Principales desviaciones productivas y soluciones en la granja (1/2): Mantener el número de lechones por banda

¿Cuáles son los principales indicadores que debemos monitorizar en nuestras granjas? Aquí hablaremos de cuáles son y qué acciones correctivas debemos aplicar si nos desviamos del objetivo marcado.

Tratamos de identificar los objetivos de obligado cumplimiento en la granja; aquellos indicadores con una gran influencia, tanto económica como de funcionamiento.

  • Mantener constante el número de lechones destetados por banda: para mantener la eficiencia de las instalaciones de maternidad, transición y cebo y evitar tener más plazas de las necesarias.
  • Conseguir una calidad óptima de los lechones: esta calidad viene definida por el comportamiento productivo de los lechones en la siguiente fase y no puede, ni debe, estar basada en el peso, ni la edad. Lo importante no es la cantidad de lechones destetados, sino la cantidad de lechones que llegan con un valor completo al matadero y aportando unos buenos indicadores de producción en la fase de transición y cebo.
  • Mantener el porcentaje de reposición inferior al 50%, con un flujo de nulíparas adecuado para mantener constantes las cubriciones, lo que nos ayudará a alcanzar los objetivos previos.

Foto 1. Inseminación artificial de una cerda.
Foto 1. Inseminación artificial de una cerda.

Mantener constante el número de lechones destetados por banda

El número de cubriciones realizadas por banda es el parámetro que tiene más peso para mantener constante el número de lechones destetados. Teniendo claro este valor, en momentos en los cuales la fertilidad pueda verse comprometida, podemos subir el número de cubriciones para tener un flujo de lechones acordes con el objetivo.

Para poder conseguir el objetivo de cubriciones, necesitamos disponer de las nulíparas necesarias. Éstas deben estar aclimatadas y adaptadas a la granja, en peso y sanidad, por lo tanto, es necesario disponer de nulíparas con diferentes pesos, según la política de entrada de primalas, el peso a primera cubrición y el espacio disponible en granja.

Si calculamos el objetivo de reposición anual y lo dividimos por las semanas del año, tendremos las nulíparas que debemos cubrir cada semana. Sabiendo el tiempo que necesitamos tener a las nulíparas en el proceso de aclimatación a la granja (unas 8-12 semanas), sabremos la cantidad de nulíparas que necesitamos tener en nuestro inventario. Cada semana deberemos pasar a producción la cantidad necesaria para forzar el desvieje de la granja y realizar el vaciado correcto de la zona de recría-reposición.

Si el porcentaje de nulíparas que enviamos a matadero después de realizar la última selección a los 100 kg es superior al 7% debemos establecer protocolos de actuación en este tipo de animales.

Gráfica 1: Cubriciones semanales de primerizas (gris) y multíparas (azul). Ejemplo de inestabilidad con desviaciones de 40 cubriciones entre semanas.
Gráfica 1: Cubriciones semanales de primerizas (gris) y multíparas (azul). Ejemplo de inestabilidad con desviaciones de 40 cubriciones entre semanas.

Mantener la eficiencia reproductiva

El 95% de las cerdas deben salir en celo en los 7 días siguientes al destete: ¿Qué elementos debemos revisar?

  • Revisar la recela e intensificarla desde el día siguiente al destete. Puede ser que se produzcan demasiadas cerdas que manifiesten celo de manera temprana.
    • Si la recela se hace en box, cambiar las cerdas a parques. Esto se hace trasladando a las cerdas que no han salido en celo el día 5 postdestete, con el objeto de que no queden cerdas sin salir de la banda destetada. Si después del cambio siguen sin salir a celo se agrupan con animales de otra cuadra.
  • Verificar el manejo de la alimentación en maternidad. Incrementos de pienso demasiado rápidos post parto sin considerar de manera individual cada cerda, afecta negativamente a la salida del celo de las cerdas. Es una medida de precaución, ya que, si bien es cierto que se consigue alcanzar de manera más rápida el consumo máximo de pienso, el sistema digestivo no está preparado en los primeros momentos después del parto para tener altas ingestas de pienso, y esto puede hacer que no logremos alcanzar el máximo consumo de pienso.
  • Verificar la intensidad lumínica en la zona de cubrición, debe estar por encima de los 200 lux.
  • Evitar el estrés térmico en la zona de recela y cubrición de las cerdas, ya que una temperatura elevada 7 días antes de la cubrición y 12 días después de la misma afecta de manera negativa a la prolificidad. Y si tenemos una temperatura alta 21 días antes de la cubrición, tendremos menor tasa de fertilidad.

Porcentaje de repeticiones superior al 7%: ¿qué debemos revisar?

  • Monitorizar el semen, estableciendo un sistema de control en granja para verificar su calidad. Es necesario entrenar a alguien del personal de la granja para poder realizar un control básico.

Foto 2: Sonda de temperatura dentro de la nevera de conservación del semen.
Foto 2: Sonda de temperatura dentro de la nevera de conservación del semen.

  • Monitorización de las condiciones de conservación del semen. Para ello es indispensable la colocación de sondas en el conservador. Las dosis seminales con más de 72 horas en el momento de la cubrición tienen una fertilidad y prolificidad reducidas.
    • Aplicando una sola dosis de buena calidad a las 24 horas previas a la ovulación puede ser suficiente. En condiciones de campo serían necesarias al menos dos aplicaciones por cerda. Si tenemos personal mal entrenado, tendremos que incrementar el número de dosis para no tener problemas de baja fertilidad y prolificidad en las cerdas que manifiestan celos más largos.
  • Monitorizar la zona de cubrición en cuanto a cantidad de pienso suministrado, ambiente e intensidad lumínica.

Foto 3: Zona de cubriciones.
Foto 3: Zona de cubriciones.

  • Revisión del momento de la inseminación: Un elevado intervalo destete cubrición (IDC) se asocia a cortos periodos entre inicio del celo y ovulación. Por el contrario, un IDC pequeño se asocia con periodos largos entre el inicio del celo y ovulación. Ambos casos pueden llevarnos a inseminar en momentos subóptimos.

Aumento de camadas pequeñas: incremento del porcentaje de cerdas que tienen menos de 9 lechones totales (camadas pequeñas) debido a mayor mortalidad embrionaria en la granja, ¿qué debemos revisar?

  • Movimiento de cerdas cubiertas: El movimiento de cerdas en la zona de cubrición hay que hacerlo al acabar la fase de la cubrición, es decir, cuando las cerdas ya no están en celo pero antes de que se produzca la nidación de los embriones. Si no puede ser, hay que dejar pasar 28 días, cuando se ha comprobado mediante ecógrafo que la cerda está gestante.
  • Alimentación en la fase destete-celo: En boxes, limitamos las peleas y maximizamos el consumo de pienso de forma individual para seguir aumentando el estado corporal de las cerdas.
    • Durante los primeros 5 días después de la cubrición, unos altos niveles de alimentación pueden disminuir la supervivencia embrionaria.
    • Si las cerdas se desigualan de peso en las gestaciones en grupo, se puede incrementar la cantidad de pienso administrado para evitar abortos debidos al estrés y las peleas.

En general, la alimentación en la fase de gestación es un punto muy importante a tener en cuenta. En las primeras semanas, el nivel de consumo de pienso influye en la placentación y, a mitad de gestación, su aumento incontrolado puede alterar la producción de leche por un engrasamiento de las glándulas mamarias.

Productos relacionados en la tienda

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí

tags