Lee este artículo en:

Estacionalidad en los resultados de las cubriciones: Una revisión

Cada granja debería analizar su histórico de datos para cuantificar el efecto de la estacionalidad en su tasa de partos y su prolificidad.

Es bien sabido que, en mayor o menor medida, la producción porcina tiene un componente estacional, presentando una menor eficiencia en algunas fases, especialmente en gestación, que tienen lugar durante el verano y otoño. Este descenso se relaciona tanto con las temperaturas elevadas como con el fotoperiodo decreciente, y son reminiscencias de la adaptación a las condiciones estacionales del pariente salvaje del cerdo, el jabalí.

A continuación, se va a efectuar una revisión de dicho efecto estacional en las cubriciones, analizando para ello la base de datos de PigCHAMP Pro Europa, con un total de 241 granjas y 290.000 cerdas productivas. Prácticamente todas las granjas están situadas en el Sur de Europa (fundamentalmente España, pero también Portugal e Italia), por tanto con patrones climáticos muy similares. Como unidad temporal se van a usar los trimestres.

Si analizamos la tasa de partos, se observa que el descenso de rendimiento se centra fundamentalmente en las cubriciones del tercer trimestre, es decir, en los meses de verano, con medias de tasas de partos alrededor de 3 puntos porcentuales por debajo del resto de meses. Las cubriciones de otoño tienen resultados muy similares a las de invierno y primavera.

Gráfico 1. Tasa de partos por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 1. Tasa de partos por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

En paralelo a la tasa de partos, la prolificidad, dentro de la tendencia creciente de los últimos años, muestra de nuevo descensos en las cubriciones correspondientes a otoño. Por tanto, la estacionalidad afecta tanto al mantenimiento de la gestación como al total de fetos finalmente implantados a día 35 de gestación.

Gráfico 2. Prolificidad por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 2. Prolificidad por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Sin embargo, a nivel de resultados al parto, la distribución no es tan evidente, la evolución es más irregular, sin un patrón estacional claro. Los nacidos muertos están fundamentalmente influenciados por las condiciones y manejo en el momento del parto y en los momificados no se aprecia ningún efecto evidente de la estacionalidad.

Gráfico 3. Porcentajes de nacidos muertos y momificados por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 3. Porcentajes de nacidos muertos y momificados por trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Desglosando por número de ciclo, se aprecia que:

  • En cuanto a la tasa de partos, no hay diferencias apreciables, en todos los ciclos se produce un descenso en las cubriciones del tercer trimestre.
  • Sin embargo, en la prolificidad se observa que en las cerdas nulíparas no hay descenso de rendimiento en las cubriciones de verano. Por tanto, en las nulíparas el efecto estacional afecta sólo a la tasa de partos, mientras que en las multíparas afecta también a la prolificidad.

Gráfico 4. Tasa de partos por ciclo y trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 4. Tasa de partos por ciclo y trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 5. Prolificidad por ciclo y trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Gráfico 5. Prolificidad por ciclo y trimestres de cubriciones, cubriciones periodo Julio 16-Junio 20.

Focalizándonos en las pérdidas de gestación, a continuación se analizan los distintos tipos de pérdidas: repeticiones, Diagnóstico negativo o vacía, aborto, muerte o venta. El análisis muestra que:

  • La principal causa de la diferencia de rendimiento es el incremento de repeticiones de las cerdas que se cubren durante el verano.
  • En cuanto a los abortos, sí que hay un ligero incremento, aunque no tan importante como se podría pensar a priori, 1.7% frente al 1.3% del mejor trimestre (cubriciones de invierno). Hay que recordar que, a veces, a este efecto estacional se le denomina “síndrome del aborto otoñal”.
  • Los diagnósticos negativos y vacías son ligeramente más altos en el 3er trimestre. Esto se explicaría porque en este periodo tiende a haber más pérdidas de gestación de cerdas que sí que quedaron gestantes durante la inseminación. Algunas de estas pérdidas se detectan al paso del ecógrafo, o poco antes de la entrada en maternidad si ha sido una pérdida tardía. En este segundo grupo también se incluirían cerdas abortadas no detectadas.

Gráfico 6. Distribución y % de pérdidas de gestación por tipo de pérdida, cubriciones periodo Julio 2019-Junio 2020.

Gráfico 6. Distribución y % de pérdidas de gestación por tipo de pérdida, cubriciones periodo Julio 2019-Junio 2020.

Puesto que la principal diferencia se encuentra en las repeticiones, pasamos a desglosarlas. En las cubriciones de verano, el intervalo medio de las repeticiones es mayor, 37.4 días frente a medias por debajo de 36 días en el resto. Este incremento es debido a mayores % de repeticiones acíclicas y tardías, lo que concuerda con lo anteriormente comentado, de un mayor % de pérdidas de gestación de cerdas que quedaron gestantes en la inseminación.

Tabla 1. Distribución e intervalo medio de repeticiones por trimestres, cubriciones periodo Julio 19-Junio 20.

3º 2019 4º 2019 1º 2020 2º 2020
Repetición temprana (%) 3,3 4,3 5,5 4,0
Repetición cíclica (%) 53,7 54,3 55,2 56,1
Repetición acíclica (%) 22,8 21,5 21,6 21,2
Repetición tardía (%) 20,2 19,9 17,7 18,7
Intervalo repeticiones (días) 37,4 36,7 35,0 35,6

Gráfico 7. Distribución e intervalo medio de repeticiones por trimestres, cubriciones periodo Julio 19-Junio 20.

Gráfico 7. Distribución e intervalo medio de repeticiones por trimestres, cubriciones periodo Julio 19-Junio 20.

Como resumen, podemos afirmar que, en los países del Sur de Europa, la estacionalidad está muy ligada a las altas temperaturas, por tanto focalizada en los meses de verano. Las cubriciones de este periodo darán lugar a menos partos y además menos lechones nacidos vivos por parto, lo que se traduce en menos lechones disponibles por banda. Para evitar estas oscilaciones, a nivel de granja se debería, en los meses de verano, incrementar el nº objetivo de cubriciones por banda. El % de este incremento depende mucho de cada caso individual, es decir, cada granja debería analizar su histórico de datos para cuantificar el efecto de la estacionalidad en su producción.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados