Lee este artículo en:

Aumento repentino de los lechones mortinatos y de la mortalidad neonatal

El tamaño de la camada en el último y penúltimo lote se ha visto significativamente reducido y los lechones son poco homogéneos en peso, condición y viabilidad.

Antecedentes

El propietario de la granja reporta un incremento evidente de la mortalidad en lactantes en el último y penúltimo lote. De hecho el último lote mostró, además, un número mayor de lechones nacidos muertos.

Lechones nacidos muertos

Las características de la granja son:

  • La granja está situada en Alemania
  • Número de cerdas: 250
  • Número de destetados por cerda y año: 26,4 (lactación de 24 días)
  • Se trata de un productor de lechones, que los vende a las 10 semanas
  • Las cerdas y los lechones destetados están en naves separadas, aunque en la misma localización
  • Funciona por lotes cada dos semanas
  • Las naves de maternidad y de destete siguen una política de todo dentro todo fuera; el centro de inseminación y las unidades de gestación tienen flujo continuo.
  • Siempre se utiliza el mismo multiplicador para la reposición; entran 25 nulíparas, cuatro veces al año
  • La aclimatación de las nulíparas se produce en una nave separada durante ocho semanas con un periodo de diez días de contacto directo con cerdas de desvieje.
  • Alimentación: se utilizan dos piensos compuestos comerciales (para cerdas lactantes y no lactantes) de un conocido fabricante de piensos.
  • El protocolo de vacunación de cerdas/nulíparas durante los últimos cinco años:
    • Vacunación de todas las cerdas contra:
      • Parvovirus y erisipelas (vacuna muerta) en los meses 4, 8, 12
      • Gripe (vacuna muerta contra los subtipos H1N1, H1N2, H3N2) en los meses 3, 7, 11
      • PRRS (vacuna atenuada) en los meses 2, 6, 10
    • Nulíparas vacunadas durante el periodo de aclimatación (8 semanas) contra:
      • Parvovirus y erisipelas (vacuna muerta) en la semana 2 y 6
      • Gripe (vacuna muerta contra los subtipos H1N1, H1N2, H3N2) en las semanas 3 y 7
      • PRRS (vacuna atenuada) en semana 1
    • Las cerdas gestantes son vacunadas contra:
      • E. coli (vacuna muerta) 3 semanas antes del parto
    • Las primerizas gestantes son vacunadas contra
      • E. coli (vacuna muerta) 6 y 3 semanas antes del parto

Signos clínicos y datos reproductivos

Se examinaron las cerdas cuando todo el lote actual ya había parido y los lechones tenían entre 2 y 6 días. En dicho lote de 24 cerdas se había detectado descarga vaginal purulenta en 3 de ellas, que habían sido tratadas con antimicrobianos y analgésicos ya que tenían fiebre (> 40,5°C) y su consumo de pienso se había reducido significativamente. Ni en esa sala de partos ni en el resto de las cerdas no se observó ningún signo de enfermedad y tampoco el granjero había notado ninguno en las semanas anteriores.

El tamaño de la camada en el último y penúltimo lote se había visto significativamente reducido y los lechones eran poco homogéneos en peso, condición y viabilidad. Algunas camadas del lote más reciente estuvieron afectadas por diarrea (amarillenta y acuosa) lo que no suele ser común en esta granja. La evaluación de los datos reproductivos de los dos últimos lotes revelaron los siguientes resultados:

Último lote (24 cerdas, camadas de 2-6 días) Penúltimo lote, (26 cerdas, camadas de 16-22 días) 3 lotes de antes de que empezase el problema, (73 cerdas, camadas destetadas)
Tamaño de camada (n) 13,4 13,1 13,2
Nacidos muertos (%) 9,2 4,8 4,9
Mortalidad en lactación (%) 17,8 * 16,7 * 12,4 **

* Mortalidad hasta la fecha del análisis, ** hasta el destete

La duración media de la gestación fue de 114,8 días, con dos abortos (a los 45 y 60 días de gestación) durante los últimos 2 meses.

Diagnóstico laboratorial – primer intento

En una primera aproximación diagnóstica se tomaron hisopos cervicales de dos de las tres cerdas con descarga vaginal purulenta, hisopos rectales de 3 lechones lactantes con diarrea y muestras de sangre de 8 cerdas con camadas afectadas.

De los hisopos cervicales se aisló E. coli con métodos de cultivo estándares. También se encontró E. coli en los hisopos rectales de los lechones.

En las muestras de sangre (suero) se buscaron diversos anticuerpos y, mediante RT-PCR, fragmentos de genoma de PRRSV y PCV2:

Agente Test Número de muestras positivas (de 8)
PRRSV ELISA 7
Virus de la gripe ELISA 6
Parvovirus ELISA 8
Leptospira Microaglutinación 4
PCV2 RT-PCR 1
PRRSV RT-PCR 0

La interpretación de los resultados no permitió ningún diagnóstico que se ajustase a los síntomas clínicos. Patologías como la diarrea causada por E. coli o el síndrome de agalaxia post parto, que se vieron sólo en algunas de las camadas afectadas, pueden aumentar la mortalidad de los lechones lactantes pero no explicar el aumento de nacidos muertos.

La detección de anticuerpos contra PRRSV, virus de la gripe y Parvovirus no debía tenerse en cuenta puesto que la granja era regularmente vacunada contra dichos agentes. Es bien conocido que las vacunaciones contra estos virus puede producir grandes cantidades de anticuerpos. Por lo tanto, es difícil determinar si los anticuerpos contra dichos virus habían sido inducidos por la vacunación o por una infección reciente que pudiese haber causado enfermedad aparente.

Diagnóstico laboratorial – segundo intento

El veterinario de la explotación no podía confirmar un diagnóstico en base a los resultados del laboratorio. Como que el siguiente lote que había parido mientras tanto también estaba afectado por el mismo problema, pero con un aumento en la gravedad, discutió el caso con un colega de la Universidad. Tras esta consulta se concluyó que los signos clínicos eran más indicativos de PRRS mientras que las otras infecciones parecían menos probables. La gripe podría haber causado un impacto en el número de mortinatos y en la mortalidad de lactantes, si las cerdas hubieran mostrado los signos clínicos típicos, especialmente fiebre. En las infecciones por Parvovirus no sólo se ven mortinatos y nacidos débiles, sino también momificados de distintos tamaños. Las infecciones por Leptospira pueden producir abortos, pero una patología restringida a los síntomas mencionados no es probable, como tampoco lo sería PCV2.

La decisión de poner el PRRS como principal sospechoso se basa en saber que un aumento súbito y no homogéneo de mortinatos y un aumento de la mortalidad durante la lactación es muy indicativa de un brote clásico de PRRS, mientras que los abortos tardíos no se ven necesariamente en todos los casos. Se sabe que los brotes clásicos de PRRS no sólo aparecen en granjas no expuestas, sino que pueden ocurrir esporádicamente en explotaciones vacunadas regularmente. Además se sabe que la duración de la viremia en cerdos adultos (cerdas) no es tan larga como en los más jóvenes. En cerdas con una inmunidad parcial, la viremia puede durar sólo unos pocos días reduciendo mucho las posibilidades de detectar PRRSV por PCR en suero. Por esto es muy recomendable tomar muestras para el diagnóstico de la forma reproductiva de PRRS de los lechones neonatos, hasta los 5 días de edad. Como es bien conocido que la infección intrauterina por PRRSV produce una viremia que dura varias semanas en los lechones, el suero de estos animales es la muestra de elección. Teniendo en cuenta que no todos los lechones de una camada estarán necesariamente infectados por PRRSV, es esencial tomar una muestra de un tamaño adecuado. En consecuencia el siguiente intento de diagnóstico incluyó muestras sanguíneas de lechones neonatos. El tamaño de la muestra fue de suero de 18 lechones de 6 camadas (3 lechones / camada). El suero de los lechones de cada camada se mezclaba para generar un único pool que testear mediante RT-PCR:

Pool RT-PCR
1 Positiva*
2 Positiva
3 Positiva
4 Negativa
5 Positiva*
6 Negativa

* El aislado se identificó por secuenciación como tipo salvaje europeo (86% idéntico con el virus Lelystad)

Diagnóstico

Los síntomas clínicos y los resultados de la última PCR confirmaron el diagnóstico: “brote agudo de PRRS”.

Conclusiones

  • Un incremento súbito de los lechones nacidos muertos y de la mortalidad durante la lactación es muy indicativa de PRRS. Los signos clínicos de las cerdas (fiebre, reducción del consumo, signos respiratorios) a menudo no se observan.
  • En la fase inicial del brote el número de nacidos muertos puede no estar aumentado. Cuando la infección intrauterina de los fetos se produce sólo unos días antes del parto, el número de mortinatos puede no alterarse.
  • La vacunación regular de una explotación contra PRRS no justifica la exclusión de dicha enfermedad de la lista de diagnósticos diferenciales.
  • La breve duración de la viremia en adultos, y especialmente en cerdas inmunizadas, hace que el muestreo de este grupo no sea eficaz para la detección del virus por PCR.
  • La muestra de elección para la detección de PRRSV por PCR es el suero de lechones neonatos ya que la viremia en los lechones infectados perinatalmente por PRRSV dura varias semanas.
  • El tamaño de la muestra tiene que ser lo suficiente grande para detectar prevalencias bajas ya que el número de lechones infectados puede ser extremadamente variable (entre uno y todos). Según nuestra experiencia, el muestreo de 3 lechones/camada de 5 o 6 camadas es un tamaño adecuado. La agrupación de los sueros de los 3 lechones de la misma camada ayuda a reducir los costes diagnósticos.

El caso clínico del mundo

Neumonía necrótica en lechones lactantes19-nov-2012 hace 4 años 15 días

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags