Biochem Zusatzstoffe Handels- und Produktionsges.

Teléfono:+34 606 653 877

País:Alemania

SeguidoresSiguiendo1229
Biochem Zusatzstoffe Handels- und Produktionsges. ha hecho una publicación
08-abr-2021 (hace 3 meses 15 días)

Betaína: un aditivo para piensos a menudo subestimado

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
La betaína es un aditivo a menudo subestimado. Sin embargo, está llena de propiedades útiles para mejorar el rendimiento y la salud de los animales.

La betaína (trimetilglicina) se suele considerar como un donante de grupo metilo alternativo para sustituir al cloruro de colina, como una posibilidad de reducir la metionina y como un fuerte osmolito para favorecer la osmorregulación intestinal. Para comprender todo el potencial de la betaína, podría ser útil un examen más detallado de los diferentes niveles de digestión y metabolismo:

  • A nivel intestinal, la betaína ayuda a los enterocitos en su osmorregulación para ahorrar energía y asegurar la absorción de nutrientes, así como el equilibrio hídrico y mineral en situaciones de estrés.
  • A nivel metabólico, la betaína mejora la disponibilidad de grupos metilo para eliminar las limitaciones en el proceso de transmetilación y maximizar la capacidad de respuesta de los animales a cualquier tipo de estrés.
  • A nivel nutricional, la betaína aumenta el suministro de glicina para salvaguardar la calidad de la canal y evitar las restricciones de crecimiento causadas por las dietas bajas en proteínas que limitan la disponibilidad de glicina.

Diferentes fuentes y formas de betaína disponibles en el mercado

La betaína se obtuvo por primera vez en la remolacha azucarera y esta fuente sigue desempeñando un papel importante en el mercado. Es la única fuente de betaína permitida en la producción de piensos orgánicos. La betaína natural abre una gran oportunidad para mejorar el valor nutricional de los piensos orgánicos, ya que muchos aditivos sintéticos para piensos no pueden utilizarse. Está disponible como producto líquido y cristalino. La betaína derivada de la remolacha azucarera tiene un menor riesgo de contaminación en comparación con los productos sintéticos, lo que hace que su uso sea interesante para todos los productores de piensos, especialmente teniendo en cuenta su imagen positiva como producto natural.

En todos los organismos en los que se encuentra la betaína, está presente como molécula bipolar y en los piensos esta forma se clasifica como betaína anhidra. Además de la betaína natural, también existen productos sintéticos en forma de betaína anhidra. La producción sintética comienza con una reacción de trimetilamina y ácido cloroacético y, por tanto, la betaína sintética está disponible además como clorhidrato de betaína (betaína-HCl). La betaína-HCl se utiliza a menudo en premezclas, ya que es menos higroscópica en comparación con los productos en polvo anhidros, pero esta fuerte atracción de agua es un buen indicador del fuerte poder osmótico de la betaína anhidra.

Efectos de la betaína como osmolito a nivel intestinal

Tras la absorción intestinal, los enterocitos son capaces de acumular betaína y utilizar su poder osmótico para mantener su osmorregulación. Esto reduce la demanda de la actividad de la bomba de iones que consume energía y ayuda a las células a mantener su función también durante los períodos de estrés.

Los factores de estrés pueden ser las condiciones climáticas (índice de temperatura-humedad elevado), en las que la betaína anhidra tiene un efecto beneficioso al equilibrio hídrico y electrolítico. Consumir menos energía para la osmorregulación significa en esa situación particular evitar la producción adicional de calor metabólico y la reducción involuntaria de la ingesta de alimento asociada.

Durante otros desafíos para los enterocitos intestinales, como las infecciones por coccidiosis o las situaciones de diarrea, la betaína ayuda a las células a mantener su función normal. Esto ayuda a mejora la integridad intestinal y reduce el impacto negativo de estas enfermedades en el rendimiento y el bienestar de los animales. Todo este apoyo a la osmorregulación intestinal se basa en la presencia de betaína y, por tanto, también está disponible para el metabolismo con un ligero retraso.

Efectos de la betaína como donante de grupos metilo a nivel metabólico

Los grupos metílicos son moléculas no independientes; como grupo de un carbono (CH3) siempre forman parte de compuestos más grandes. La transmetilación es un proceso central en la síntesis endógena de sustancias vitales. En la vía de la metilación, la metionina desempeña un papel central, ya que dona los grupos metilo como S-adenosilmetionina (SAM) y se convierte en homocisteína. Para evitar la acumulación de la homocisteína citotóxica, ésta puede transformarse irreversiblemente en cisteína o remetilarse a metionina, si se dispone de un donante de grupos metilo. La betaína aporta este grupo metilo a través de la enzima BHMT (betaína-homocisteína-metiltransferasa). Un nivel elevado de betaína puede aumentar directamente la transmetilación, ya que ésta es la vía principal de la betaína en el metabolismo. Por el contrario, la colina tiene otras funciones básicas y antes de actuar como donante de grupos metilo tiene que someterse a una oxidación de dos pasos. Por esta razón, la colina tiene una menor eficacia en el aumento de la disponibilidad de grupos metilo.

Los siguientes procesos requieren grupos metilo:

  • Síntesis de ADN/RNS y regulación de la activación de genes por metilación
  • Síntesis de proteínas y reparación de tejidos
  • Desintoxicación y funciones inmunitarias
  • Síntesis de adrenalina, carnitina y creatina
  • Síntesis de fosfatidilcolina (lecitina)

La demanda de transmetilación es variable y a menudo se subestima. Las dietas de las aves suelen tener un abundante margen de seguridad de metionina para evitar la disminución del rendimiento en caso de una mayor necesidad de grupos metilo. La betaína puede asumir esta función y ser una especie de reserva de seguridad.

Efectos de la betaína como precursor de la glicina a nivel nutricional

Después de entregar el primer grupo metilo, la dimetilglicina y la monometilglicina transferirán los otros grupos metilo al ciclo del THF (tetrahidrofolato). Finalmente, la betaína termina como glicina y aumenta la disponibilidad de la glicina + serina. Estos aminoácidos son intercambiables y no esenciales, pero hay muchas evidencias de que pueden ser limitantes en animales de alta productividad alimentados con dietas bajas en proteína cruda. La glicina es necesaria para la síntesis de ácido biliar, queratina y ácido úrico. También forma parte del antioxidante endógeno glutatión. Una de las funciones de la serina es la participación en la transformación de la homocisteína en cisteína, un vínculo directo con el ciclo de metilación.

Respuesta de los animales a los suplementos de betaína

El uso de una alta dosis de betaína, preferiblemente en forma anhidra, tiene la capacidad de favorecer la productividad de los animales de diferentes maneras. Muchos clientes satisfechos y varios ensayos en granjas nos dan la seguridad de que la betaína mejora la integridad intestinal y optimiza la disponibilidad de nutrientes. Los animales responden con un mayor rendimiento, una mejor calidad de las canales y una menor mortalidad. A menudo también se han observado efectos positivos donde no se esperaban, lo que es un indicador de que la betaína compensa los desequilibrios y ayuda a mantener el rendimiento en situaciones de estrés.

Para saber más sobre la betaína y su uso en la nutrición animal, visite nuestra página web o contacte directamente con nuestro jefe de producto.

Dr. Bernhard Landwehrlandwehr@biochem.net

www.biochem.net

 

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
1 me gustacomenta