Seguimiento de un caso de Salmonella

Lunes 2 abril 2001 (hace 15 años 8 meses 6 días)
A finales de los años 90, los informes mostraron un incremento en el número de brotes clínicos de Salmonella typhimurium en cerdos con un estado sanitario alto, criados en naves de crecimiento bien manejadas y con buenas condiciones higiénicas. Este artículo presenta un caso. En julio de 1996 se llenaron cuatro salas de una nave nueva con capacidad para 2000 animales con cerdos de crecimiento de 25 kg y de seis explotaciones de madres. La nave tenía ventilación mecánica con suelos con un 30% de slats. Siete días después de la entrada los cerdos empezaron a morirse. Se observaron diarreas, de aspecto claro y algo amarillento, en 9 de los 24 parques en una sala y 2 parques en otra. Las necropsias revelaron una enteritis catarral severa y un agrandamiento general de los nódulos linfáticos mesentéricos. Los cerdos no parecían deshidratados. Se trataron con neomicina (Neomix Soluble Powder, Pharmacia Upjohn Animal Health) en agua y los cerdos enfermos se inyectaron con sulfa-trimetoprim. La infección remitió después de unos 10 días y no hubo ninguna recaída y el lote continuó y acabó con normalidad. La mortalidad total fue del 3,9%. El laboratorio aisló Salmonella de los intestinos y, en algunos cerdos, en pulmones y riñones. Se identificó como Salmonella typhimurium Phage tipos 104 y 108. Se vació la nave, se limpió con agua fría y se desinfectó. El siguiente grupo sufrió el mismo brote de diarrea. El encargado trató al grupo con neomicina en agua inmediatamente y la mortalidad se contuvo en un 1,3%. La nave se llenó otra vez y al cabo de dos semanas ocurrió lo mismo, pero esta vez fue más severo. El problema continuó con dos lotes más, cada vez más prevalente y severa que la vez anterior. Entre uso y uso, las botas se guardaban en un baño desinfectante. La nave se limpió con agua caliente, prestando atención especial a comederos y áreas donde se acumulaba el polvo, se desinfectó y se tomaron escobillones de varias zonas para detectar la presencia de Salmonella. Además, se inició un programa para el control de roedores más estricto. Se detectó S. typhimurium en el polvo en las líneas de pienso, bandejas de los comederos y los laterales de los slats. El problema cuando se intenta encontrar la fuente probable de infección es la capacidad de la Salmonella de vivir en número bajo en los intestinos de animales sanos. El análisis de heces podría dar resultados negativos, incluso en animales portadores infectados. La Salmonella se mantuvo en la explotación a pesar de un lavado y una desinfección más estrictos. No fue hasta que nuestras investigaciones nos mostraron que este organismo existente en las heces existía en áreas que no fueron suelos, slats y fosas, que no se pudo conseguir una reducción más completa en la nave. Los roedores también juegan un papel importante como portadores de Salmonella. Se sabe que los factores estresantes permiten que portadores sanos empiecen a eliminar la bacteria en gran número en las heces. Un cambio en el pienso o agua o el uso de antibióticos pueden alterar también el equilibrio bacteriano en el intestino y permitir que la Salmonella colonice y aumente su número hasta alcanzar niveles que causen enfermedad clínica.

Schneider, P.: Salmonella. Proceedings, American Association of Swine Veterinarians 32nd annual : 377-380, 2001

Abstracts

Vacunas contra Mycoplasma: comerciales y autógenas03-abr-2001 hace 15 años 8 meses 5 días
Haemophilus parasuis: mejoras en el diagnóstico30-mar-2001 hace 15 años 8 meses 8 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags