9 comentarios

Lee este artículo en:

Explorando los beneficios de la vacunación en sábana frente a PCV-2 en cerdas

Los pesos medios de los lechones al parto en los 3 grupos de cerdas vacunadas fueron estadísticamente superiores a los de las cerdas no vacunadas.

La vacunación en cerdas frente a Circovirus porcino tipo 2 (PCV-2) ha demostrado ser una medida profiláctica exitosa dirigida a combatir las enfermedades asociadas a esta infección que afectan a su descendencia, existiendo abundante bibliografía al respecto. No obstante, pocos son los estudios publicados que describen los beneficios de la vacunación en la propia cerda como consecuencia de la prevención de la enfermedad reproductiva asociada a PCV-2. Así mismo, la vacunación en sábana de cerdas frente a este agente es una estrategia que puede ser de interés en condiciones de campo, aunque no hay bibliografía existente que describa sus efectos. El hecho de que los problemas reproductivos asociados a PCV-2 dependan del momento de infección del feto durante la gestación (tabla 1), enfatiza la relevancia del estado inmunitario de la cerda durante este periodo. En este escenario, se realizó un estudio dirigido a explorar los beneficios de la vacunación en sábana de la cerda frente a PCV2 en sus parámetros reproductivos y en el estado infeccioso e inmunológico de su descendencia.

Tabla 1. Problemas reproductivos asociados a PCV-2 en función del momento de infección del feto durante la gestación (adaptado de Madson and Opriessnig, 2011).

Momento de infección del feto durante la gestación Consecuencia en parámetros reproductivos
1-35 días Muerte embrionaria
Retornos a estro regulares
Pseudogestación
Camadas pequeñas
35-70 días Fetos momificados
Abortos
70-115 días Fetos momificados
Nacidos muertos
Nacidos débiles
Partos retrasados
Abortos

El estudio se realizó en una granja convencional de 1.200 cerdas ubicada en España, positiva frente a Mycoplasma hyopneumoniae, positiva estable al virus del Síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRS) y negativa al virus de la enfermedad de Aujeszky. En la granja no existía histórico de vacunación frente a PCV-2 en reposición ni en cerdas. La infección por PCV-2 estaba presente en la granja, detectándose en suero de cerdas y en cordones umbilicales. Se incluyeron en el estudio un total de 288 cerdas que se distribuyeron en 4 grupos experimentales balanceados por paridad, niveles de anticuerpos frente a PCV-2 y semana de inseminación: 73 cerdas se vacunaron previamente a la inseminación artificial (pre-IA) con 1 ml i.m. de una vacuna comercial de PCV-2, 72 se vacunaron a media gestación, 73 se vacunaron al final de la gestación y 70 recibieron solución salina para actuar como control negativo del estudio.

Se registraron los parámetros reproductivos y se tomaron muestras de sangre de cordones umbilicales al parto para la detección de PCV-2 en suero y posteriormente se tomó muestra de sangre de 5 lechones de cada cerda al destete con la intención de medir los niveles de anticuerpos frente a PCV-2.

Tabla 2. Resumen de parámetros reproductivos.

Grupo % Momias Peso lechón al nacimiento (promedio±desviación estándar) % cordones umbilicales positivos a PCR -PCV2
V pre-IA 1.1% 1.63±0.39 Kg 4%
V media gestación 1.3% 1.67±0.38 Kg 11%
V final de gestación 1.8% 1.65±0.39 Kg 12%
NV 2.2% 1.59±0.37 Kg 24%
Grupo Nacidos muertos
V pre-IA o media gestación 4.3%
V final de gestación o NV 5.5%

V: Vacuna; NV: Grupo no vacunado

Los resultados (tabla 2) obtenidos mostraron que:

  • Los pesos medios de los lechones al parto en los 3 grupos de cerdas vacunadas fueron estadísticamente superiores a los de las cerdas no vacunadas.
  • El porcentaje de momias tendió a ser inferior en cerdas vacunadas pre-IA que en cerdas no vacunadas.
  • El porcentaje de lechones nacidos muertos tendió a ser inferior en cerdas vacunadas pre-IA o a media gestación al compararlas con las cerdas vacunadas a final de gestación o no vacunadas.
  • Cuanto más próximo al parto tuvo lugar la vacunación de la cerda, superior era el porcentaje de cordones umbilicales positivos a PCV-2, obteniendo el grupo de cerdas no vacunadas el mayor porcentaje de cordones positivos. Este porcentaje fue estadísticamente inferior entre el grupo vacunado pre-IA comparado con el grupo no vacunado, y tendió a ser inferior en el grupo vacunado a media gestación comparado con el grupo no vacunado. Este resultado sugiere que la vacunación podría reducir la transmisión transplacentaria de la infección por PCV-2 de la cerda a los fetos. Además, este efecto es superior cuanto más temprano tiene lugar la vacunación en la gestación.
  • Por último, los niveles de anticuerpos frente a PCV-2 de los lechones al destete procedentes de cerdas vacunadas fueron superiores a los de cerdas no vacunadas. Este resultado junto con el anterior son de especial relevancia para los lechones en crecimiento ya que la vacunación de las cerdas reduce en su descendencia la presión de infección por PCV-2 desde edades muy tempranas (lactación), así como incrementa su inmunidad pasiva.

Estos resultados indican que la vacunación frente a PCV-2 en sábana a cerdas es una herramienta con potencial para la mejora de sus parámetros reproductivos, así como para reducir la transmisión transplacentaria de la infección por PCV-2 a los fetos e incrementar la transmisión de anticuerpos maternales frente a PCV-2 a su descendencia.

