BASF Española S.L

Teléfono:

País:España

SeguidoresSiguiendo2821

CAPÍTULO 1- CONSEJOS BASF PARA EL CONTROL DE ROEDORES - CONSEJO 11

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook

SERIE BASF RECOMIENDA

CAPÍTULO 1- CONSEJOS BASF PARA EL CONTROL DE ROEDORES

Consejo 11: Conoce las fases del protocolo para el control de roedores

 

1- Preparación de los portacebos

  •  Colocar los portacebos sin cebo en los puntos correctos. No cambiarlas de sitio
  •  Al acabar el tratamiento, dejarlos en el mismo lugar, a punto y preparados para cuando los vuelva a necesitar
  •  La ventaja de prepararlos es que el cebo no está en el entorno durante más tiempo del necesario
  •  Comenzar con el plan de cebado cuando los roedores hayan perdido el miedo a ellos

2- Ubicación eficaz de los puntos de cebo.

  •  Inspección cuidadosa del lugar para determinar la ubicación correcta
  •  Las ratas suelen desplazarse por los mismos caminos que han utilizado previamente
  • Importante colocar el cebo a lo largo del camino antes de que encuentren otras fuentes de alimentación
  •  Criaturas de hábitos y rutinas
  •  Rasgo de supervivencia

3- Colocar suficientes puntos de cebo.

Los roedores pueden pasar por varios puntos de cebo hasta llegar a su fuente de alimentación preferida

  • No asumir que un punto de cebado junto a una madriguera/nido signifique que los roedores vayan a alimentarse en este punto.
  • Los ratones visitan sus fuentes de alimentación esporádicamente y les gusta acudir a varios puntos de cebado en una noche para alimentarse.
  • Tanto las ratas como los ratones, deben disponer de suficientes puntos de cebado para que puedan comportarse de forma natural y optimizar el control.

4- Realizar un seguimiento de la actividad junto a los portacebos antes de colocar el primer cebo

  • Colocar arena o polvo de seguimiento dentro de la caja portacebos.
    • Podrá detectar las huellas de los roedores que hayan entrado en la caja
    • En el exterior, mirar si hay huellas de barro en su interior.
    • Comprobar muestras de actividad mínimo una vez/semana.
  • Pueden utilizarse cebos de monitoreo para registrar cuándo las ratas y los ratones se encuentran cómodos comiendo dentro de la caja.
    • Cebos comerciales
    • Alimentos disponibles (pienso para cerdos en una granja).
    • Revisar consumo mínimo una vez/ semana.
  • Cuando los roedores empiezan a entrar en los portacebos, significa que ya están acostumbrados y es el momento de colocar el cebo. 

5- Elección del cebo

  • Es importante utilizar el cebo más apetecible, para que los roedores lo acepten rápidamente como fuente de alimentación.
    • Cuanto más rápido el roedor acepte el cebo como fuente de alimentación, más deprisa empezará a ingerirlo y más rápido se conseguirá el control.
  • Es posible que se produzca una reacción neofóbica ante el cebo.
    • Cuanto más fácil sea para el roedor identificar el cebo como fuente de alimentación, más improbable es que esto ocurra. Por ello, los cebos con un alto porcentaje de ingredientes de comida natural constituyen los productos ideales.
  • Será necesario fijar el cebo, y entonces conviene usar o bien un cebo de bloque blando o un cebo en bloque parafinado.

CONCLUSIONES:

  1.  La conducta de los roedores es compleja y existen numerosos factores que influyen en el éxito y en el tiempo necesario del programa de control. Conocer esta conducta es una de las herramientas más importantes de cualquier controlador de plagas
  2. Para un control eficaz y rápido de roedores, hay que incluir en el programa de cebado determinadas medidas que minimicen las consecuencias de la conducta neofóbica.

 

 

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
1 me gustacomenta