Factores que influyen sobre el estro y la ovulación en cerdas destetadas

Lunes 4 febrero 2002 (hace 14 años 10 meses 1 días)
Se realizó un experimento desde 1997 a 1999 usando 174 cerdas Large White x Landrace para caracterizar los factores que influyen sobre el estro y la ovulación.

Se estudiaron los efectos de la duración de la lactación (menor o igual a 16 días, de 17 a 24 días, 25 a 31 días o igual o mayor a 32 días), nº de partos (1, 2, o igual o mayor a 3), la estación del año (invierno, primavera, verano u otoño) y el intervalo destete-estro (3, 4, 5, o de 6 a 8 días) sobre el estro y la ovulación.

El porcentaje de cerdas que mostraron estro dentro de los 8 días al destete fue influenciado por la duración de la lactancia (P < 0,001), siendo menor este porcentaje en las cerdas con una lactación menor o igual a 16 días (35,2%) en comparación con las cerdas con lactaciones de 17 días o más (94 %). Se observó interacción Nº parto x Estación del año (P < 0,001) sobre el estro, con una menor expresión en los partos 1 (73,0%) y 2 (67,2%) en otoño, comparado con las cerdas de tercer o más partos (98,1%). Ninguna variable tuvo efecto significativo sobre el intervalo destete-estro (4,4 días) o tamaño del folículo en estro (8,1 milímetros).

Para las cerdas que mostraron estro dentro de los 8 días post-destete, el porcentaje de cerdas que ovularon se vio influenciado por la duración de la lactación (P < 0,001) y por el intervalo destete-estro (P < 0,001). El número de cerdas que ovularon fue menor cuando la lactación fue igual o inferior a 16 días en comparación con las que lactaron 17 o más días (78,0% vs > 92%). El porcentaje de cerdas que entraron en estro a los 3 días fue también menor (79,5%) que el de las cerdas que que entraron en estro a los 4 o más días post-destete (> 92%). Se observó también una interacción Estación del año x Nº de Parto (P < 0,001) sobre la ovulación, con una mayor probabilidad de ovular para las cerdas de primer y segundo parto en otoño y primavera.

Algunos de los fallos reproductivos están relacionados con la ingesta alimentaria de forma que algunos programas nutricionales podrían ser beneficiosos para las cerdas que se encuentran en grupos con mayor riesgo a tener fallos reproductivos (cerdas con lactaciones de menos de 17 días, de primer y segundo parto en otoño..). Además, debido a que los problemas de estro y ovulación son dependientes de la gonadotropina, la administración de ésta podría ayudar a aliviar algunos de los problemas observados en estos grupos de cerdas.

R. V. Knox and S. L. Rodriguez Zas. Factors influencing estrus and ovulation in weaned sows as determined by transrectal ultrasound. J. Anim. Sci. 2001. 79:2957-2963.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags