Osteomielitis y artritis exudativa crónica

A partir de las primeras bandas de lechones se observa la aparición de cojeras en los lechones destetados varios días tras el destete.

Miércoles 30 noviembre 2005 (hace 11 años 8 días)

Datos de la explotación

El presente caso clínico apareció en una explotación francesa de ciclo cerrado con 400 madres situada en una zona de baja densidad porcina (la explotación más cercana se encuentra a 10 km).

Manejo: 3 semanas, destete a los 28 días, 7 bandas, 52 partos por banda.
Reproducción: mediante inseminación artificial (el semen de verraco Pietrain se compra fuera de la explotación).
Alimentación: se fabrica en la propia explotación.
Organigrama de la explotación:

Q= cuarentena
G= gestantes
M= maternidad
E= enfermería
T= transición
Engr= engorde

Genética: debido a varios problemas sanitarios el ganadero decide reemplazar a todas las cerdas reformando todas las bandas de cerdas al destete e introduciendo bandas completas de primerizas indemnes a PRRS, actinobacilosis y micoplasmosis sin interrumpir la producción.

Bioseguridad: en destete y engorde se toman estrictas medidas de bioseguridad entre los animales viejos y los nuevos.

Plan vacunal:

Primerizas
Parvovirus
Mal Rojo
PRRS
Colobacilosis (con dosis de recuerdo en gestantes)
Micoplasmosis
Actinobacilosis (sólo en cuarentena)
Lechones
Micoplasmosis (en madres)
PRRS (a las 7 semanas de vida)

Datos reproductivos: los resultados reproductivos y de destete en las primeras bandas de primerizas son satisfactorios (90 % de fertilidad y 10,1 destetados por camada).

Aparición del caso y primera visita

A partir de las primeras bandas de lechones se observa la aparición de cojeras en los lechones destetados varios días tras el destete. En los lechones procedentes del hato viejo no existía esta patología. Se administra amoxicilina mediante inyección pero no se observa ningún efecto.

Durante la visita del veterinario se inspeccionan las maternidades y el post-destete:

Maternidad

Todas las cerdas han sido reemplazadas y sólo hay primerizas. No se observa ninguna cojera ni ningún tipo de problema reproductivo o respiratorio.

Sí se observan en maternidad problemas de agresividad de las cerdas hacia sus lechones en el parto, en algunos casos las cerdas matan a los lechones.

En los lechones no se observan problemas ni de diarreas ni de cojeras. El aspecto en el momento del destete es bueno y tienen un peso medio de aproximadamente 8,5 kg. El manejo de los lechones consiste en el descolmillado con alicates de corte, inyección con hierro a los dos días de vida e inyección con amoxicilina para prevenir diarreas y artritis. Además, en los nidos se esparce un polvo secante no desinfectante.

Post-destete

El día después del destete aparecen los problemas de cojeras. Un 8 % de los lechones están afectados. Estas cojeras se observan principalmente a nivel de hombro, así como a nivel de la cadera. A menudo afecta a lechones con buen aspecto corporal, el dolor es intenso y el lechón no apoya la pata en el suelo. Por contra, no se observa fiebre.

Los tratamientos antibióticos con amoxicilina no dan lugar a ninguna respuesta, además, el ganadero cree que las inyecciones agravan el estado de los animales (quizás a causa del manejo durante el proceso).

En la mayoría de casos el ganadero termina sacrificando a los lechones, lo que da lugar a un índice de pérdidas del 5% por banda.

No se observa ningún otro problema en destete (diarreas, tos, estornudos...). El índice de crecimiento en destete es superior a los 530 g/d (100 g más que los obtenidos en los lechones procedentes del antiguo hato de reproductoras).

La banda analizada se encuentra alojada en una nave de destete vieja sobre slat de hormigón.

Se decide enviar a analizar al laboratorio a dos lechones no tratados y se prescribe un tratamiento a base de ceftiofur y lincomicina junto con un antiinflamatorio, precisando que deberá realizarse lo antes posible.

A la espera de los resultados son varias las preguntas que el veterinario se hace:

¿Cuáles son las posibles causas de las cojeras:

- Fracturas o luxaciones tras el desplazamiento de los animales entre maternidad y destete?
- Artritis resistente a la amoxicilina?
- Problemas de crecimiento óseo que dan lugar a dolor?

¿Porqué esta patología aparece en los lechones procedentes de la nueva genética?

Resultados de los análisis

Autopsias

Los dos lechones presentan cojeras en las extremidades anteriores.

La articulación húmero-escapular presenta pocos signos de artritis, el líquido sinovial se encuentra prácticamente normal; presencia de un ligero depósito amarillento a nivel de la epífisis humeral. Se toma muestra del líquido sinovial para realizar un análisis bacteriológico.

El examen comparativo de los dos húmeros derecho e izquierdo mostró un alargamiento del húmero con presencia de un tejido cartilaginoso alrededor de la extremidad distal. Se decidió realizar una radiografía y se observó la ausencia de fracturas. Sin embargo, la radiografía mostró una opacidad ósea anormal, como si existiera un problema de mineralización.

Bacteriología

Se aisló Staphylococcus aureus de la articulación húmero-radial de los dos animales analizados y de la articulación tibiotarsiana en uno de ellos.

Antibiograma de Staphylococcus aureus

Aminosidos Gentamicina Resistente
Espectinomicina Resistente
Apramicina Sensible
Neomicina Sensible
Beta-lactámicos
Amoxicilina Intermedia
Cefalosporinas Ceftiofur Sensible
Quinolonas Ácido oxolínico Sensible
Flumequina Sensible
Enrofloxacina Sensible
Polipéptidos Colistina Resistente
Sulfamidas y asociación Trimetoprim Sensible
Trimetoprim sulfa T Sensible
Tetraciclinas Oxitetraciclina Resistente
Doxiciclina Resistente

Interpretación de los resultados

Teniendo en cuenta estos resultados, el veterinario se hizo varias preguntas:

¿Se trata de una artritis? Pero entonces, ¿cómo explicar la leve inflamación a nivel de las articulaciones aun cuando las cojeras son intensas?

¿Cómo se explica la débil opacidad del húmero?

¿Se trata de una fractura? La radiografía indica lo contrario, sin embargo, esta hipótesis permite explicar la aparición brutal tras el destete, la intensidad de las cojeras y el fracaso de los tratamientos antibióticos.

¿Se trata de un problema metabólico debido a un rápido crecimiento de los lechones (un problema de mineralización de los huesos)?

Para poder responder a todas estas preguntas el veterinario pidió una histología de los húmeros.

Diagnóstico, medidas tomadas y evolución del caso

Diagnóstico

Los resultados del examen histológico realizado en los húmeros concluyen que se trata de una osteomielitis y artritis exudativa crónica, fibrinoleucocitaria con sinovitis crónica hiperplásica y secuestro óseo en presencia de Staphylococcus aureus.

Medidas tomadas

Teniendo en cuenta que el origen del problema se encuentra probablemente en las maternidades se decide incidir en esta fase mediante:

• Reemplazo de los alicates de corte para descolmillado por una muela electrónica.

• Reemplazo de la inyección con hierro por un aporte de hierro vía oral durante 5 días.

• Refuerzo de la desinfección mediante esparcido de talco desinfectante en los nidos durante los dos primeros días.

• Observación minuciosa de los lechones en el destete e intervención inmediata en caso de cojeras mediante un antibiótico a base de ceftiofur.

Evolución del caso

Las medidas tomadas permitieron reducir la incidencia de cojeras. Los tratamientos a base de ceftiofur dieron buenos resultados siempre y cuando el productor intervinera rápidamente. La vigilancia y detección rápida de los animales enfermos fue esencial.

En las siguientes bandas el productor tuvo aún algunos problemas con dos o tres lechones.

Aunque aún no han nacido los lechones del segundo parto, se espera que la inmunidad mejore la calidad del calostro y reduzca la incidencia de cojeras.

Comentarios

El presente caso apareció en una explotación francesa de ciclo cerrado con 400 madres. La parición de varios problemas sanitarios hizo que el ganadero decidiera renovar todo el hato reproductivo reformando todas las bandas de cerdas al destet e introduciendo, sin interrupción de la producción, bandas completas de primerizas indemnes para PRRS, Actinobacillus y Micoplasma.

Las intensas cojeras observadas en los lechones inmediatamente después del destete se debieron a osteomielitis con artritis exudativa crónica en presencia de Staphylococcus aureus.

El caso presenta varios aspectos interesantes a subrayar:

Un contexto particular:

El reemplazo de todas las cerdas por bandas completas de primerizas sin interrupción de la producción.

Un diagnóstico coherente con la clínica y las lesiones:

Las intensas cojeras observadas en los lechones inmediatamente después del destete fueron debidas a osteomielitis con artritis exudativa crónica en presencia de Staphylococcus aureus.Lo interesante de este caso es la diferencia entre la clínica observada en la explotación con animales enfermos que no apoyan sus patas en el suelo y las lesiones observadas en el laboratorio con pocas lesiones de artritis. Además, la débil respuesta a la antibioterapia hizo pensar en algún problema de fracturas. Los resultados de la radiografía permitieron descartar definitivamente esta hipótesis. En este punto el veterinario vuelve a encontrarse en el punto de partida: ¿cómo explicar las cojeras y la falta de lesiones?. La respuesta del examen histiológico es clara y aporta un elemento decisivo al diagnóstico: la osteomielitis.

Considerando la información clínica y laboratorial se llega a un diagnóstico que explica el conjunto del cuadro clínico:

• Aparición de las cojeras tras el desplazamiento de los animales entre maternidad y destete.

• Cojeras intensas.

• Baja respuesta a la antibioterapia.

• Radiografía anormal y crecimiento óseo modificado tras la inflamación del hueso.

Una ausencia de contaminación de las primerizas con el microbismo de la explotación:

Para no contaminar a las primerizas con el virus del PRRS el ganadero las mantuvo apartadas de las cerdas tanto durante la cuarentena como en gestación mediante unas estrictas medidas de bioseguridad (zona de cuarentena apartada de la explotación, ningún contacto ni con las cerdas ni con los verracos, ausencia de contaminación con excrementos u otros) así como un manejo especial (utilización de ropa, botas y guantes específicos así como pediluvios). Además, el cuidado de las primerizas era el primer trabajo que se realizaba durante el día y el material de inyección utilizado para las primerizas también era exclusivo.

Se podría pensar que la falta de contacto entre el hato reproductivo viejo y el nuevo es la causa del problema debido a una falta de inmunización de las primerizas.

Creemos que este tipo de dificultades parece formar parte de los riesgos que deben tomarse cuando se decide sanear una explotación y no debe poner en entredicho esta decisión.

La ayuda del laboratorio:

Esta caso pone de manifiesto la importancia de los análisis que se realizan. En este caso concreto la decisión de realizar una histología permitió esclarecer cual era el diagnóstico.

Artículos relacionados

El caso clínico del mundo

Un caso de PRRS con complicaciones por Haemophilus parasuis07-nov-2005 hace 11 años 1 meses 1 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags