Lee este artículo en:

Presente y futuro del comercio de cerdos vivos en la UE

¿Por qué han cambiado los flujos dentro de la UE del comercio de lechones, cerdos para sacrificio y cerdas?

El comercio de cerdos vivos entre los países de la Unión Europea se ha visto afectado por la situación sanitaria, las dificultades logísticas tras el Covid-19 y una producción sujeta a mayores regulaciones y a la competitividad.

En 2021, se comercializaron más de 31 millones de cerdos entre los estados de la UE, un fuerte descenso con respecto a 2017 (-10 %). La propagación de la peste porcina africana en Bélgica en 2018 y luego en Alemania en 2020, así como los problemas logísticos relacionados con el Covid-19, han complicado el comercio internacional de cerdos vivos. Históricamente, estos intercambios han tenido lugar en el norte de Europa, especialmente entre países fronterizos. Holanda, Dinamarca y Alemania generan el 82% de los flujos europeos. El transporte a distancias más largas sigue siendo posible, aunque las regulaciones europeas lo dificultan. Los cerdos para sacrificio se exportan para obtener una mejor remuneración para regular la oferta nacional según la demanda. La exportación de lechones, ligada a la producción especializada, responde a condicionantes medioambientales que limitan el engorde in situ.

Los dos principales exportadores de cerdos vivos, Holanda y Dinamarca, exportan más de 23 millones de cerdos a otros estados miembros cada año.

Exportaciones de lechones en 2021.

Exportaciones de lechones en 2021.

En Holanda, las exportaciones cayeron un 17,4% entre 2020 y 2021 debido a la fuerte caída de la producción en el país. Las exportaciones hacia Alemania, el primer destino de los Países Bajos, descendieron, tanto en lechones como en cerdos para sacrificio, en este caso a la mitad hasta menos de 650.000 cabezas, alcanzando a penas una cuarta parte de las exportaciones de 2017. Este desplome se explica también por la caída del precio de la carne de cerdo en Alemania desde la aparición de la PPA.

En el caso de Dinamarca, los principales destinos son Alemania y Polonia. Las exportaciones danesas de lechones a Polonia han estado cayendo desde 2018, una tendencia que ha aumentado en 2021 (-12% en 21/20). Esta disminución se explica por la expansión de la PPA en Polonia y la baja rentabilidad del engorde. Los flujos daneses de lechones a Alemania se han mantenido, pero la preferencia por un origen nacional en Alemania podría penalizarlos.

En 2021, España importó 2,5 millones de lechones, incluidos 1,9 millones procedentes de los Países Bajos, lo que apoyó el crecimiento nacional reciente y compensó la pérdida de lechones en granjas afectadas por el virus del PRRS. Para satisfacer el aumento de las capacidades nacionales de sacrificio, España importa más de 600.000 cerdos para sacrificio al año.

Por su parte, Francia exporta principalmente cerdos para sacrificio a Bélgica (259.000 cabezas en 2021) y el comercio con España es ocasional (131.000 cerdos en 2021).

En los próximos años, se espera que el comercio de animales vivos dentro de la UE continúe disminuyendo, debido en parte a las caídas en la producción holandesa y danesa y la menor demanda alemana.