Veterquimica

Teléfono:+56223844000

País:Chile

SeguidoresSiguiendo1615
Veterquimica ha hecho una publicación
31-mar-2021 (hace 3 meses 24 días)

Estudio YODIGEN ® 30Y-PLUS en LATAM - Parte I: ¿Cómo actúan los yodóforos?

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Este estudio comprueba la eficacia de YODIGEN® 30Y Plus en comparación a otros yodóforos en el mercado latinoamericano. Te invitamos a leer la primera parte del estudio aquí:

Este estudio, que fue desarrollado por el equipo LATAM de Veterquimica, se basa en la comprobación de la eficacia de nuestro producto YODIGEN ® 30Y-PLUS, en relación a otros yodóforos presentes en el mercado latinoamericano, y así verificar la cantidad porcentual de yodo activo real que cada uno declara en su ficha técnica, versus la cantidad real obtenida en este estudio. Se incluyó la povidona yodada, la cual es indicada para uso tópico, y cuyas propiedades son diferentes para uso en veterinaria.

Introducción

La desinfección y el control de enfermedades en los planteles productivos son esenciales para un adecuado plan de biose­guridad, ya que solo así es posible evitar el contagio de enfermedades infecciosas. Para ello, se debe contar con productos efectivos y eficaces, capaces de disminuir el número de patógenos presentes en este tipo de instalaciones. Este estudio, además de comprobar el contenido desinfectante y la eficacia de YODIGEN® 30Y Plus, pone en evidencia las diferencias que existen entre distintos productos que hoy se encuentran en el mercado.

 

¿Qué son los yodóforos?

Los compuestos de yodo son una combinación de yodo elemental y una sustancia que lo hace soluble en agua. Los yodóforos o portadores de yodo, actúan como desinfectantes, siendo efectivos contra bacterias, hongos y virus

En un yodóforo el verdadero agente bactericida es el yodo molecular libre, ya que solo en este se ha demostrado una correla­ción entre la concentración y la actividad bactericida, y no así para la concentración total de yodo (suma entre el yodo molecular libre y el yodo complejado) o la concentración del yodóforo (que contempla la cadena portadora). Se debe considerar que las diversas preparaciones comerciales difieren en la cantidad y el tipo de aditivos tales como, tensoactivos y agentes estabilizan­tes, los cuales generalmente tienen propiedades complejantes del yodo. Esto da como resultado una diferencia significativa en la concentración de yodo molecular libre, a pesar del hecho que la concentración real del yodóforo o la concentración de yodo total titulable podría ser la misma (Reyes y Valladares, 2019).

¿Cómo actúan los yodóforos?

La forma activa del yodo como desinfectante es la especie molecular I2 , las otras formas químicas de yodo tales como: el ión yoduro (I-), yodatos (IO3-), hipoyoditos (IO-), son especies que no tienen acción desinfectante, pero que sirven para estabilizar soluciones acuosas de yodo.

Los yodóforos o portadores de yodo, son combinaciones o complejos constituidos por yodo y un portador, generalmente un tensoactivo que atrapa al yodo y lo mantiene en solución acuosa. Estos yodóforos tienen la propiedad de liberar yodo molecular (I2) cuando se ponen en contacto con una superficie. además, cuando se disuelve un yodóforo en agua, las moléculas de tensoactivo forman miscelas que mantienen solubilizado al yodo en su interior, liberándolo lentamente hacia el exterior (fase acuosa) (ver Figura 1). Así, el yodo que se libera hacia la fase acuosa, reacciona con las proteínas bacterianas precipitándolas; esto hace que el equilibrio de la reacción 1 se desplace hacia la derecha, resultando así una concentración de yodo en la fase acuosa casi constante.

Dependiendo del pH de la solución de un yodóforo, pueden ocurrir diferentes reacciones en las que el yodo se puede transformar en formas inactivas (yoduros, yodatos, etc.). Por lo tanto, es condición necesaria que los yodóforos estén en medio ácido adecuado para mantener la forma activa (I2). A valores de pH altos, el ión hidrófilo (OH-) reacciona con el yodo provocando una disminución de la concentración de yodo activo.  Esto se muestra claramente en los siguientes equilibrios químicos:

 

 

Efecto de la dureza del agua en la actividad de un yodóforo

La dureza del agua corresponde al contenido de sales minerales poco solubles presentes en el agua. Un ejemplo donde se observa claramente esto, es el sarro que se acumula en los hervidores (calentador de agua). Al hervir el agua, las sales se concentran y se depositan en las paredes del recipiente. Estas sales poco solubles son de carácter alcalino y corresponden principalmente a carbonatos silicatos de calcio y magnesio. Al disolver un yodóforo en agua, sea ésta potable o de pozo, es importante considerar la dureza total que contiene el agua, ya que, sobre ciertos niveles de concentración, produce un aumento de pH de la solución de trabajo. Esto significa que se inactiva parte del yodo activo (I2) que contiene el producto.

Las soluciones diluidas de yodóforos exhiben máxima actividad y estabilidad en soluciones ácidas a niveles de pH de 3 a 5,5. Así, por ejemplo, el poder desinfectante de un yodóforo en solución a pH 9 (alcalino) es inferior a un 75% al poder desinfectante que tiene el mismo yodóforo en solución pH 5 (ácido).

Por lo tanto, es importante que un yodóforo contenga niveles adecuados de ácidos (ya sean éstos de naturaleza orgánica o inorgánica), para neutralizar la acción negativa de la dureza del agua. Tales combinaciones de ácidos son complejas, pero per­miten que el producto diluido en distintas calidades de agua realmente cumpla su función desinfectante en la forma deseada, y no sea un producto corrosivo para los materiales frente a los cuales se emplean.

También es importante considerar que un yodóforo tiene un efecto desinfectante más potente, si es que previamente se ha utilizado un detergente adecuado (detergentes VQ 510, VQ 3500, VQ Foam), con el cual se ha retirado toda la suciedad o materia orgánica visible sobre las superficies a desinfectar.

Los conocimientos básicos cada vez más profundos, junto con una tecnología moderna, han permitido la elaboración de yo­dóforos cada vez más complejos, aumentando la efectividad frente a los microorganismos. Si bien existe una amplia gama de productos que permiten tener gran cantidad de yodo activo en solución con gran estabilidad, es fundamental conocer la concentración real de yodo activo para realizar un correcto cálculo de dosis, y así asegurar una adecuada desinfección.

Conoce la segunda parte del estudio estudio comparativo de los distintos yodóforos en LATAM, AQUÍ

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
me gustacomenta