Lee este artículo en:

Reportaje: maternidades con confinamiento temporal en una granja italiana

Hemos ido a visitar una granja italiana en la que las cerdas están libres en la sala de partos. Hemos hecho algunas preguntas para entender mejor el sistema.

Hemos ido a visitar una granja en la que las cerdas están “libres” en la sala de partos. Es una granja de selección genética que produce lechones destetados. Tiene unas 730 cerdas y funciona en bandas cada tres semanas. Todos los reproductores son de raza pura: Large White y Landrace. La nave es de nueva construcción y opera con este sistema desde el 2018. Está localizada en la Emilia Romagna, Italia, a una altitud de 500 metros, con un amplio rango térmico (de los -10°C en invierno a los + 35° en verano). Hemos hecho algunas preguntas a uno de los socios (Dr. Repetti) de la empresa propietaria (ITACA Soc. Agr. a r.l.) y al responsable (Giuliano) para entender mejor el sistema.

Figura 1. Vista externa de la granja.

Figura 1. Vista externa de la granja.

Figura 2. Vallado exterior.

Figura 2. Vallado exterior.

Figura 3. Muelle de carga.

Figura 3. Muelle de carga.

Dr. Repetti, ¿por qué diseñaron salas de maternidad con cerdas libres si no venden cerdos directamente a matadero ni forman parte de una cadena de suministro dedicada al bienestar, sino a la producción de genética?

La idea surgió en 2016. Queríamos hacer una inversión que tuviera en cuenta las nuevas disposiciones en bienestar animal que, en porcicultura, siempre serán un condicionante en el futuro. Las inversiones se basan en una proyección temporal de un par de décadas, por lo que se decidió adoptar esta solución que, tal como dejan entrever los cambios de normativa, terminarán siendo obligatorios. Además está el aspecto ético intrínseco de la actividad ganadera, que nos ha convencido de que el deber de nuestro sector es adoptar sistemas cada vez más respetuosos con el bienestar animal, también por el deber de transparencia hacia el consumidor y la sociedad en general.

¿Cuáles fueron las primeras dificultades con las que os encontrasteis?

Repetti: En primer lugar, hay que decir que en 2016 no había mucha experiencia con este tipo de instalaciones y optamos por un corral de partos con un diseño inspirado en la experiencia de los países del norte de Europa. Con el tiempo, y en base a la experiencia que íbamos adquiriendo, hicimos algunos cambios. Ya en el montaje inicial se hicieron algunas modificaciones relacionadas con la atención al parto y trasladamos el comedero, que inicialmente estaba en el lado del pasillo, al lado de la pared. Actualmente estamos moviendo toda la "jaula" dentro del corral a una posición ligeramente diagonal instalando un segundo panel lateral fijo.

Figura 4. Modificaciones en la jaula de parto.
Figura 4. Modificaciones en la jaula de parto.

Giuliano: Preferimos priorizar la asistencia al parto ya que al ser una granja de alto perfil sanitario y con un sistema de gestión del microclima interno (también controlamos la temperatura máxima) no tenemos que modificar las curvas de alimentación de las cerdas individualmente, ni limpiar los comederos de restos de comida, por lo que no necesitamos acceder frecuentemente a los comederos. Un problema crítico que creemos que debería resolverse de la distribución actual es la excesiva distancia entre el nido y la parte posterior de la cerda, lo que aumenta el riesgo de aplastamiento cuando los lechones recién nacidos tienden a permanecer cerca de la madre. Otro punto crítico es el problema del encalostramiento, a causa del difícil acceso a la ubre cuando la cerda se estira apoyándose contra el lateral de la jaula con las patas hacia la pared. Este punto se quiere corregir instalando un segundo lateral fijo en la jaula, al menos a 40 cm de la pared del corral y, en consecuencia, moviendo toda la jaula (ya lo hemos hecho en algunos corrales y parece que funciona).

Figura 5. Plano del corral con la valla cerrada o abierta, dejando libertad a la cerda y creando un espacio triangular exlusivo para los lechones.
Figura 5. Plano del corral con la valla cerrada o abierta, dejando libertad a la cerda y creando un espacio triangular exlusivo para los lechones.

¿Cuándo encerráis a la cerda?

Giuliano: Cuando entran a la sala de partos las dejamos cerradas. Al contrario de lo que esperábamos, al liberarlas antes del parto, las cerdas estaban más agitadas y tendían a resbalar sobre el slat plástico cuando en su jaula había slat metálico antideslizante. En esta fase están más tranquilas encerradas. Hemos hecho diversas pruebas: abriendo a los 5 días, abriendo a los 10 días y más. Finalmente elegimos abrirlas después del 11° día. No abrimos antes porque es más fácil capturar a los lechones con la jaula cerrada y el día 11 es en el que identificamos a las futuras hembras reproductoras y verracos.

Figura 6. Corral de partos con la cerda cerrada.
Figura 6. Corral de partos con la cerda cerrada.

Figura 7. Corral de partos con la cerda libre.
Figura 7. Corral de partos con la cerda libre.

¿Cómo hacéis la limpieza del corral?

Giuliano: Antes del parto, y el mismo día, se realiza la limpieza de la parte posterior de la cerda. Después... nada más. Los lechones hacen caer las heces por el slat al pisarlas y no se ensucia porque hay mucho espacio. Al destete el corral parece lavado. No queda nada, la cerda y los lechones pesados hacen el trabajo de limpieza.

¿Cómo gestionáis las temperaturas en verano?

Repetti: Este es un aspecto que hemos cuidado especialmente; hemos instalado "coolers" de techo, colocados en la cumbrera, que corresponde con el corredor central de servicio, este aire frío entra en las salas a través de las bocas de ventilación. Hemos descubierto que, en pleno verano, con temperaturas exteriores superiores a los 35°C, llegamos a máximos de 25-26°C, evidentemente es una ayuda que la granja esté a unos 550 m sobre el nivel del mar, lo que hace que el aire tenga una humedad relativa lo suficientemente baja como para que nuestro sistema de refrigeración sea eficiente. Además, las cerdas, al estar libres, cambian de lugar y buscan las superficies más frescas o con mayor circulación de aire. Otro factor importante es el elevado grado de aislamiento de la estructura y la inercia térmica del hormigón.

Figura 8. Detalle de la ventilación.
Figura 8. Detalle de la ventilación.

Figura 9. Detalle de la ventilación.
Figura 9. Detalle de la ventilación.

¿Habéis encontrado algún problema para vacunar a las cerdas o tratar a los lechones?

Giuliano: Absolutamente no, usamos la jeringa larga y no hay problemas, al contrario, las cerdas libres son muy tranquilas, también tratamos a los lechones sin problemas entrando en el corral; si fuese necesario también podríamos cerrar a la cerda para manejos puntuales.

¿Como son los datos productivos de la sala de parto?

Repetti e Giuliano: Por desgracia no tenemos datos previos, la granja era de nueva construcción y ya empezó con este sistema. La media de los nacidos vivos y de los destetados de los últimos 6 meses (enero-junio) son, respectivamente, de 13,8 y 12,4. Recordemos que todos los animales son de raza pura y estamos convencidos de que estos datos se pueden mejorar con las modificaciones de diseño del corral. El peso al destete oscila entre 7,5 y 8 kg a los 27 días de media de lactación. Los lechones que maman sin obstáculos obtienen más leche y, como consecuencia, la cerda también produce más: todos los pezones están disponibles y estimulados. Tenemos pesos uniformes al destete. Ni siquiera hacemos nodrizas, tras igualar las camadas destetamos a los 21 días a los lechones más grandes de las cerdas con más lechones, pero esto, en cualquier caso, no supera el 5% por banda. Estos lechones pasan luego a un corral libre y si no disponemos de ninguno, van a la zona de destete en la zona de recría de primerizas (hacemos autoreposición).

¿Resulta más complicado el destete de las cerdas y la limpieza de la sala de maternidad? ¿Se tarda más? ¿Cuánto?

Giuliano: Mira, me atrevo a decir que el destete es aún más rápido, más del 50% de las cerdas salen solas (¡y no hablemos de los lechones!), 4 personas tardamos 1 hora para destetar y llevar a gestación 90 cerdas. Cada banda destetada, que corresponde a 4 salas de parto -unas 96 cerdas- implica unas 30 horas para lavado de la fosa (sólo 1 operario), dado que son poco profundas (30 cm) y son muy fáciles de limpiar. En el destete se procede a separar varios grupos de para cargarlos al día siguiente (lechones machos y hembras seleccionados, animales de descarte no tatuados y cerditas de autoreposición que permanecen en la granja). Los mezclamos en el pasillo con todos los corrales abiertos, de modo que puedan moverse y socializarse (de hecho, ¡vuelan al camión al día siguiente!).

Por lo que veo en vuestros datos, la mortalidad de la sala de partos es del 10,1% (últimos 6 meses y, por lo que me dices, la mortalidad a partir de los 15 días de vida es prácticamente nula). Normalmente todavía se registran pérdidas considerables entre los 15 días y el destete en granjas convencionales. ¿A qué crees que se debe la menor mortalidad en esta fase?

Giuliano: No tengo la mortalidad por día de lactación, pero te puedo decir que cada banda de unos 80 partos, mueren un máximo de 3 a 5 lechones por banda. Además del buen estado sanitario de la granja (negativa a PPRS), que nos permite tener muy pocas pérdidas por estreptococos o coli, el hecho de que la jaula sea muy espaciosa elimina la mortalidad por aplastamiento; las jaulas de parto tradicionales no se adaptan al aumento de lechones nacidos y en lactación ni al aumento de la edad al destete, que implica lechones más pesados, lo que contribuye a más aplastamientos, incluso de lechones grandes.

Podríamos bromear diciendo que hace 40 años inventamos las jaulas para evitar los aplastamientos y ahora las eliminamos… ¡por el mismo motivo!

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.