Experiencias con influenza porcina en nuestra zona de práctica

Lunes 20 diciembre 1999 (hace 16 años 11 meses 18 días)
Durante el último año, aproximadamente un 80% de las explotaciones porcinas dentro del área en que ejercemos estado expuestas a la cepa H3N2 de influenza porcina. El signo clínico más común es un gran número de cerdas inapetentes. Pueden o no toser de repente. Muchas cerdas tienen fiebre alta (104ºF o más). Hemos observado la repentina aparición de abortos en un 2-4% del total de las cerdas.El número de muertes súbitas es alto, 1-4% del total de las cerdas. Un aumento de los problemas clínicos relacionados con PRRS y Erisipelas ha seguido a los brotes de influenza. En los centros de inseminación de han observado síntomas clínicos parecidos a los observados en las cerdas, con el efecto clínico adicional de un descenso de la producción total de esperma y de la calidad del esperma a las 4-6 semanas después de la infección. Durante un brote de influenza H3N2, los lechones lactantes no se ven afectados. Sin embargo los cerdos nacidos de cerdas afectadas por el virus son más débiles y hemos observado un aumento a corto plazo de nacidos muertos y momificados. En los destetes, hemos observado la aparición de síntomas a las 2-3 semanas después del destete. El virus se puede convertir en endémico excepto en sistemas de producción que utilizan todo dentro - todo fuera por sitio. Los mayores problemas se deben a infecciones bacterianas secundarias, particularmente debidas a Streptococcus suis, Hemophilus parasuis, Actinobacillus suis, y Pasteurella multocida. El virus parece exagerar los efectos del virus de PRRS y reducir la ingesta de pienso. Para romper el ciclo endémico, es necesario realizar una despoblación de destetes o crear un flujo de cerdos todo dentro - todo fuera por sitio. En nuestra experiencia, un sistema todo dentro - todo fuera por salas no eliminará el virus de los destetes. En engordes, la infección por influenza se presenta con tos repentina, y todos los animales se ven afectados a los 3-4 días. Otros signos clínicos incluyen fiebre alta (105ºF o más), cerdos con inapetencia y úlceras secundarias a la inapetencia. El diagnóstico es relativamente fácil; hemos tenido éxito con aislamiento del virus o la prueba Directogen mediante escobillones nasales o bronquiales. (La prueba Directogen detecta el virus de influenza pero no indica la cepa. Se utiliza una prueba de inhibición-hemaglutinación cepa-específica para confirmar la cepa). Estrategias de control para un área de práctica veterinaria: El objetivo del control de la influenza es estabilizar las cerdas y reforzar la inmunidad de forma que se protejan los lechones desde el nacimiento hasta el final de la fase de destete. Recomendaciones: (1) Vacunar todas las explotaciones (cerdas y verracos) una vez contra las dos cepas principales de influenza; esto empezará el proceso de inmunización; (2) Comenzar la vacunación preparto tres semanas después de la vacunación total de la explotación; aplicar vacuna de refuerzo a todos los verracos al mismo tiempo; (3) Continuar un programa regular de vacunación preparto; (4) Vacunar a todas las primerizas y verracos introducidos dos veces durante el período de aislamiento/adaptación; (5) Vacunar a todos los verracos de los centros de inseminación dos veces con un intervalo de tres semanas entre dosis, para comenzar el proceso de inmunización; (6) Vacunar a todos los verracos introducidos en los centros de inseminación al llegar a la unidad de aislamiento y volver a vacunar a las tres semanas; (7) Considerar la vacunación de cerdos de engorde en zonas de alto riesgo a finales de otoño.

Reicks D. Proceedings, Iowa State University Swine Disease Conference 7:36-38, 1999.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags