Lee este artículo en:

Los límites que se avecinan para la producción porcina estadounidense y mundial

¿Cómo influirán las políticas relacionadas con el medio ambiente y el bienestar animal en el sector porcino? Presentamos un resumen de los factores potencialmente limitantes de la producción.

Muchos productores norteamericanos se están planteando si deberían modificar sus instalaciones para asegurar que cumplan con las próximas restricciones a la venta de carne de cerdo en California, también conocidas como Proposición 12. La Proposición 12 no trata sólo de la carne de cerdo, sino también de los requisitos mínimos del sistema de producción para las gallinas ponedoras de huevos y para la producción de carne de ternera. En el caso de la carne de cerdo, se exige que las cerdas tenga un espacio mínimo de 24 pies cuadrados (2,23 m2). Actualmente, menos del 1% de la producción estadounidense cumple este requisito, y Rabobank calcula que los costes de las naves para cerdas aumentarían entre un 170 y un 210%.

A raíz de los profundos cambios políticos en todo el mundo, ya vemos que se avecinan grandes cambios en la agricultura en general y en la producción de carne de cerdo en particular. Si bien el de California está en los tribunales, parece probable que la política se fijará más en los sistemas de producción animal (y de cultivos) aumentando las medidas de control. La consecuencia será una mayor reducción de las pequeñas explotaciones y la concentración de lo que quede de producción en sistemas muy grandes, debido a los nuevos costes. Es de esperar que la producción se desplace a países que ya están bien adaptados a la producción, pero con menos costes regulatorios.

Los temas políticos claves sobre los que se basan estos cambios están relacionados con el medio ambiente, (específicamente el cambio climático) y los estándares mínimos de bienestar animal. La mayoría de estos temas llevan mucho tiempo investigándose, así que no esperemos que las nuevas normativas tarden mucho en hacerse efectivas. Han estado esperando un momento políticamente favorable y ya ha llegado.

Los que más promueven la acción contra el cambio climático ahora admiten públicamente que si incluso Estados Unidos y China redujeran a cero las emisiones relacionadas con el clima, no sería suficiente para detener el aumento de la temperatura que se ha venido "cocinando" (perdón por el juego de palabras). Hablaremos más extensamente sobre este tema en un próximo artículo. No parece que haya una forma de hacer sonar la alarma más allá de "¡ya es imposible de arreglar!", como medio para provocar un clamor de apoyo, así que será interesante ver cuál será la próxima razón de peso para promulgar restricciones a los gases de efecto invernadero. Hay un par de tendencias que pueden vincularse y, por tanto, hacer que el mundo se oriente hacia una producción y un consumo de carne bastante menores para respaldar estas iniciativas.

La primera es un argumento filosófico en realidad, redactado en la ciencia del clima. El argumento es el siguiente: Si no se regula, la agricultura moderna puede alimentar a mucha más gente que la "capacidad de carga" de la tierra desde un punto de vista medioambiental. Parece que Malthus (hacia 1798) ha perdido el debate; predijo hace unos cientos de años que el hambre, la guerra y las enfermedades reducirían la población mundial a la capacidad de carga, ya que la tecnología de la producción agrícola no podría mantenerse al ritmo del avance de la población. Fuimos testigos del fin de ese argumento cuando el primer tractor salió de la fábrica con un arado acoplado. Así que ahora debe frenarse la agricultura moderna mediante cambios legislativos para reducir su capacidad de alimentar a tanta gente y así empezar a reducir la población. Los argumentos actuales ante el USDA intentan convencer a los responsables políticos de que limiten la producción de cerdos en una determinada cantidad de tierra, por ejemplo, a la cantidad que podría producirse con la tecnología de una família agrícola de los años 60.

La segunda tendencia que propiciará una disminución más rápida del crecimiento de la producción de carne a nivel mundial es la inversión masiva en sustitutos cárnicos que están realizando las principales empresas de la industria cárnica. Lo sentimos, señores, aunque nos guste el sabor de la mayoría de estos productos, nunca recomendaríamos que sustituyeran de forma sistemática a la carne de cerdo y la de vacuno, dejémoslos como una opción más en el supermercado. Aunque lo más probable es que faciliten la aparición de más sustitutos si las tendencias actuales continúan.Unas cuidadosas prescripciones políticas resolverán el problema de la interrupción que se produciría si se toman medidas rápidas para reducir drásticamente la producción y el consumo de carne. Será un proceso de sustitución espoleado por las crecientes ventajas de precio a favor de las proteínas de origen vegetal y un consumidor reeducado (y "avergonzado" por comer carne). Tendremos mucha oferta sustitutiva y una demanda cada vez más remodelada.

Si uno quiere estar al tanto de lo que le sucede a una industria ajena cuando se enfrenta a presiones similares a las de la producción de carne y ver lo rápido que cambian las cosas, sólo hay que mirar al sector del automóvil. Cadillac acaba de anunciar que probablemente su gama de modelos será exclusivamente eléctrica para 2030. Varias otras empresas automovilísticas están haciendo lo mismo porque con las regulaciones políticas norteamericanas sobre eficiencia pronto ya no se podrán producir los coches que le gustan a la mayoría de la gente porque la mitad de la población ya no cabría en su interior. El Land Rover totalmente eléctrico que llevó el cuerpo del Príncipe Felipe de Inglaterra a su descanso final demuestra que la electrificación es posible para coches de cualquier tamaño y escala, algo que —con las regulaciones actuales y futuras— ya no será viable para las versiones de gasolina. Hay algunos obstáculos naturales para la mayoría de estos próximos cambios que aún no se han tenido en cuenta pero que pueden no suponer una gran diferencia. Estaremos atentos.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados