Lee este artículo en:

Evaluación del estado corporal de la cerda

En los próximos meses publicaremos varios artículos sobre el manejo alimentario de la cerda en los que distintos veterinarios darán su punto de vista sobre diversos temas. Empezamos con la valoración de la condición corporal.

En los próximos meses publicaremos varios artículos sobre el manejo alimentario de la cerda en los que distintos veterinarios darán su punto de vista sobre diversos temas. Empezamos con la valoración de la condición corporal.

Miguel Sanz

Existen diferentes formas de evaluar el estado corporal de la cerda: utilizando métodos objetivos o directos (por ejemplo usar un renco para valorar la grasa dorsal), y utilizando métodos subjetivos o indirectos como la estimación del peso o valorar la condición corporal (por ejemplo 1-5).

Condición corporal: 5 puntos

El sistema que más me gusta utilizar, siempre que sea posible, es combinar el sistema indirecto peso con sistema directo, en este caso el “renco”. El sistema que utilizamos es tomar medida de grasa dorsal de las cerda al destete en punto P2, junto con la estimación del peso de la cerda, en función de estos dos resultados se clasifican las cerdas según el espesor de la grasa dorsal en P2;

  • Cerdas con menos de 12 mm (dejamos pasar un celo)
  • Cerdas con 13 y 14 mm
  • Cerdas con 15 y 16 y 17 mm
  • Cerdas con más de 18 mm

Y se clasifican las cerdas según el peso estimado;

  • Cerdas pequeñas (primerizas normalmente)
  • Cerdas medianas
  • Cerdas grandes

Dos veces al año evaluamos los resultados;

  1. Porcentaje de cerdas destetadas con menos de 12 mm
  2. Porcentaje de cerdas que llegan a partos con más de 22 mm
  3. Pérdidas de CC durante la lactación
  4. Consumo de pienso de gestación
  5. Evolución NT
  6. Etc.

Con todos estos resultados tomamos decisiones de modificación de las características del pienso así como de los volúmenes de alimentación en las diferentes fases de la gestación.

Alberto García Flores

La condición corporal la podemos valorar visualmente con una escala de 1 a 5 en la que el 1 representaría cerdas muy delgadas, 5 muy engrasadas y 3 es el óptimo. Como es un método subjetivo debería realizarlo siempre la misma persona. En este sistema se recomienda modificar la ración de la cerda según su estado de carnes y valorar su evolución cada dos semanas ajustando de nuevo la ración.

Una forma objetiva de hacerlo es a través del uso de instrumentos de medida como es el Renco Lean-Meater que indica el espesor de grasa dorsal (EGD) al situar la sonda a 6,5 cm de la línea media por detrás de la última costilla (punto P2). Lo ideal sería combinar ambos métodos.

¿Cuándo realizamos la toma de datos con el Renco?

¿Cuándo realizamos la toma de datos con el Renco?

En nulíparas previa cubrición para determinar si han alcanzado el EGD deseado (los estándares indican un objetivo 14-16 mm). Valores por debajo o por encima podrían afectar a parámetros como la fertilidad y prolificidad y condicionar su vida reproductiva.

En cerdas multíparas se realiza en tres momentos:

  • al destete para determinar el punto de partida de la siguiente gestación y valorar la alimentación en la fase de lactación.
  • antes de pasar a la gestación confirmada para valorar la recuperación de reservas en esa primera fase y ajustar de nuevo la ración
  • al final de gestación previa entrada a maternidad. Los valores de referencia estarían en 14-16mm en cubrición y 18-20 mm a entrada a maternidad.

Cuando nos planteamos establecer un sistema de valoración debemos tener muy claro cuál es nuestro punto de partida y nuestros objetivos. De igual forma, deberemos conocer los parámetros particulares de cada raza y línea genética (estos datos nos los suministrará nuestro proveedor de genética).

Joan Wennberg

Cuando una persona ha tenido éxito o suerte en la vida solemos decir: “estuvo en el sitio adecuado, en el momento adecuado”. Con la condición corporal sucede un poco lo mismo, las cerdas deben tener el estado de carnes adecuado en el momento adecuado.

Los métodos más usados son:

  • Valoración subjetiva; observación y palpación de las cerdas en base de la cola, cadera, costillas y puntuación de 1-5.
  • Valoración objetiva mediante ultrasonidos; medición de la grasa dorsal en la última costilla.

Sigo recomendando la valoración subjetiva. Aunque se ha descrito que la correlación con la grasa dorsal real es limitada, una persona formada que la realice de forma rutinaria, obtendrá una buena información sobre el estado de carnes de sus animales, y de las variaciones en distintos ciclos y estados de gestación.

Los ultrasonidos los utilizo para ajustes “más finos”: nutrición para una genética concreta, validar la valoración subjetiva o auditoria inicial en una granja.

Los momentos claves para valorarlo son:

  • Entrada en maternidad: nos informa de si la alimentación en gestación ha sido correcta
  • Salida de maternidad: nos indica como hemos alimentado durante la lactación y de las pérdidas de reservas corporales.
  • Al mes de gestación: Vemos si hemos podido recuperar a las cerdas durante la primera fase de gestación. Este punto será muy importante a partir de ahora, ya que excepto las estaciones de alimentación electrónicas, los sistemas adaptados a la ley de bienestar son sistemas de alimentación en grupo y será difícil recuperar a la cerda pasados los 28 días de gestación.

Recomiendo que se valore mínimo una vez al mes un número significativo del lote que esté en cada una de las 3 fases descritas.

Aparte de la media es importante el coeficiente de variación; una condición media al parto de 3,5 es adecuada pero no lo será si la mitad de las cerdas tienen un 2 y la otra un 5. También hay que analizar por ciclos ya que muchas veces los problemas están en grupos de edad determinados.

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3
Publica un nuevo comentario

Para comentar debes registrarte en 3tres3 y acceder como usuario.

Productos relacionados en la tienda

La tienda especializada en porcino
Asesoramiento y servicio técnico
Más de 120 marcas y fabricantes

Artículos relacionados

Condición corporal de la cerda

29-mar-2005

El control de la condición corporal pasa a ser uno de aquellos temas que día a día van tomando más relevancia en la gestión de la granja. La discusión sobre si la cerda tiene que estar más gorda o más flaca para tener una buena producción no es nueva sino de hace ya muchos años. En principio el sentido común nos dice que los extremos (demasiado gorda o demasiado flaca) son malos para el animal. No obstante el problema aparece en los puntos intermedios, ¿dónde están estos puntos?, ¿...

Alimentación de la Cerda Gestante: nivel de alimentación según puntuación de la condición corporal

Normalmente, las cerdas gestantes se alimentan una vez al día, se alojan en corrales individuales y se mantienen a una temperatura ambiente de 18 a 20°C. Se necesita un incremento diario de 50 a 60 g de pienso/día por cada grado por debajo de la temperatura crítica de las cerdas: de 18 –20°C. Para cerdas que están en grupos, ya sea sobre suelos de hormigón o de paja, la temperatura crítica inferior sería de 15°C y 10°C, respectivamente.