Estudio sobre diferentes prácticas de bioseguridad y sanidad en granja

Lunes 8 enero 2001 (hace 15 años 11 meses 2 días)
Las prácticas de sanidad y bioseguridad se implementan en explotaciones porcinas para evitar la introducción de patógenos en la misma. Los protocolos para estas prácticas tienen en cuenta los múltiples riesgos de introducción de patógenos. Como resultado, el estudio presentado en este artículo se centró en los detalles dentro de las unidades de producción que se pueden controlar, particularmente el papel de personas como vectores en la transmisión de patógenos. El objetivo de los lavapies es evitar la transmisión mecánica de los patógenos a los cerdos. Sin embargo, el mantenimiento del lavapies en la mayoría de explotaciones es pobre, y frecuentemente están contaminados con material orgánico. En este estudio se evaluaron varios protocolos y los siguientes productos: Cidex Formula 7*, Nolvasan, Chlorox, Betadine Solution, 1 Stroke Environ y Roccal-D Plus. Los resultados mostraron que el acto de pasar simplemente por los lavapies no reduce el recuento de bacterias. El estudio mostró lo siguiente: Retirar el estiércol de las botas restregándolas mejoró la eliminación de bacteria. Estar de pie durante dos minutos sin quitar el estiércol de las botas no redujo de forma significativa el recuento de bacteria, excepto cuando se utilizó Cidex Formula 7*. El restregar las botas en un baño de agua para reducir el recuento bacteriano fue tan eficaz como restregarlas en un baño de desinfectantes probados. Es posible que los detergentes faciliten la eliminación del estiércol. Con el tratamiento Stroke Environ, el restregar las botas reduce el recuento de bacterias más que restregarlas en un lavapies contaminado. Además, el restregar las botas para quitar el estiércol y dejarlas en remojo durante cinco minutos o más en Roccal-D Plus, cumplió con el estándar de desinfección. Estaciones para botas con mangueras y cepillos ayudan a quitar el estiércol, y los desinfectantes se deben utilizar en base de su efectividad, costo, facilidad de uso y su efecto sobre el medio ambiente. También se estudió la efectividad de las duchas. Las investigaciones acerca de las personas como vectores mecánicos para PRRS mostraron que los humanos no transmitieron PRRSV de cerdos con PRRS agudo a cerdos no infectados. Sin embargo, hubo evidencia de que las personas se podrían contaminar con PRRS vírico RNA después del contacto con cerdos infectados. Se detectó PRRS vírico RNA en la saliva y muestras de las uñas en dos de 10 personas analizadas inmediatamente después de la exposición a cerdos inoculados con PRRS. La muestra de uñas también dio positivo en una tercera persona a las cinco horas, y en la muestra nasal de una cuarta persona a las 48 horas después de la exposición a cerdos infectados. Se recomendó la realización de más estudios mediante el aislamiento del virus para asegurar si el PRRSV RNA encontrado en personas es infeccioso o no. En conclusión, hacen falta más investigaciones para comprobar los métodos de bioseguridad. Una vez las estrategias efectivas se confirmen, los productores y veterinarios pueden desarrollar protocolos para explotaciones.

Amass, Sandra F. / Swine Disease Conference for Swine Practitioners: pp. 104-107, Nov. 2000

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags