Lee este artículo en:

Macro y microeconomía, ¿y ahora qué podemos esperar?

Estamos tan confusos respecto a lo "normal" que tiene sentido situar a la industria porcina actual dentro del entorno macroeconómico general.

Qué va a ocurrir a partir de ahora? El sistema mundial de producción, procesado y distribución de alimentos (y carne de cerdo) está funcionando pero existen infinidad de problemas y cada día aparecen nuevos riesgos y se presentan nuevas oportunidades, además se producen una serie de daños colaterales derivados de acciones políticas que hacen que sea casi imposible saber qué pasará en el futuro. Sin embargo, la mayoría de los participantes de la cadena siguen avanzando, tal y como debe ser, con los requisitos cotidianos necesarios y, esencialmente, planean lidiar e innovar en torno a cualquiera que sea el próximo desafío que pueda llegar, ya sea en una hora, la próxima semana o el próximo mes. Con la llegada de la PPA a la República Dominicana, es casi seguro que el virus va a entrar en USA, probablemente a través de Miami. Debido al sacrificio obligatorio ordenado en la República Dominicana, habrá gente que intentará "salvar" sus cerdos "aparentemente sanos" sacrificándolos y congelando la carne o vendiéndola a Miami o Chicago bajo mano. Comenzamos con una mirada a la economía en general y luego nos centraremos en la carne de cerdo.

Estamos tan confusos respecto a lo "normal" que tiene sentido situar a la industria actual (principalmente en los USA, pero también en todo el mundo) dentro del entorno macroeconómico actual. Una de las primeras consecuencias de la pandemia fue la desaparición de la demanda de muchos servicios clave y ciertos productos que no tenían sentido durante una pandemia como la gasolina (sin ningún lugar adonde ir). Cosas como la demanda de viajes y todos los servicios asociados se detuvieron. Desde vuelos, agencias de viajes, reuniones de ventas y formación en los hoteles, restaurantes, hoteles y taxis, por nombrar una pequeña fracción de los servicios relacionados, vieron un colapso en su demanda.

En su lugar, la demanda online de alimentos y otros productos aumentó drásticamente, especialmente las inversiones en el hogar. Por ejemplo, casi el 75% de los hogares de USA han realizado una remodelación significativa en el último año: colocar parquet, pintar la casa, o proyectos de construcción como una nueva terraza. El punto es que hubo un gran cambio en la asignación de ingresos de los hogares hacia los bienes duraderos (lavadoras, suministros para la remodelación, electrónica, cámaras web, etc.). Esto se vio impulsado tanto por el ahorro producido en los gastos en servicios como en la reducción de viajes, incluyendo la falta de compra de gasolina/diésel para unos automóviles y camiones inactivos. Además, la mayoría de las economías del primer mundo “cebaron” a los consumidores con generosos aportes económicos con el objetivo de mantener el gasto e hicieron que las ejecuciones hipotecarias debidas a pagos atrasados ​​fueran esencialmente imposibles de ejecutar. Las prestaciones por desempleo fueron tan generosas que ahora resulta imposible lograr que un 30% de trabajadores del sector servicios vuelva al trabajo, incluso con grandes aumentos del salario.

Este dramático aumento en la demanda de bienes duraderos sobrecargó la manufactura china (y de otros países asiáticos) y el envío de contenedores asociado, creando una escasez casi sin precedentes de contenedores y grandes retrasos en la búsqueda de rutas de salida de China (Asia) con exportaciones y de plazas para descargar en los principales puertos de los USA y la UE. La exportación de productos perecederos, como la carne de cerdo, se ha visto afectada. Son habituales los días y las semanas de retraso. Normalmente, se puede pagar una prima para colocar tu contenedor para la salida inmediata, pero las tarifas ya se han triplicado (cuadriplicado desde Asia a la UE) y las “primas” ahora están integradas en los precios actuales.

Justo cuando las cosas podrían haber avanzado hacia una solución, el Canal de Suez quedó bloqueado durante varios días por un gran barco que quedó encallado atravesando todo el canal. Sumemos a este hecho que una o más de las ciudades portuarias exportadoras más grandes de China se encuentra en medio de un importante resurgimiento de Covid, lo que significa que los trabajadores portuarios y exportadores fueron recluidos en casa a pasar la cuarentena. Además de esto, acciones gubernamentales, como los pasaportes de vacunación Covid y otras acciones como el rastreo obligatorio de contactos y las cuarentenas de gente expuesta, crean restricciones emergentes que amenazan con interrumpir aún más las cadenas de suministro, estrangular ciertas demandas que se estaban recuperando y conducir a una posible escasez de alimentos y otros bienes, ya que los camioneros, empleados de tiendas y trabajadores de la industria del procesado pueden verse obligados a confinarse en casa en contra de su voluntad.

Un número significativo de personas en los Estados Unidos nunca optará por vacunarse, quizás entre el 30% y el 40%. Si las aerolíneas, los cruceros y otros proveedores de servicios deciden o se ven obligados a exigir pasaportes de vacunación Covid para viajar, para entrar en restaurantes y tiendas, o para usar taxis o el transporte público, podemos esperar que la demanda que vuelven a tener estos servicios vuelva a caer en picado. Todo esto creará una enorme escasez de mano de obra, aumento de los salarios, interrupciones de la cadena de suministro, escasez de productos e inflación galopante mientras se continúa remodelando las sociedades convirtiéndolas en millones de mini refugios que compran sin contacto directo, y donde se fortalece la entrega a domicilio, que quizás prevalezca a largo plazo.

Hasta ahora, la demanda de alimentos para consumo en el hogar aumentó directamente a medida que cerraron los restaurantes, aunque algunos han cambiado a la entrega a domicilio o a la recogida en los establecimientos de restauración.

En lo que respecta a la carne de cerdo en particular, la enorme demanda de importaciones de China se ha enfriado considerablemente, ya que un subconjunto de los mayores productores chinos han logrado niveles de producción cercanos a la época pre- PPA, pero algunas de las estrategias de construcción y emplazamiento, principalmente para garantizar la bioseguridad, llevan incorporados ciertos problemas que pueden o no hacerse evidentes en los próximos meses y años. El tiempo lo dirá. Aquí estoy hablando de granjas extremadamente grandes situadas en un emplazamiento único que despliegan una especie de estrategia de fortaleza medieval. Históricamente, cuando llegaba el enemigo, todos se trasladaban temporalmente a la fortaleza, detrás de los muros del castillo. Tengamos en cuenta que el enemigo a menudo encuentra formas de atravesar los muros.

En los USA, los costes de construcción se han disparado (recordemos que los proyectos domésticos y el inicio de nuevas viviendas han agotado los suministros de materiales de construcción). Este hecho, unido al temor al PRRS 144, virus emergente y altamente destructivo que puede acabar con la producción de entre 4-7 semanas y que en USA causa mortalidades en cerdas en el rango bajo del 20% en un período muy corto, ha frenado la mayoría de los proyectos de expansión. Esto ha provocado que el precio estadounidense finalmente descienda casi al nivel "normal" en el otoño, pero los costos de alimentación son sustancialmente más altos que en los últimos cinco años. La demanda es constante y la oferta se mantiene justo por debajo de la capacidad total de sacrificio, por lo que se espera que la rentabilidad se mantenga durante los próximos meses. Sin embargo, el coste de la alimentación está aumentando rápidamente y muchos productos de carne de cerdo al por menor son entre un 20% y un 100% más caros. Hasta ahora, esto no está generando un gran problema, ya que hay un ahorro en las salidas a comer (ganancias para el restaurante) que cubre los ingredientes de la comida, pero la comodidad se ha ido con las comidas caseras. Hasta ahora, los aumentos inusuales en los costes y los precios se han calmado un poco y los patrones de precios de la carne de cerdo están volviendo a la normalidad. No se permitan creer que esto está indicando un regreso a tiempos menos turbulentos. Más sobre este tema en próximos artículos.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.