Rendimiento productivo de lechones provenientes de cerdas alimentadas con pienso suplementado con distintos aceites durante la segunda mitad de la gestación

El aumento en el contenido de energía del pienso de las cerdas desde la mitad de la gestación hasta el parto no mejoró el estado del lechón al nacimiento.
Jueves 24 enero 2008 (hace 8 años 10 meses 10 días)
La composición del pienso administrado a las cerdas puede ejercer un efecto sobre la cerda pero también sobre el lechón. El papel del perfil de los ácidos grasos, o la modificación del contenido graso a mitad de gestación de las cerdas, aún no ha sido completamente establecido, no obstante se puede esperar que el incremento del contenido energético puede conducir a la obtención de lechones más pesados, y que el crecimiento de los lechones puede verse influenciado por el perfil de ácidos grasos del pienso administrado a las cerdas reproductoras. El objetivo del estudio fue evaluar el efecto de la alteración de la composición de ácidos grasos del pienso de las cerdas durante la segunda mitad de la gestación en los parámetros reproductivos y en los parámetros productivos de la descendencia.

Un total de 48 cerdas multíparas fueron incluidas en el experimento y distribuidas en 6 tratamientos experimentales. La cerdas fueron alimentadas a razón de 3 kg/día durante la gestación hasta el parto con uno de los seis piensos: pienso control (C) por un lado; los otros cinco piensos presentaron un 10% extra de energía, mediante un suplemento extra de pienso (pienso E), mediante la adición de aceite de palma (pienso P), aceite de oliva (pienso O), aceite de girasol (pienso S) o aceite de pescado (pienso F). Todos los piensos eran isocalóricos exceptuando el pienso control. Todas las cerdas recibieron el mismo pienso desde el parto hasta el destete. Los datos registrados consistieron en los parámetros reproductivos de las cerdas al parto, crecimiento de los lechones durante el período neonatal y después del destete, el espesor de la grasa dorsal de los cerdos al sacrificio también se registró.

Los resultados no mostraban diferencias entre grupos para los parámetros reproductivos. Los lechones nacidos de las cerdas del grupo E fueron más pesados al nacimiento y fueron los más pesados a lo largo del período de lactancia, mientras que los del grupo S fueron los más ligeros. A día 21 de vida, las camadas nacidas de las cerdas del grupo S tenían el coeficiente de variación de peso del lechón dentro de las camadas más elevado (P>0,05), mientras que las camadas de las cerdas de los grupos P y F tenían la menor variación (P>0,05). No se presentaron diferencias por edades, peso y crecimiento de los lechones hasta el sacrificio para los diferentes piensos, no obstante los cerdos de madres alimentadas con los piensos C y S presentaron los valores más altos de espesor de grasa dorsal a la posición P2.

Los autores concluyen que sólo incrementando la ingestión materna de energía durante el final de la gestación no se mejora el estado del lechón al nacimiento, no obstante las dietas suplementadas no estaban corregidas por proteína, lo que sugiere que la ratio energía-proteína de la dieta juega un papel importante.

J. Laws, Laws A., Lean I. J., Dodds P. F., Clarke L. 2007. Animal 1:10; 1490-1496

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Nutrimail

Un boletín mensual de noticias sobre la nutrición porcina

No estás suscrito a la lista

24-nov-201627-oct-201629-sep-201625-ago-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí