El índice de crecimiento de las primerizas impacta la reproducción a lo largo de la vida

Lunes 17 julio 2000 (hace 16 años 4 meses 23 días)
La compra de primerizas muy jóvenes para reposición, a los 10-12 días de vida, o en algunos casos a los 40-60 lb., se está haciendo cada vez más popular. Un coste inicial más bajo y un amplio período de adaptación a la explotación de madres son las primeras ventajas de esta filosofía de reposición. Sin embargo, no es posible la selección por parámetros de rendimiento a tan temprana edad, además, la eliminación por crecimiento en la explotación de primerizas se considera demasiado cara y exige demasiado tiempo. En consecuencia, los animales de reposción pueden variar entre 150 libras a 250 libras al llegar a los 6 meses de vida. Muchos productores sacrificarían las cerdas más pequeñas (grupo 4) al final de la fase de crecimiento aunque hayan invertido mucho en ellas. El National Genetic Evaluation Maternal Line Program (MLP) del National Pork Producers Council (NPPC) proporciona una oportunidad excelente para analizar cual es la mejor forma de enfocar la monitorización de las primerizas de reposición destetadas de forma precoz. En el estudio todas las primerizas se entregaron a las naves de destete-engorde entre los 7 y 20 días de vida. No se realizó ninguna selección en base del rendimiento de crecimiento. El análisis estadístico reveló que el número de cerdos nacidos vivos de los dos grupos de menor peso (3 y 4) fue menor que los grupos de peso 1 y 2. Sin embargo, las reducciones en rendimiento en las primerizas más pequeñas no son tan grandes y puede que no se justifique su sacrificio. Cliquear para más información: http://www.homefarm.com/nhf/default.htm

30 de abril de 2000 / Rodney Goodwin, National Pork Producers Council

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags