Elanco Spain S.L.U.

Teléfono:648204044

País:España

SeguidoresSiguiendo315138

La importancia del confort térmico del lechón

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Enric Marco (Marcovet Grup) nos da las claves para lograr unas condiciones ambientales óptimas.

Muchos agentes del sector porcino han puesto la mirada en las fábricas de piensos buscando la alternativa perfecta al óxido de zinc pero, como ya te habrás dado cuenta en anteriores entregas, no existe una solución “mágica” que cubra toda la casuística.

Como experto en asesoramiento para empresas del sector porcino dentro del grupo de trabajo “Sumando esfuerzos”, Enric Marco (Marcovet Grup) nos da las claves para lograr unas condiciones ambientales óptimas.

Para reducir los tiempos de ayuno debemos respetar el confort del lechón y esto se logra de forma multifactorial: la temperatura no lo es todo…

Los puntos críticos a tener en cuenta a la hora de lograr un ambiente adecuado en las salas de transición son: 

  • Temperatura.
  • Corrientes de aire.
  • Humedad.

La temperatura per se no da confort 

El primer punto a evitar es la sensación de frío del lechón, pero sin importar lo que marque el termómetro de la sala. A veces la temperatura es la correcta y, aun así, los lechones se apilan porque hay corrientes de aire. 

Los lechones son muy sensibles al frío y la razón es que durante las horas siguientes al destete su ingestión de alimento se reduce. No podemos olvidar que los lechones destetados proceden de la fase anterior (la fase de lactación), donde su alimentación era líquida, regular (marcada por la cerda) y caliente. Ahora su alimentación pasará a ser seca, dependerá solo de él y deberá combinar la ingestión de pienso con la de agua (fría) que deberá tomar de una tolva y un bebedero frecuentemente distintos a los que tenía en la fase previa. 

En el caso de la temperatura, ambos extremos son malos y conllevan problemas para los animales. Ya hemos dicho que si sienten frío se van a mover menos y por lo tanto su actividad exploratoria se reduce, reduciéndose las visitas al comedero y por lo tanto las probabilidades de comer, pero cuando el ambiente es demasiado caliente, el lechón tampoco se va a mover ya que el movimiento genera más calor y de ahí que se reduzca la ingestión de alimento.

 

Si quieres seguir aprendiendo sobre condiciones ambientales y confort térmico, haz clic aquí para leer el artículo completo.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
me gustacomentaMis favoritos