Estrategias nutricionales para afrontar desafíos sanitarios en la industria porcina

X
XLinkedinWhatsAppTelegramTelegram
Es responsabilidad del nutricionista formular las dietas para cerdos en base a una estrategia sanitaria o económica atendiendo las necesidades del mercado.

Escrito por: Juan Miguel Peralvo, PhD, Nutricionista para Sur y Centroamérica en Trouw Nutrition

El manejo sanitario en granja es uno de los pilares importantes para la salud de nuestros lechones/cerdos. Sin embargo, sin una adecuada estrategia nutricional enfocada a mejorar la salud gástrica, incrementar la digestibilidad de nutrientes o fomentar un microbioma sano. No es posible que el máximo potencial genético de nuestros cerdos se exprese. Por tal razón, en este artículo discutiremos sobre las estrategias nutricionales más importantes y económicamente viables disponibles en el toolbox del nutricionista porcino.

¿Es importante saber cuándo invertir?

El costo de producción y alimentación en la industria porcina no es similar en todas las etapas de producción. De hecho, cuando analizamos la distribución de los costos de producción en las fases iniciales el costo de producción en términos de salud y costos de alimentación durante la última década observamos que el costo de producción de los lechones en crecimiento es superior al de los cerdos de engorde (Data Europa), como puede observase en la Figura 1.

Esto no necesariamente significa que criar lechones es costoso, sino que los requerimientos sanitarios (vacunación + uso de antibióticos) y nutricionales (mayor requerimiento de amino ácidos + una alta digestibilidad de materias primas) son superiores en las fases iniciales versus las fases de engorde. Por otro lado, esto también nos indica que una inversión adecuada en las etapas iniciales tiene un efecto importante en la reducción de los costos totales de producción al incrementar la productividad del engorde. Blavi y colaboradores (2021) reportaron que existe una correlación significativa (Spearman) en las estrategias tempranas enfocadas en salud y nutrición con el peso final de los cerdos al sacrificio (aproximadamente 105 kg), Figura 2.

Acidificantes orgánicos promueven una mejor salud gástrica                    

Dentro del abanico de posibilidad disponible para promover la salud gástrica, los ácidos orgánicos se han posicionado como la alternativa más efectiva y rentable a nivel mundial al promover el desarrollo de bacterias beneficiosas como los Lactobacilus y limitar el crecimiento de agentes patógenos como los coliformes (Kiarie et al., 2011; Kiarie et al., 2013), Tabla 1 y Figura 3. La efectividad de los ácidos orgánicos es incrementada al actuar en conjunción con los ácidos grasos de cadena corta y medias (MCFA + SCFA), lo que les permite incrementar su acción bactericida y actuar sobre una mayor población bacteriana.

Otra característica importante es acidificar el medio ambiente gástrico y de esta manera contribuir a una mejor actividad de las enzimas ácido-dependientes como es el caso de la proteasa gástrica pepsina, con una pH ideal de actividad de 2.5 (Campos and Sancho 2003). En conjunto, estas características han permitido a los ácidos orgánicos + MCFA no solo al sustituir a los antibióticos sino también al mejorar los índices productivos en toda la cadena de producción porcina: Sitio 1 – 2 y 3. producción (Baustadt, 1993; Meyer et al., 2006). Sin embargo, el mayor potencial de acción se ha evaluado en los lechones en crecimiento entre las 3 o 4 semanas. Debido a la susceptibilidad innata de los lechones en la secreción de ácido clorhídrico y disponibilidad de enzimas gástricas (Lückstädt, 2009).

Estudios en condiciones comerciales por parte del centro de investigaciones porcinas de Trouw Nutrition han demostrado que acidificar el agua de bebida en los cerdos destetados tiene un efecto positivo sobre la productividad y prevalencia de la diarrea post destete. Ácidos orgánicos: dosis (2 ltr/1000) desde día 23 de vida al destete hasta día 51 (4 semanas), Figura 4.

Minerales traza como promotores del crecimiento y reguladores de la microbiota gástrica

Los micro minerales o minerales traza como el Cu, Zn, Se, I y Mn cumplen funciones biológicas del crecimiento, reproducción y funcionabilidad del sistema inmunológico (Menegat et al., 2019), Tabla 2. Sin embargo, en dosificaciones superiores al valor nutricional-fisiológico estos también pueden contribuir como promotores del crecimiento.

Uno de los minerales con mayor potencial en la nutrición porcina es el Cu. Valores de inclusión en formulación de entre 125 y 250 ppm se han utilizado en las dietas de cerdos para mejorar consistencia fecal en lechones de destete y mejorar el crecimiento desempeño tanto en destete como en cerdos de crecimiento y engorde (Bikker et al., 2016; Coble et al., 2017). La fuente más utilizada de Cu es el sulfato de cobre (CuSO4) (Cromwell et al., 1998). Sin embargo, el Cu en forma de cloruro de cobre tribásico (TBCC - Intellibond C) ha reportado un mayor potencial y efectividad para mejorar los índices productivos de los cerdos en crecimiento y engorde (Cromwell et al., 1998; Coble et al.,2017), Figura 5.

De manera similar al potencial de los ácidos orgánicos de regular la microbiota, el cloruro de cobre tribásico de Cobre en dosis promotora del crecimiento reduce el número de unidades formadoras de colonias en el tracto digestivo en base a pruebas in vitro, Figura 6.

Siempre formular en base a una estrategia

Existe la creencia que el objetivo de todo nutricionista es producir el mayor crecimiento fisiológicamente posible al menor costo por kg producido. Sin embargo, el verdadero rol de nutricionista es formular en base a las necesidades específicas de cada granja o sistema productivo. Esto quiere decir que, la formulación debe atender una estrategia puntual. Por ejemplo, enfocada a reducir el uso de antibióticos promoviendo un nivel mayor de salud de nuestros lechones sin priorizar el costo por kg producido (Concepto “Vital Start” por sus siglas en inglés). Mientras que, en otros casos, la formulación puede estar enfocada a reducir los costos de producción (Concepto “Efficient start” por sus siglas en inglés) sin necesariamente priorizar la reducción de antibióticos.  Cualquiera que fuese el caso, el nutricionista siempre formula enfocado a promover mayores niveles de salud sea para dietas pre-iniciales, iniciales o de engorde.

Conclusiones

En la actualidad existen aditivos (herramientas) nutricionales que nos permiten incrementar la salud animal y mejor el nivel productivo de la industria porcina a través de promover una microbiota sana y contribuir con los procesos digestivos. Lo importante, sin embargo, la experiencia del nutricionista y del productor para utilizarlas de manera efectiva y medir su efecto en las condiciones locales de producción. Finalmente, es responsabilidad del nutricionista formular las dietas para cerdos en base a una estrategia sanitaria o económica atendiendo las necesidades del mercado.

                                                                        

 

X
XLinkedinWhatsAppTelegramTelegram
me gustacomentaMis favoritos

Bienvenido a 3tres3

Conecta, comparte y relaciónate con la mayor comunidad de profesionales del sector porcino.

¡Ya somos 142980 Usuarios!

Regístrate¿Ya eres miembro?
Cuentas recomendadas
Gemma  Ticó Gil
Veterinario - España
Xavier  Salamó
Agrónomo/Zootécnico - España
AgroVision

AgroVision

Empresa - España
Hypor España

Hypor España

Empresa - España