Artículos

Secuenciación de PRRSV y su uso en la práctica05-mar-2018 hace 1 años 6 meses 15 días
Puntos clave para la eliminación de M. hyopneumoniae19-feb-2018 hace 1 años 7 meses 1 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
20-feb-2018Gonzalo MGonzalo MMuy interesante articulo. consulta: ¿se midieron los niveles de PCV en los distintos grupos de cerdas?, ¿eran estos equivalentes?
21-feb-2018Sergio LópezSergio LópezMuy buenas Gonzalo, efectivamente se evaluó la viremia por PCV-2 en las cerdas en diferentes puntos de la gestación. No obstante, el porcentaje de cerdas virémicas fue muy bajo (únicamente hubo 3 sueros de cerda positivos entre todos los muestreos y correspondían tanto a cerdas vacunadas como no vacunadas). Así pues, de acuerdo a la información de la que disponemos, podemos decir que eran similares entre grupos y con una prevalencia muy baja. No obstante, a pesar de esta baja detección de cerdas virémicas, pudimos observar cómo el porcentaje de PUCs positivos a PCV-2 era claramente superior en las cerdas no vacunadas.
20-feb-2018AlfredosgoAlfredosgoEstimados, excelente estudio y muy aplicable a condiciones de campo. Las conclusiones son muy interesantes. Se me plantea el interrogante de si sería necesario vacunar a los lechones contra PCV2 durante la lactancia o si sería conveniente retrasar la vacunación dado los mayores niveles de anticierpos en los lechones.
Saludos desde Argentina.
20-feb-2018andreu083andreu083Buen articulo, cuando dicen vacunación en sabana, i comparan los diferentes momentos ideales de vacunación, no queda muy claro si es en sabana o en pre-cubrición? Y si seria conveniente no aplicarlo en lactación? Y en cuando a la interacción con la vacuna a lechones?
21-feb-2018Sergio LópezSergio LópezMuy buenas Andreu, ciertamente en el estudio no se realizó una vacunación en sábana estrictamente. Lo que se hizo fue una aproximación a la misma, aplicando la vacuna en 3 momentos representativos del ciclo reprouductivo de la cerda (pre-cubrición, media gestación y final de gestación) con la intención de evaluar los efectos de la vacuna marcando estos 3 momentos de forma clara dado el limitado número de cerdas que podíamos incluir en el estudio.
Por otro lado, respondiendo a tu pregunta y a la de Alfredosgo sobre la interferencia de la vacunación de la cerda con la del lechón, en principio no debería haber problema si los lechones se vacunan a final de lactación o posteriormente. Como para cualquier vacunación, la cuestión es aplicar la vacuna dentro de la ventana comprendida entre la caída suficiente de anticuerpos maternales y la infección. En este sentido cabe tener en cuenta que siempre habrá subpoblaciones de lechones con títulos de anticuerpos maternales frente a PCV-2 muy elevados o muy bajos debido al nivel de encalostramiento y al título de anticuerpos del calostro, siendo interesante mantener los animales lo menos expuestos a la infección posible y en el mejor estado inmunitario posible. Soy consciente de que dar esta respuesta es sencillo, mientras que llevarlo al terreno buscando el máximo rendimiento posible tiene sus complicaciones y condicionantes. Muy probablemente la misma pauta no sea la más óptima para todas las granjas, así como dentro de una misma granja cada lote de animales puede tener también sus variaciones.
Saludos y gracias por vuestros comentarios!
22-feb-2018andreu083andreu083Hola de nuevo el trabajo me parece magnifico, pero lo del momento de vacunación aún no me queda claro. Entiendo que lo ideal es en post-destete, pero dudo de las consequencias sobre la cubrición. Realmente una sabana total la veo, con toda mi ignorancia, poco recomendable según el estudio, aunque para control de virus seguramente más efectiva. Me gustaria saber como lo recomendarias periodicamente. Imagino que vacunar cerdas en lactación es poco recomendable. Muchas gracias y ya veis que el estudio crea inquetudes.
20-feb-2018Jose CasanovasJose CasanovasYa era hora de empezar a vacunar cerdas. Saludos desde La Franja
22-feb-2018Jose GregorioJose GregorioSaludos Sergio, me gustaria saber si la recomendacion es vacunar en Sábana a un rebaño de reproductoras que nunca hayan sido vacunadas contra PCV2 y que luego se mantenga esta vacunacion de acuerdo al estado fisiológico como antes de I.A. o al inicio de la gestación para obtener esa mejora en los pesos de los lechones al nacer o recomiendas revacunar siempre en sabanas sin importar el estado de gestacion de la hembra. Gracias
24-feb-2018Sergio LópezSergio LópezMuy buenas Andreu083 y Jose Gregorio, hay que tener en cuenta que los resultados mostrados son los correspondientes a la primera vacunación de las cerdas. No disponemos de datos de vacunaciones y gestaciones posteriores, aunque cabría esperar que las vacunaciones posteriores, aplicadas con una frecuencia suficiente (de forma orientativa podríamos hablar de 2-3/año), mantuvieran la inmunidad de las cerdas así como redujera la presión de infección por PCV-2 en la granja, de forma que el efecto del momento de vacunación perdiera cierta relevancia. Quisiera hacer énfasis en que este planteamiento está orientado a la mejora de los parámetros reproductivos de la cerda afectados por PCV-2 y a la reducción de la transmisión transplacentaria del PCV-2 a la descendencia (y por consiguiente, a la reducción de la posterior transmisión de la infección entre los lechones); así pues, este planteamiento de vacunación en sábana no iría orientado a la optimización de la transmisión de la inmunidad maternal a los lechones, entendiéndose que éstos recibirían su dosis vacunal para prevenir la aparición de las enfermedades asociadas a PCV-2 durante su etapa de crecimiento. Dicho esto, la intención de este estudio es aportar información sobre los efectos de una primera vacunación a diferentes momentos de gestación (como ocurriría en una sábana) y entendemos que la decisión sobre la pauta de vacunación se toma en el terreno ya que luego entran en juego otros factores como puede ser la situación epidemiológica de PCV-2 en la granja, la coincidencia con la aplicación de otras vacunas, el manejo, las expectativas, el retorno (ROI) esperado, etc.
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags