Tonisity

Teléfono:+34 974 231 165

País:Irlanda

SeguidoresSiguiendo102
Tonisity ha hecho una publicación
15-jun-2020 (hace 1 años 1 meses 19 días)

Efectos positivos de una bebida isotónica proteica en la salud intestinal y en el rendimiento

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook

Resumen
Gracias a la selección genética, el número de lechones nacidos vivos por camada aumenta de año en año. Sin embargo, esta mejora suele ir acompañada de un mayor número de lechones pequeños. El tamaño más grande de la camada también se asocia a menudo con una mayor mortalidad antes del destete, que sigue siendo uno de los principales obstáculos para mejorar la productividad en porcino. Otro desafío para muchos productores es la dificultad de asegurar un consumo de alimento suficiente durante el destete, lo que tiene un impacto significativo en la salud intestinal. Una nueva estrategia, llamada nutrición microentérica, tiene como objetivo mejorar la función de las células intestinales (enterocitos), mediante el suministro de pequeñas cantidades de nutrientes de rápida absorción, promoviendo así la función e integridad gastrointestinal. La aplicación del concepto de nutrición microentérica a los cerdos ha dado como resultado el desarrollo de una bebida isotónica proteica, diseñada específicamente para las células intestinales del lechón. La investigación ha demostrado que esta bebida isotónica y proteica es muy sabrosa y, cuando es consumida por los lechones en la maternidad, promueve el desarrollo de las vellosidades intestinales y tiene un impacto favorable en su flora intestinal. Esta bebida también tiene un efecto positivo sobre la mortalidad previa al destete. Además, fomenta la ingesta de alimento durante situaciones estresantes como el destete y permite obtener cerdos más pesados, en particular en esta etapa crítica de la producción porcina. Hasta la fecha, el concepto de nutrición microentérica, proporcionado a través de una bebida isotónica proteica para cerdos, ha sido validado en más de 100 ensayos diferentes en todo el mundo.

La mortalidad antes del destete en aumento

Por medio de la mejora en la selección genética y el manejo de las cerdas, se puede lograr un promedio de 0.2 lechones extra por camada y año. Sin embargo, se ha demostrado en numerosos ensayos o encuestas que un aumento en el tamaño de la camada generalmente se asocia con un menor peso al nacer, una mayor mortalidad antes del destete (MPD) y un menor crecimiento después del destete, lo que conlleva a una disminución del rendimiento económico de la granja . Por ejemplo, los datos de 260 granjas y un total de 255.386 cerdas en España recogidos entre 2009 y 2018, mostraron que si bien el número total de nacidos vivos aumentó de 11.4 a 13.7 lechones por camada, esto se compensaba con un aumento en la MPD de 11.5 a 13.2% para el mismo período (Angel de Andres et al., 2019). En general, la tasa de MPD registrada en granjas comerciales de cerdos varía entre el 10% y el 20%. Por ejemplo, los informes más recientes indican una tasa promedio de MPD del 13% en la Unión Europea (AHDB, 2018). En Tailandia, una encuesta realizada a 199.918 camadas de 74.088 cerdas, indicó un promedio de 10.8 lechones nacidos vivos por camada y una MPD de 11.2%. En este estudio, la mortalidad antes del destete de los lechones casi se duplicó cuando el número de lechones por camada aumentó de 11-12 a 13-16. Las camadas con 13 a 16 lechones nacidos vivos tenían una MPD promedio de 20.8% (Nuntapaitoon y Tummaruk, 2017).


La mayor parte de la MPD ocurre en la primera semana de vida y, según muchos estudios, parece que el aplastamiento es la causa principal de la MPD de los lechones. En un estudio realizado en 30 granjas danesas, Frandsen y Haugegaard (2017) observaron, por ejemplo, que las principales razones de mortalidad en los 4 primeros días fueron aplastamiento (46.6%), lechones débiles (18.5%) y hambre (17.7 %). Sin embargo, el aplastamiento suele ser simplemente el resultado final de varios factores relacionados con el lechón, la cerda y su entorno. En las primeras horas de vida, los lechones deben recuperarse del estrés del nacimiento, adaptarse a las temperaturas ambientales y competir con sus compañeros de camada. Son propensos al frío y al hambre, especialmente porque nacen inmaduros fisiológica e inmunológicamente. Los lechones con menor vitalidad, especialmente los más pequeños, generalmente no obtienen suficientes nutrientes e inmunoglobulinas del calostro. La ingesta reducida de calostro es uno de los principales factores para el aumento de la MPD de los lechones (Muns et al., 2016, Hasan et al., 2019). Un peso reducido al nacer también aumenta el riesgo de alta MPD. Por ejemplo, los datos de dos estudios en cuatro granjas comerciales, que involucraron un total de 4.068 lechones de 394 camadas, indicaron una MPD general del 12.2%, mientras que la MPD para los lechones que pesaron menos de 1.11 kg al nacer fue del 34.4% (Feldpausch et al. , 2019).

Dependiendo de la cantidad de camadas por cerda por año y la cantidad de lechones nacidos vivos por camada, una reducción de solo un punto porcentual en la MPD significa que se puede destetar de 0.20 a 0.50 lechones por cerda y por año. Por lo tanto, la MPD sigue siendo una preocupación económica y de bienestar en la producción porcina, que debe abordarse adecuadamente.

Destete, el segundo gran desafío para los lechones

Para los lechones que sobrevivieron durante las primeras semanas de vida, la separación de la cerda es probablemente el evento más traumático en su vida. El destete generalmente conduce a una reducción en la ingesta de alimento y, en consecuencia, tiene un impacto negativo en la salud intestinal y el rendimiento de los lechones destetados (Campbell et al., 2013). La salud intestinal comprometida generalmente se asocia con un mal funcionamiento del sistema inmune y se pueden observar brotes de enfermedades, particularmente durante la primera semana después del destete (Jayaraman y Nyachoti, 2017). Además, el transporte de los lechones justo después del destete puede exacerbar los efectos del estrés al destete, especialmente porque un transporte prolongado aumenta el riesgo de deshidratación (Wamnes et al., 2008).

 

Consecuencias a nivel intestinal

Cuando los lechones sufren estrés ​​al comienzo de su vida (justo después del nacimiento, al destete o durante el transporte), a menudo no consumen el suficiente calostro, leche o alimento necesario. La deficiencia de nutrientes produce rápidamente una atrofia de la mucosa intestinal, que puede ser visible unas pocas horas después del cese de la ingesta de alimentos (Jenkins y Thompson, 1994). Sabemos que las restricciones asociadas con el destete conducen a cambios significativos en la estructura del intestino delgado, siendo las modificaciones más visibles una reducción en la altura de las vellosidades y un aumento en la profundidad de la cripta (Pluske et al. 1997; Fan et al.2004). Hampson (1986) observó que el primer día justo después del destete a los 21 días, la altura de las vellosidades se redujo en un 75% en comparación con su tamaño antes del destete. Cuando las mediciones se tomaron 5 días después del destete, las vellosidades  eran un 50% más cortas que antes del destete.

La presencia de vellosidades más cortas al destete significa que se reduce la capacidad de absorción del intestino delgado, lo que ayuda a explicar la mayor predisposición de los cerdos a la diarrea y el retraso en el crecimiento en el período posterior al destete. La falta de nutrientes en el intestino también puede conducir a la interrupción de las funciones de barrera del tracto digestivo, seguido de atrofia intestinal, inanición luminal, translocación bacteriana y funciones inmunes deterioradas (Strodtbeck, 2003). Especialmente, el estrés asociado con el destete temprano puede alterar las respuestas inmunes y fisiológicas a las infecciones por patógenos (McLamb et al., 2013).

Además, se ha demostrado que la calidad del intestino está relacionada con el peso al nacer. De hecho, la altura de la mucosa intestinal se reduce en los lechones que son más pequeños al nacer (Alvarenga et al., 2012).

Alimentar a los enterocitos para ayudar al lechón

Para abordar estos diferentes desafíos y mantener una buena calidad del intestino, se utiliza un enfoque dirigido, llamado nutrición microentérica, que consiste en nutrir las células intestinales (los enterocitos) y ayudarlos a hacer mejor su trabajo para absorber los nutrientes (Firth, 2016). La nutrición microentérica consiste en suministrar cantidades adecuadas de agua, electrolitos y nutrientes fácilmente absorbibles (glucosa, aminoácidos y péptidos pequeños) directamente al tracto gastrointestinal (Devey, 2010). Esos nutrientes simples son absorbidos directamente y utilizados por las células absorbentes intestinales, o enterocitos. La aplicación del concepto de nutrición microentérica a los cerdos ha dado como resultado el desarrollo de una bebida proteica isotónica, especialmente útil para los lechones *.

Esta solución, obtenida al mezclar un polvo con agua potable, es muy atractiva para los cerdos y se consume en grandes volúmenes, incluso para lechones de menos de una semana (Firth et al., 2017 a). Hasta la fecha, más de 100 estudios científicos y ensayos de campo han demostrado que la bebida isotónica proteica, cuando se administra durante la primera semana de vida, tiene un impacto significativo y positivo en varios criterios de rendimiento para los cerdos. Un metaanálisis reciente, llevado a cabo en 40 ensayos diferentes y con un total de 74.425 lechones, mostró una reducción muy significativa en la mortalidad antes del destete, lo que permitió obtener de promedio, 33 cerdos adicionales al destete por cada 1000 cerdos nacidos ( ver tabla 1).

Tabla 1: Impacto positivo de una bebida isotónica proteica para cerdos en la mortalidad previa al destete. Metaanálisis de 40 ensayos con 5.404 camadas y 74.425 lechones, en 17 países diferentes

Número de lechones 74,425
Mortalidad Pre-destete grupo control 14.5%
Mortalidad Pre-destete bebida isotónica proteica * 11.2%
Diferencia -3.3%
% Diferencia -22.8%
Cerdos extra destetados por 1000 nacidos 33
Valor P <0.0001

Esta reducción en la mortalidad probablemente se deba al hecho de que el perfil de proteínas y aminoácidos de esta bebida isotónica aporta sustratos esenciales productores de energía a los enterocitos, lo que tiene un impacto positivo en la morfología intestinal. De hecho, el análisis histopatológico reveló que los lechones que recibieron la bebida entre los días 2 y 8 de vida, tenían una altura de vellosidades, densidad de vellosidades y densidad de criptas significativamente mayores y que estas diferencias persistieron hasta al menos los 28 días de edad, independientemente de qué alimento se les dió. Esos cerdos también tendieron a tener un grosor superior de la mucosa intestinal (Firth et al., 2017 c). También se demostró que la administración temprana de la solución estimuló bacterias beneficiosas como Lactobacilos, al tiempo que redujo los patógenos potenciales y redujo el número de cerdos positivos para E. coli. Dado que la mayor parte de la patología intestinal en torno al destete está relacionada con E. coli, la administración de esta solución puede proporcionar una alternativa a los antimicrobianos (Buzoianu et al., 2019).

La bebida isotónica proteica para cerdos * también se puede usar al destete para facilitar la transición y la ingesta de alimento, mezclándolo con el alimento, para obtener una papilla. La alimentación en papilla en este período de destete tiene un impacto positivo en la ingesta y el aumento de peso, especialmente para cerdos de peso medio y pequeño (Firth et al., 2017 b). En un estudio reciente que involucró a 3.862 lechones, las camadas se asignaron a uno de los 2 grupos, control (Grupo A: 1.969 lechones) o suplementación con una bebida isotónica proteica (Grupo B: 1.893 lechones). Las camadas del grupo A recibieron solo alimentación de iniciación desde el nacimiento hasta el destete. Las camadas del grupo B recibieron la solución isotónica proteica desde los días 2-8 de edad, luego 3 días antes del destete, y finalmente durante los primeros 3 días después del destete, mezcladas con el alimento. Todos los lechones se identificaron en el día 2 con crotales individuales, y se registraron los pesos individuales al nacer, al destete, al final del destete y a los 168 días de vida. La mortalidad previa al destete se redujo del 14.2% en el Grupo A al 10.9% en el Grupo B, una reducción del 22.8% coherente con los resultados observados en múltiples estudios previos. El peso medio al destete no fue significativamente diferente entre los grupos. Al final del destete, los cerdos del Grupo B eran 0,41 kg (1,7%) más pesados ​​que los del Grupo A (P = 0,10), y a los 168 días de edad, los cerdos del Grupo B eran 3,08 kg (3,2%) más pesados ​​que los cerdos de Control. Esta diferencia fue altamente significativa a P = 0.002 (Cortyl et al., 2019). Un análisis adicional, evaluando cómo los cerdos con bajo peso al nacer (por debajo de 1 kg), medio (1 a 1.6 kg) y alto (por encima de 1.6 kg), respondieron a la suplementación con la bebida isotónica proteica, demostró que todas las clases de cerdos se benefician del tratamiento. Lo interesante es que este estudio no coincide con la teoría comúnmente aceptada de que los cerdos pequeños rara vez se ponen al día. Los resultados aquí muestran que si es posible. El grupo B también tuvo menos cerdos que terminaron con <91.6 kg, y más cerdos que terminaron con >103.4 kg (Figura 1). Esto confirma que todos los lechones, no solo los pequeños y livianos al nacer, se benefician del soporte nutricional específico proporcionado por la bebida isotónica proteica.

Un análisis económico realizado en este ensayo también demostró cómo el retorno de la inversión (ROI), cuando se usa un suplemento nutricional en maternidad, no debe evaluarse solo en los resultados puramente logrados al destete, o por las mejoras de rendimiento observadas en los lechones pequeños. En este caso, el ROI fue superior a 3: 1 cuando solo se consideró la reducción de la mortalidad previa al destete, y en 5.9: 1 cuando se tuvieron en cuenta tanto la mortalidad reducida como el aumento de los pesos finales.

Figura 1: Comparación del Peso Final del Cerdo

Conclusión

Uno de los desafíos a los que se enfrenta la industria porcina es el aumento de la mortalidad antes del destete, que está principalmente relacionado con el aumento del tamaño de la camada y acompañado de lechones más pequeños con una menor disponibilidad de acceso al calostro. Al aplicar el concepto de nutrición microentérica a los cerdos, se ha desarrollado una bebida isotónica de proteínas. Esta bebida aporta sustratos clave que permiten a los enterocitos producir su energía, lo que tiene un impacto positivo en la morfología intestinal y la microbiota intestinal. Otra ventaja de este nuevo enfoque es la posibilidad de estimular la ingesta de alimento durante el destete, especialmente en los lechones más pequeños, usando una papilla obtenida mezclando la solución con el alimento. Una amplia investigación ha demostrado la capacidad de esta solución isotónica para estimular el intestino durante esta "ventana de oportunidad" al comienzo de la vida, proporcionando el potencial de reducir la mortalidad antes del destete y promoviendo un mejor crecimiento en el destete. y en el engorde.

* Tonisity Px ™ desarrollado por Tonisity International, Dublin, República de Irlanda

Referencias:

Agriculture and Horticulture Development Board (AHDB). 2018. 2017 Pig Cost of Production in Selected Countries.

Alvarenga, A. L. N., Chiarini-Garcia, H., Cardeal, P.C., Moreira, L. P., Foxcroft, G. R., Fontes, D. O., and Almeida, F. R. C. L. 2012. Intra-uterine growth retardation affects birthweight and postnatal development in pigs, impairing muscle accretion, duodenal mucosa morphology and carcass traits. Reproduction, Fertility and Development 25(2) 387-395.

Angel de Andres, M., Occon, A., Santiago, C., Diaz, I., Pineiro, C., and Aparicio, M. 2019. Evolution of reproductive performance in Spanish farms in the last 10 years and prediction for 2020. Impact of farm´s size. Proceeding of the 11th European Symposium of Porcine Health management (ESPHM) May 22-24, 2019, Utrecht, Netherlands.

Buzoianu, S.G., Cortyl, M., Putrino, C., Park, W.K., and Firth, A.M. 2019. The administration of an isotonic protein drink to piglets in early-life improves the intestinal microbial profile and reduces E. coli occurrence pre-weaning. 9th Asian Pig Veterinary Society (APVS) Congress, August 25-28, 2019, Seoul, Korea: 241.

Campbell, J. M., Crenshaw, J. D., and Polo, J. The biological stress of early weaned piglets. 2013. Journal of Animal Science and Biotechnology, 4:19.

Cortyl, M., Carlson, A., Eisenhart, M., Bretey, K., Buzoianu, S., and Firth, A. 2019. Effect of supplemental nutrition through an isotonic protein solution provided days 2 to 8 of life on pre-weaning mortality of piglets and their lifetime performance. 9th Asian Pig Veterinary Society (APVS) Congress, August 25-28, 2019, Seoul, Korea: 82.

Devey, J. 2010. Nutrition for the critically ill or injured. Proceeding of the LAVECCS Congreso Latinoamericano de Emergencia y Cuidados Intensivos, June 3-5, 2010, Buenos Aires, Argentina.

Fan, M.Z., Matthews, J.C., Etienne, N.M., Stoll, B., Lackeyram, D., and Burrin, D. G. 2004. Expression of apical membrane L-glutamate transporters in neonatal porcine epithelial cells along the small intestinal crypt-villus axis. American Journal of Physiology-Gastrointestinal and Liver Physiology, 287: G385-G398.

Feldpausch, J.A., Jourquin, J., Bergstrom, J.R., Bargen, J.L., Bokenkroger, C.D., Davis, D.L., Gonzalez, J.M., Nelssen, J.L., Puls, C.L., Trout, W.E., and Ritter, M.J. 2019. Birth weight threshold for identifying piglets at risk for pre-weaning mortality. Translational Animal Science, 3: 633–640.

Firth, A. M. 2016. A novel approach to young pigs´ intestinal health and function. eFeedLink.com technical forum, http://forum.efeedlink.com/contents/09-15-2016/0bf8f3ef-e0ae-4778-97b9-f986c5cd61f1-c581.html

Firth, A. M., Cano López, G., and Morillo Alujas, A. 2017 a. Effect of Tonisity Px ™ administration on pre-weaning mortality and weight gain. 48th Annual Meeting of the American Association of Swine Veterinarians (February 25-28, 2017): 131.

Firth, A. M., Cano López, G., and Morillo Alujas, A. 2017 b. Effect of gruel and Tonisity Px ™ on feed intake and weight gain at weaning. 48th Annual Meeting of the American Association of Swine Veterinarians (February 25-28, 2017): 134.

Firth, A. M., Cano López, G., and Morillo Alujas, A. 2017 c. Effect of Tonisity Px ™ administration on intestinal morphology. 48th Annual Meeting of the American Association of Swine Veterinarians (February 25-28, 2017): 310.

Frandsen, D.P. and Haugegaard, S. 2017. Knowledge about causes of piglet mortality improved the survival rate. (In Danish). Viden om dødårsager forbedrede pattegriseoverlevelsen. Available on: http://svineproduktion.dk/publikationer/kilder/lu_erfa/2017/1703.

Hampson, D.J. 1986. Alterations in piglet small intestinal structure at weaning. Research in Veterinary Science, 40 (1): 32-40.

Hasan, S., Orro, T., Valros, A., Junnikkala, S., Peltoniemi, O., and Oliviero, C., 2019. Factors affecting sow colostrum yield and composition, and their impact on piglet growth and health. Livestock Science, 227: 60–67.

Jayaraman, B., and Nyachoti, C. M. 2017. Husbandry practices and gut health outcomes in weaned piglets: A review. Animal Nutrition, 3: 205-211.

Jenkins, A. P. and Thompson, R. P. H. 1994. Enteral nutrition and the small intestine. Gut, 35: 1765-1769.

McLamb B.L., Gibson A.J., Overman E.L., Stahl C., and Moeser A.J. 2013. Early weaning stress in pigs impairs innate mucosal immune responses to enterotoxigenic E. coli challenge and exacerbates intestinal injury and clinical disease. PLoS ONE8(4): e59838. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0059838

Muns, R., Nuntapaitoon, M., and Tummaruk, P. 2016. Non-infectious causes of pre-weaning mortality in piglets. Livestock Science, 184: 46–57.

Nuntapaitoon, M., and Tummaruk, P. 2017. Factors influencing piglet pre-weaning mortality in 47 commercial swine herds in Thailand. Tropical Animal Health and Production (2017): 1-7.

Pluske, J.R., Hampson, D.J., and Williams, I.H. 1997. Factors influencing the structure and function of the small intestine in the weaned pig: a review. Livestock Production Science, 51: 215-236.

Strodtbeck, F. 2003. The pathophysiology of prolonged periods of no enteral nutrition or nothing by mouth. Newborn and Infant Nursing Reviews, 3 (2): 47-54.

Wamnes, S., Lewis, N. J., and Berry, R. J. 2008. The behaviour of early-weaned piglets following transport: Effect of season and weaning weight. Canadian Journal of Animal Science, 88: 357-367.

 

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
1 me gustacomenta