Transferencia de embriones: Aplicación de la tecnología

Miércoles 11 abril 2001 (hace 15 años 7 meses 25 días)
La primera vez que se habló de la transferencia de embriones (TE) en porcino fue hace 50 años, pese a ello, su aplicación en la producción porcina comercial ha sido limitada. Estas limitaciones son debidas, entre otras, a una respuesta muy variable de la sincronización y superovulación de las cerdas donantes, la necesidad de la cirugía para recoger los embriones, la dificultad para criopreservar los embriones y la necesidad de un traspaso quirúrgico a las cerdas receptoras en granja. Los adelantos en la producción de embriones mediante técnicas de maduración y fertilización in vitro podrían proporcionar una fuente alternativa de embriones para una futura transferencia. La preservación a largo plazo mediante congelación es el avance más importante para asegurar la aplicación de la TE en la industria. En la University of Queensland se ha desarrollado recientemente una técnica que ha eliminado la necesidad de quitar el material lipídico mediante micromanipulación y que, utilizando un método rápido de congelación conocido como vitrificación, ha dado lugar al nacimiento de cinco lechones vivos a partir de la fase temprana de blastocistos con la zona pelúcida intacta. Los informes demuestran que el traspaso sin cirugía es posible. Los embriones se transfieren vía cérvix de una forma parecida a la inseminación artificial. Otra aplicación de la TE sería el almacenamiento a largo plazo de embriones para crear "bancos". De esta forma se podrían reemplazar las líneas genéticas existentes, que se mantiene actualmente con una bioseguridad muy alta en los núcleos. Finalmente, la TE mejorará la aplicación de otras tecnologías productivas, como el sexage del esperma, la inseminación artificial, la fertilización in vitro y la ingeniería genética. Lo último sería conseguir un índice de partos por encima del 80% y un índice de supervivencia embrionaria del 50 al 60% mediante embriones intactos criopreservados y transferidos sin cirugía. O sea, de 8 a 10 lechones nacidos vivos por cada 16 embriones transferidos, equivalente a lo que no se consigue generalmente con el traspaso quirúrgico de embriones frescos.

Cameron, R. D.: The application of embryo transfer technology in the swine industry. Proceedings, American Association of Swine Veterinarians 32nd ann

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags