Predecir en el nacimiento los lechones con alto riesgo de mortalidad

Miércoles 22 septiembre 2004 (hace 12 años 2 meses 11 días)
El objetivo del presente estudio fue estimar el efecto del orden en el momento del nacimiento, del peso al nacimiento y de la ingesta de inmunoglobulinas sobre la mortalidad de los lechones. Durante el estudio se controlaron los partos de 16 hembras en una granja tradicional danesa. Se pesaron y se numeraron (por orden de nacimiento) todos los lechones en el momento del parto, sin realizar ningún tipo de manipulación (secado o limpieza de las vías respiratorias) extra. A las 12 horas se tomó una muestra de sangre (inmunoglobulinas y un ELISA para detectar la cantidad de calostro ingerido) de todos los lechones y no se reajustó el tamaño de las camadas hasta, por lo menos, 24 horas. Los lechones fueron sometidos a las manipulaciones habituales en la granja (corte de cola y castración de los machos a los 3-4 días post-parto). Se registró la mortalidad hasta el destete, a los 32 días.

Nacieron 14 lechones muertos (6,5%) y 202 vivos, de los que 22 (11%) murieron durante la lactación (3 de ellos en las primeras 12 horas). Sólo murió un lechón en las camadas de 6-12 lechones nacidos vivos (2% de mortalidad). La mortalidad de los lechones con un peso al nacimiento alrededor de 1 kg y nacidos entre el 1 y el 7 fue del 3%. Sólo el 1% de éstos tenía pocas inmunoglobulinas maternales. Los lechones con más de 1 kg, pero nacidos a partir de la séptima posición, tenían una mortalidad del 8%. Los lechones con estas características tenían carencia de inmunoglobulinas maternales en un 8%, aunque la mitad de ellos consiguieron suficiente calostro para sobrevivir. La mortalidad de los lechones de menos de 1kg también era del 8%, si habían nacido entre la primera y la séptima posición, y no presentaron carencia de inmunoglobulinas. Los lechones de menos de 1 kg nacidos a partir de la séptima posición, presentaban una mortalidad del 75% y el 30% tenia pocas inmunoglobulinas. Se observó ingesta deficiente de calostro en un lechón nacido entre el 1-7, y en 10 lechones nacidos después del séptimo lugar. Algunos lechones pequeños que habían nacido en los últimos lugares, aunque tomaron calostro, luego no recibieron suficiente energía de la leche.

Pueden salvarse más lechones asegurando la ingesta de calostro y leche, teniendo en cuenta la posición al ajustar los tamaños de las camadas.

F. Thorup, L. Eriksen, D. Risum. Predicting piglets at birth with a high risk for mortality. Proceedings of the 18th IPVS Congress. 2004. (2):478

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags