Efecto de la fuente de vitamina E, natural respecto a sintético, sobre las concentraciones séricas y tisulares de α-tocoferol en cerdos en fase de acabado

El relación de biodisponibilidad relativa entre vitamina E natural y sintética es mayor que el valor comúnmente aceptado de 1,36

Jueves 6 mayo 2010 (hace 6 años 7 meses 1 días)

Diferentes estudios han mostrado que la biodisponibilidad relativa de la vitamina E de origen natural (Nat E) respecto a la de origen sintético (Sint E) es infravalorado en cerdos jóvenes y adultos cuando se utiliza la relación comúnmente aceptada de 1,36:1. Por otro lado, la biodisponibilidad relativa del Nat E respecto a Sint E ha sido estimada en alrededor de 2:1 en cerdas. El objetivo fue determinar la retención de α-tocoferol en sangre y en varios tejidos corporales en cerdos en fase de acabado alimentados con dietas que contenían varios niveles de Nat E comparado con un control positivo que contenía Sint E. La evaluación del "estatus" relativo de vitamina E de los cerdos alimentados con vitamina E natural o sintética se realizó en base a las concentraciones séricas y tisulares de α-tocoferol. Para ello se utilizaron primerizas de un PV de 70,5 kg (n=24) que fueron sometidas a los tratamientos experimentales en base al PV inicial.

Los 5 tratamientos experimentales consistieron en un control positivo con Sint E suplementado a 22 mg/kg, y 4 niveles de suplementación de Nat E suplementados a 6,71, 8,33, 11,0 y 16,18 mg/kg de dieta. Antes del comienzo del experimento, planteado para una duración de 32 días, los animales fueron alimentados con una dieta sin fortificación de vitamina E durante 30 días. Las dietas fueron formuladas para contener unos niveles de lisina digestible verdadera a nivel ileal de 0,9 y 0,8% para las dietas de adaptación y las experimentales. Se recogieron muestras de suero los días 15 y 32, mientras que de tejido solo se recogieron a los 32 días para la determinación de α-tocoferol.

Las concentraciones de α-tocoferol a nivel sérico fueron superiores tanto a día 15 como 32 8P<0,05) para los animales alimentados con 8,33, 11,00, o 16,18 mg/kg de Nat E respecto a los animales alimentados con 22 mg/kg de Sin E. Lss concentraciones de α-tocoferol fueron superiores (P<0,05) en 6 tejidos (corazón, riñones, bazo, hígado, pulmón y tejido adiposo) en cerdos alimentados con 16,18 mg/kg de Nat E, superior (P<0,05) en corazón, riñón, bazo, hígado y tejido adiposo en cerdos alimentados con 11,00 mg/kg de Nat E y mayor (P<0,05) en bazo, lomo y tejido adiposo en cerdos alimentados con 8,33 mg/kg de Nat E. Conforme se incrementó la concentración de Nat E de 6,71 a 16,18 mg/kg, la concentración de α-tocoferol a nivel sérico aumentó de forma lineal (P<0,01) a los días 15 y 32 de experimento. El aumento lineal de la suplementación de Nat E de la dieta aumentó (P < 0,05) la concentración de α-tocoferol en pulmón, corazón, riñón, bazo y hígado.

Los resultados indican que la vitamina E de origen natural fue una fuente de vitamina E efectiva y que su biodisponibilidad relativa fue substancialmente superior de 1,36 para cerdos en fase de acabado comparado con la vitamina E sintética.

H Yang, DC Mahan, DA Hill, TE Shipp, TR Radke and MJ Cecava. Effect of vitamin E source, natural versus synthetic, and quantity on serum and tissue ?-tocopherol concentrations in finishing swine. 2009. Journal of Animal Science, 87:4057-4063. doi:10.2527/jas.2008-1570

ver más artículos relacionados con el artículo

Comentarios del artículo

Este espacio no está orientado a ser una zona de consultas a los autores de los artículos sino que pretende ser un lugar de discusión abierto a todos los usuarios de 3tres3

Publica un nuevo comentario

captcharecargar

tags

Nutrimail

Un boletín mensual de noticias sobre la nutrición porcina

No estás suscrito a la lista

24-nov-201627-oct-201629-sep-201625-ago-2016

Accede y apúntate a la lista

¿Aún no eres usuario de 333?regístratey accede a precios de porcino, buscador, ...
Es gratuito y rápido
¿Ya estás registrado en 333?ACCEDESi has olvidado tu contraseña te la enviamos aquí