Lee este artículo en:

Diarreas neonatales: tratamientos

En una serie de 7 artículos hemos abordado la diarrea neonatal con 4 veterinarios de reconocido prestigio desde diversos puntos de vista, infeccioso, nutricional, manejo y ambiente, etc. No podíamos acabar sin tratar específicamente cómo abordar el tratamiento.

El tratamiento de los lechones
Para Vraeghe, suministrar agua con electrolitos a los lechones es la primera medida. Concretamente, cuando la diarrea está causada por un rotavirus, es una medida indispensable para reducir la mortalidad.

En el caso de requerir antibióticos, prefiere administrarlos vía agua de bebida. El agua la administran en platos adicionales. Añade que debe darse 2-3 veces al día, para que el agua se mantenga, fresca y limpia (imagen 1). En los casos de evolución lenta e individuales, administra antibióticos inyectables o por vía oral a los animales enfermos. Por otro lado, en los casos de evolución rápida, inyectan o medican por vía oral la primera vez para poder tratarlos rápidamente. Aunque admite que es muy eficaz, tratan de evitarlo porque implica entrar en los corrales con el riesgo de extender la diarrea mediante el calzado.

Imagen 1. Cuando se usan platos para administrar agua a los lechones, es básico que estos se mantengan limpios y que se añada agua frecuentemente.
Imagen 1. Cuando se usan platos para administrar agua a los lechones, es básico que estos se mantengan limpios y que se añada agua frecuentemente.

Y recuerda que, en caso de aportar leche artificial durante los primeros días, debe retirarse cuando aparece la diarrea, pues sólo agravaría el problema.

Ackerman no coincide en este caso con Vraeghe. Nos cuenta que generalmente no tienen agua disponible en recipientes para los lechones. Algunas personas les dan reemplazantes lácteos o agua en pequeños recipientes, pero muchas veces en su opinión son un reservorio de enfermedades. A veces ponen almidón de patata en recipientes en los corrales de pequeños.

Con respecto a las patologías víricas como el rotavirus, Ackerman comenta que hay infecciones bacterianas secundarias que intentan prevenir por lo que siempre instauran tratamiento antibiótico.

Cantín es contundente, no hay novedades en el tratamiento de la diarrea: el agua con rehidratante y el antibiótico oral o inyectable siguen siendo las mejores medidas. Y no hay que olvidarse de mejorar el confort ambiental, una camada con diarrea va a estar mojada y va a tener frío. El uso frecuente de polvos secantes y añadir papel triturado seco, resultará en mejor condición del lechón para combatir la infección.

En cuanto a la administración de carbón activo en lechones, no lo considera imprescindible, aunque en algunas ocasiones puede ser una ayuda

No olvidar a la cerda
Ackerman recuerda que, antes de instaurar cualquier tratamiento a los lechones, hay que comprobar que el origen no está en la madre o en el ambiente de los lechones. En concreto hay que verificar que está produciendo leche de manera adecuada. En algunos casos es aconsejable suministrar oxitocina para estimular la eyección de leche.

Asegurar el estado de salud de la madre implica ver que la cerda se levanta todos los días, se mueve y defeca, comprobar que no tiene fiebre y si se detecta algún signo de enfermedad tratarlas con el tratamiento correspondiente: antiinflamatorios esteroideos o no esteroideos y antibiótico si es necesario.

Nos cuenta una medida muy efectiva, aunque demasiado poco usada, en su opinión: dejar que la cerda salga del corral y camine un poco por la nave. Admite que es un manejo laborioso y poco común, pero ayuda a la cerda a "activarse" fisiológicamente y puede ser muy útil en algunas ocasiones.

Cantín también le da importancia a tratar a la cerda ya que, cuando la camada tiene un problema, la cerda va a tener otro: el dolor de mamas porque no le van a tetar con la suficiente fuerza y no le van a sacar la leche. El uso de antiinflamatorios en la cerda va a ser importante, e incluso el uso de antibióticos en la cerda, tanto si manifiesta fiebre como si no, debido a que estas cerdas hiperprolíficas, con tantos nacidos, son más propensas a retenciones, partos más distócicos, se manipulan más. El uso de prostaglandinas postparto puede ser aconsejable, depende de la historia de la granja.

Vraeghe cuenta que, en algunos casos que requieren tratamiento antibiótico, prefieren la opción de prevenir la diarrea asegurando una buena salud intestinal de la cerda alrededor del parto, ya que la contaminación microbiana de la sala de partos dependerá en gran parte de lo que la cerda excrete en las heces.

El peligro de los tratamientos preventivos
Guedes y Vraeghe alertan sobre una medida frecuentemente usada, el uso de antibióticos de manera preventiva en los lechones durante los primeros días de vida tiene un impacto negativo en la microbiota en los animales. En la opinión de Guedes la disbacteriosis que se va provocar aumenta mucho la probabilidad de tener problemas causados por Clostridium dificille. Él prefiere usar probióticos para los lechones como medida preventiva.

Tratar a los lechones cuando se presenta una diarrea neonatal mediante atención a su madre, rehidratación de los lechones, antibioterapia y mejora del confort es absolutamente necesario pero, tal como se ha descrito en esta serie de artículos, la mejora real de la diarrea neonatal requiere de un abordaje extenso tal como se muestra en la tabla resumen (tabla 1).

Tabla 1. En este decálogo se presentan sintetizados los puntos de relevancia que cada uno de los especialistas ha desarrollado a lo largo de esta serie de artículos los cuales son de gran importancia para el control de las diarreas neonatales.

1. Diagnóstico adecuado de los agentes implicados.
2. Prevención necesaria mediante el uso de vacunas comerciales, y autovacunas.
3. La exposición oral controlada puede ser necesaria en algunos casos pero debe limitarse a algunas patologías y siempre de manera controlada.
4. La limpieza y desinfección adecuada, y el vacío sanitario entre lotes son protocolos indispensables en el control de la diarrea.
5. La calidad de la alimentación en la fase final de gestación y al inicio de la lactación tiene un impacto en la aparición de diarreas.
6. El manejo de la alimentación, y del agua debe ser revisado también cuando afrontamos estos problemas.
7. Asegurar que los lechones toman suficiente calostro.
8. El ambiente inadecuado, las corrientes de aire, etc. son factores causantes de diarrea.
9. Rehidratación y antibioterapia son los tratamientos más efectivos.
10. No hay que olvidarse de atender a la cerda.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Artículos relacionados