Lee este artículo en:

Estrategias alimentarias para afrontar con éxito el destete (2 de 2): la alimentación de los lechones

Qué nutrientes podemos aportar, o reducir, en las dietas de los lechones tanto durante la lactación como tras el destete para mejorar la respuesta inmune y el crecimiento.

En el texto anterior describimos la importancia que la alimentación de las cerdas puede ejercer en un buen arranque de los lechones. En el presente capítulo nos fijamos en la alimentación del lechón, tanto durante la lactación como tras el destete.

Alimentación suplementaria de los lechones durante la lactación

La lactación es de crucial importancia para el correcto crecimiento y desarrollo de los lechones. Durante las primeras horas de vida es fundamental asegurar el consumo de calostro de cada uno de los lechones, como punto de inicio de un buen consumo de leche. En la práctica de la lactación es habitual también familiarizar los lechones al pienso sólido (creep-feed) y al agua. Se trata de una práctica de manejo que permitiría la suplementación con ciertos nutrientes (por ejemplo, nucleótidos y algunos AA) específicos para mejorar su crecimiento.

Creep-Feeding

Creep-feeding (CF) es la introducción de pienso sólido durante la lactación, normalmente a partir del día 7 o 10 de vida, ya que los lechones no muestran interés por consumir pienso antes (Pluske y col., 2003). La función del CF es familiarizar al lechón con el pienso sólido y aportar soporte nutricional a los lechones de camadas grandes (Barnett y col., 1989) y de largas lactaciones, como ocurre con las cerdas hiperprolíficas. El CF tiene que ser un pienso muy apetecible y de fácil digestión, por ello su formulación es compleja y se utilizan ingredientes de alta palatabilidad (Solà-Oriol y Gasa, 2017) combinándolo con diferentes procesos tecnológicos (Solà-Oriol y col., 2007). Los lechones que han consumido CF durante la lactación empiezan a comer antes en la transición (Bruininx y col., 2002), pero solo un 60% de los lechones dentro de la camada consume CF, se conocen como eaters (Barnett y col., 1989; Sulabo y col., 2010). Los eaters de CF tienen un consumo, crecimiento medio diario (Bruininx y col., 2002, 2004; Sulabo y col., 2010) y un peso corporal superior (Kuller y col., 2007; Sulabo y col., 2010) a los lechones no-eaters durante los primeros días post-destete. Para incrementar el consumo del CF se puede hacer con la composición (dietas complejas a base de dextrosa, sacarosa y proteínas de la leche), (Okai y col., 1976), la presentación (que les resulte nuevo y puedan incrementar la exploración), lactación intermitente (separar a los lechones durante 12h al día, la última semana de lactación), (Kuller y col., 2007), o aromas en el CF (aunque algunos estudios han observado que los lechones prefieren el CF sin aroma), (Figueroa y col., 2013; Blavi y col., 2016).

La importancia particular de determinados nutrientes

Los lechones crecen muy rápido, proceso que depende en gran medida de la disponibilidad de DNA, RNA y ATP, cuya síntesis depende los nucleótidos. Por lo que se ha sugerido que los nucleótidos son nutrientes “condicionalmente esenciales” en un destete temprano (Mateo y col., 2004). Recientemente Che y col. (2016) suplementaron con nucleótidos durante la lactación a lechones con retardo del crecimiento y observaron que incrementa las microvellosidades intestinales, la actividad de la lactasa y la maltasa, las concentraciones de leucocitos, IgA, e IL-1β. Es decir, la incorporación de nucleótidos mejoró la utilización de nutrientes, la función intestinal e inmunidad de los lechones.

Otros nutrientes a tener en cuenta son ciertos AA. Por ejemplo, Le Floc’h y col. (2008) observaron que la inflamación aumenta el catabolismo del triptófano (Trp) y, por lo tanto, que su disponibilidad puede verse disminuida para el crecimiento en cerdos. En consecuencia, una suplementación de Trp por encima del requerimiento de crecimiento puede aumentar su disponibilidad para la respuesta inmune y para el crecimiento. El suministro pulsátil de leucina (Leu) se ha documentado como una estrategia eficaz para aumentar el crecimiento magro de los lechones neonatos (Boutry y col., 2016). El ácido glutámico (Glu) y la glutamina (Gln) generalmente no se consideran nutrientes esenciales; sin embargo, la suplementación de L-Gln tanto en lechones lactantes como en destetados ha demostrado mejoras en el crecimiento y en la salud intestinal (He y col., 2016), ya que Gln y Glu modulan positivamente la barrera intestinal y los procesos de digestión y absorción (He y col., 2016; Lin y col., 2014).

Estrategias alimentarias para lechones destetados

En la tabla 1, se presenta de forma resumida diferentes estrategias, que implican variaciones en los niveles de nutrientes o ingredientes, para mejorar los rendimientos productivos, y/o reducir la diarrea en lechones tras el destete.

Estrategia Mecanismo Ejemplos Referencias
Reducir el nivel de proteína en la dieta, incorporando ingredientes de elevada digestibilidad Dietas con altos niveles de PB:

↑ la concentración de metabolitos tóxicos en el lumen:

  • amonio
  • H2S
  • aminas biógenas
↑ el riesgo de diarrea post-destete
1) ↓ la PB (17,3%) en la dieta post-destete (7 o 14 d):
  • ↓ los índices de proteína fermentada
  • ↓ diarrea
  • sin afectar negativ. los rendimientos productivos
Heo y col. (2008)

Heo y col. (2009)
2) ↓↓ la PB (13,5%) y mantener el crecimiento de 10 a 20 kg mientras los requerimientos de AA estén satisfechos (utilización de AA sintéticos) Gloaguen y col. (2014)
Reducir el nivel de Calcio en la dieta Puede deberse a que el CaCO3 tiene una capacidad tampón muy elevada:
  • que ↑ el pH del estómago,
  • y que puede ↓ la digestión de la proteína,
  • promover la formación de complejos Ca-fitato insolubles,
  • ↓ la solubilidad del fitato, o
  • ↓ la actividad de la fitasa.
La formación de complejos Ca-P en el tracto digestivo ↓ la digestibilidad del P
Niveles altos de Ca:
  • ↓ el rendimiento productivo,
  • ↓ la ingestión,
  • ↓ la utilización de P y Zn,
  • calcifican los tejidos blandos,
  • y pueden ↑ la aparición de piedras en los riñones.
NRC (2012)
Rousseau y col. (2012)

González-Vega y col. (2016)

Blavi y col. (2018)
Los rendimientos pueden empeorar más si la dieta es deficiente en P, como resultado de una ratio Ca:P alta. Rousseau y col. (2012)
Tipo de fibra (Fibra dietaria) Polímeros de carbohidratos de 3 o más unidades, que no son digeridos ni absorbidos en el tracto gastro-intestinal. Fibra insoluble:
  • salvado de trigo
  • cascarilla de avena,
  • paja
Puede deberse a:
↓ recuento de E. coli en el intestino,
↑ peso del estómago,
  • ↓ diarrea post-destete
Molist y col. (2009, 2010)
Kim y col. (2005)

Mateos y col. (2007)
  • ↑ rendimientos productivos
Mateos y col. (2007)

Gerritsen y col. (2012)
Fibra soluble:
  • pulpa de remolacha (PR)
  • cascarilla de soja
  • inulina
Resultados inconsistentes:
  • 12% PR: redujo el crecimiento y también la mortalidad
Schiavon y col. (2004)
  • Adición de PR redujo la digestibilidad de la E y Prot, y la ganancia de peso
Wang y col. (2016)
  • 18,5% PR: no afectó el crecimiento
Gill y col. (2000)
Utilizar ingredientes con alta palatabilidad Los cerdos tienen preferencia innata para el dulce o el umami, y rechazan el sabor amargo, el agrio, o los sabores/aromas nuevos. La selección de ingredientes o aditivos con alta palatabilidad para incentivar el consumo de pienso, ayudará a prevenir problemas digestivos relacionados con el destete. Diferentes ingredientes fueron testados vs. una dieta de referencia (60% arroz blanco y 20% harina de soja).

1) Cereales
  • Preferidos: arroz extruido y avena extruida
  • Aversión: avena, trigo, maíz, sorgo, cebada o harina de galleta.
2) Proteína
  • Preferidos: harina de pescado, lupino, harina de soja 44 y leche desnatada.
  • Aversión: proteína de patata, harina de colza, concentrado de proteína de soja, gluten de trigo, o harina de girasol.
3) mayor preferencia a las dietas con pellet que con harina.
Solà-Oriol y col. (2009a, 2009b, 2011)

Por otra parte, la utilización de aditivos está muy presente en las dietas post-destete, con variedad de aditivos y funciones: como por ejemplo los fitobióticos, los ácidos orgánicos, el butirato, los ácidos grasos de cadena media, los pre y probióticos, minerales a niveles terapéuticos, enzimas, etc. Cada uno de ellos con publicaciones científicas que avalan su función y utilidad.

En resumen, es tan importante la alimentación de la cerda como la de los lechones. Se debe de asegurar que los lechones se familiaricen con el pienso sólido antes del destete y de suplementarlos con nutrientes que sean esenciales durante esta etapa. Después del destete se debe controlar el nivel de proteína y calcio, así como la calidad de la proteína, el tipo de fibra y la palatabilidad de los ingredientes.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados