Estudio del comportamiento para prevenir las muertes por aplastamiento

Martes 26 junio 2001 (hace 15 años 5 meses 12 días)
El aplastamiento representa alrededor de la mitad del índice de mortalidad en lechones en Estados Unidos que se encuentra entre el 13 al 15%.

La mortalidad global de los lechones cuesta a los productores entre $130 millones y $330 millones cada año, por lo tanto, la pérdida económica debida al aplastamiento es significativa. Los expertos en comportamiento animal, Donald C. Lay y Julie Morrow-Tesch del Agricultural Research Service del USDA, están estudiando el comportamiento de las cerdas en un intento de reducir la mortalidad de los lechones debida al aplastamiento.

Los estudios demuestran que la mayoría de los lechones quedan aplastados durante las primeras 24 horas de vida. Lay observó como la mayoría de cerdas están echadas prácticamente de forma continua durante unas 11 horas y media de las 12 horas post-parto y se preguntó por qué las cerdas se volvieron más inquietas durante las 12 horas siguientes. Al descubrir heridas en la parte trasera y piernas de las cerdas les administró un analgésico y volvieron a descansar plácidamente. Lay culpa al tipo de suelo y tiene la intención de estudiar el diseño de los suelos.

Otra cuestión que se está estudiando es por qué la cerda no parece oír los chillidos de sus propios lechones en el momento de echarse encima. Lay especula que las cerdas pueden estar confundidas ya que oyen los chillidos de las camadas cercanas, o quizás las cerdas son genéticamente insensibles.

Otra observación de Lay es que los lechones, a pesar de la poca visión, encuentran las ubres de sus madres al oler la leche pocos minutos después de nacer. Para atraer a los lechones lejos de sus madres e impedir el aplastamiento, diseñó unas ubres artificiales cubiertas de trapos oliendo a leche. Funcionó para mantener a los lechones fuera de peligro, pero será necesario realizar pruebas a gran escala para comprobar si el método puede reducir las muertes por aplastamiento.

Lay descubrió también que cuando los lechones tienen frío, por debajo de los 30ºC, se acercan más a sus madres buscando el calor, incrementando, por lo tanto, las posibilidades de ser aplastados.

Por otro lado, el uso actual generalizado de jaulas ha reducido las muertes por aplastamiento. Los productores europeos utilizan a menudo una curva de 30 cm que permite que las cerdas se muevan, sin embargo, impide que los lechones salten la barrera antes de cumplir una semana de vida.

Junio 2001/ USDA, Agricultural Research Service

Abstracts

Evaluación de vacunas comerciales contra M. hyo27-jun-2001 hace 15 años 5 meses 11 días
Uso del Kenaf (Hibiscus cannabinus) como control de olores25-jun-2001 hace 15 años 5 meses 13 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags