mundial de la agricultura y la alimentación 2016 (SOFA, por sus siglas en inglés).

La FAO advierte que la estrategia de "seguir haciendo como siempre" puede convertir a millones de personas más en víctimas del hambre, lo que no sucedería en un futuro sin cambio climático.

Renovar los sistemas agrícolas y alimentarios será complejo debido a la gran cantidad de actores involucrados, la multiplicidad de los sistemas agrícolas y de procesado de alimentos, y las diferencias entre los ecosistemas. Sin embargo, los esfuerzos deben comenzar en serio ya, pues se prevé que los efectos adversos del cambio climático empeorarán con el tiempo, según pone de relieve el informe.

Hora de pasar de los compromisos a la acción

"2016 debe ser el año de pasar de los compromisos a la acción", instó Graziano da Silva, recordando que la comunidad internacional logró el año pasado un consenso sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y que el Acuerdo de París sobre el clima está a punto de entrar en vigor.

El informe de la FAO subraya que el éxito en la transformación de los sistemas alimentarios y agrícolas dependerá en gran medida en apoyar con urgencia a los pequeños productores a adaptarse al cambio climático.

El informe SOFA 2016 describe formas alternativas y económicamente viables de ayudar a los pequeños productores a adaptarse y que los medios de vida de las poblaciones rurales -a menudo las más expuestas a las amenazas del cambio climático- sean más resilientes.

El informe aporta evidencias de que la adopción de prácticas "climáticamente inteligentes", como variedades de cultivos eficientes en el uso de nitrógeno y tolerantes al calor, la labranza cero y la gestión integrada de la fertilidad del suelo, aumentarían la productividad y los ingresos de los agricultores. Solamente la adopción generalizada de prácticas eficientes en el uso del nitrógeno reduciría el número de personas en riesgo de subalimentación en más de 100 millones de personas.

El camino a seguir

Ya se están sintiendo los efectos globales negativos del cambio climático en algunos rendimientos de los cultivos de cereales. El cambio climático es probable conduzca a una pérdida de contenido nutricional de algunos alimentos, como la disminución de zinc, hierro y proteínas en los cereales básicos, y conlleve nuevos problemas de salud: incluyendo diarreas para los seres humanos y diversas enfermedades transfronterizas de los animales.

Más allá de 2030, según las evidencias científicas, se sentirán cada vez más por todas partes las presiones negativas en la producción alimentaria. Hasta entonces, el impacto adverso de las altas temperaturas está muy inclinado hacia los países en desarrollo, apuntando a perspectivas más sombrías para su autosuficiencia alimentaria.

El SOFA 2016 hace hincapié en que se necesita más financiación para el clima para sufragar las iniciativas de los países en desarrollo en materia de cambio climático. Los fondos públicos a nivel internacional para la adaptación al cambio climático y la mitigación están aumentando y, aunque son aun relativamente modestos, pueden actuar como catalizador para obtener mayores flujos de inversiones públicas y privadas. Se necesita mayor financiación para combatir el cambio climático para la agricultura, la pesca y la silvicultura sostenibles, y para financiar la transformación a gran escala y el desarrollo de sistemas de producción alimentaria climáticamente inteligentes. La adaptación y mitigación del cambio climático deben ir de la mano.

Si no se actúa, la agricultura seguirá siendo un importante emisor mundial de gases de efecto invernadero. Sin embargo, adoptando prácticas climáticamente inteligentes y aumentando la capacidad de los suelos y bosques para capturar carbono, las emisiones pueden reducirse incrementando al mismo tiempo la producción de alimentos para una creciente población mundial, según el nuevo informe de la FAO. Los sistemas alimentarios pueden dar una ulterior contribución, minimizando las pérdidas y el desperdicio de alimentos, así como a promoviendo dietas más saludables que tengan además una huella ambiental más reducida.

Lunes, 17 de octubre de 2016/ FAO.
http://www.fao.org

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Última hora

Boletín de noticias sobre el mundo del porcino

No estás suscrito a la lista

02-dic-201625-nov-201618-nov-201611-nov-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí