Provimi Argentina S.A

Teléfono:03462-431480

País:Argentina

SeguidoresSiguiendo1014
Provimi Argentina S.A ha hecho una publicación
08-jun-2021 (hace 15 días)

¿Cómo mejorar el manejo de la nutrición de cerdas lactantes?

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Durante la gestación, la hembra pasa gran parte de su tiempo en condición de mantenimiento, a excepción del último período en donde los fetos empiezan a incrementar su tamaño.

Muchos factores afectan la eficiencia productiva de las cerdas y por ende la rentabilidad de la granja.  El principal desafío de alimentar a las cerdas de alta producción es minimizar el balance negativo de nutrientes (energía y proteínas) durante la lactancia, para reducir los problemas de rendimiento reproductivo. La lactancia es la fase más exigente del ciclo, y se requiere mucha energía para la producción de leche. Estas necesidades a menudo excederán la ingesta energética durante al menos parte de ese período. Si la ingesta de energía alimentaria no es suficiente para satisfacer estas demandas, el tejido corporal se movilizará para proporcionar nutrientes para la producción de leche, principalmente de las reservas de grasa.

La nutrición representa entre un 60 y 80% del costo de producción del cerdo. En realidad, no podemos hablar de nutrición sino más bien del costo de alimentación. Después se pueden ir segregando esos costos, separándolos de los cereales, los subproductos de soja -como la harina o el aceite- o alguna otra soja procesada, como la soja desactivada o la soja extrusada, que representan para la empresa de nutrición entre 17 y 20% del costo total de un cerdo.

En los últimos 10 años el avance que hubo en la genética fue enorme. Año a año veíamos que el potencial de las hembras se incrementaba, había más lechones nacidos, y es por eso que tuvimos que replantear y acompañar esa mejora genética que estaba ocurriendo en el mercado, además, tuvimos que trabajar, desarrollar y diseñar nuevos programas nutricionales para acompañar la demanda.

Durante la gestación, la hembra pasa gran parte de su tiempo en condición de mantenimiento, a excepción del último período en donde los fetos empiezan a incrementar su tamaño. Sin dudas, hay un cambio muy importante cuando empieza la lactancia, en este momento la dieta no alcanza a satisfacer la demanda nutricional de la cerda.

Por otro lado, si el animal engorda durante la gestación, se pondrán en marcha los mecanismos fisiológicos necesario para hacer uso de esas reservas, muchas veces, en reemplazo del consumo de alimento incrementando la situación desfavorable, por eso es clave trabajar para llegar al parto con una condición corporal óptima.

¿En qué hacemos foco cuando hablamos de nutrición de hembras lactantes?

En buenas prácticas de manejo aplicables a los sistemas de producción llevadas adelante  por el equipo técnico y comercial, que puede  aplicarlas en cada uno de los establecimientos acorde a las condiciones de que cada uno de ellos.

En general, si lo comparamos con otros sitios, podemos decir que la condición de manejo es la que termina teniendo un mayor protagonismo sobre los resultados obtenidos. Sin duda, la nutrición tiene que ser importante y debe acompañar para obtener mejores resultados.

Por otro lado, se utilizan softwars como herramientas de predicción que nos permiten ajustar el programa con el mayor detalle posible dentro de los requerimientos propios que tiene esa granja. Muchas veces hay que tener en cuenta que el consumo es una variable muy importante a contemplar en los programas nutricionales, necesitamos establecer las pautas y conocer esos patrones de consumo para hacer el ajuste del programa nutricional.

Por Luciano Palestro

Médico Veterinario

Coordinador Técnico Provimi Argentina S.A. – Cargill Nutrición Animal

Más información en nuestra web, ingresa aquí.

   Facebook, Instagram y Twitter: @provimiarg

                                                                        

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
1 me gustacomenta