Osborne Industries, Inc.

Teléfono:+1-785-346-2192

País:Estados Unidos

SeguidoresSiguiendo246
Osborne Industries, Inc. ha hecho una publicación
09-may-2019 (hace 2 años 2 meses 25 días)

Tapetes térmicos vs. lámparas: la importancia de una ubicación apropiada del calor en la maternidad

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
La ubicación de la calefacción para los lechones pequeños es un componente crítico para iniciarlos rápidamente y mantener condiciones de salud óptima...

En la gestación y la engorda se necesita sólo un macro-clima, ya que los animales son de edad similar y tienen los mismos requerimientos de temperatura.

Por el contrario, en la maternidad, en el pre-cebo (o recría) y en wean-to-finish, se debe mantener un microclima dentro del espacio más grande. En la maternidad, debemos evitar que los lechones se enfríen, lo que a menudo provoca diarreas y  lechones menos saludables.

Para los lechones lo más deseable es una zona de aire caliente y libre de corrientes. A 120 cm del piso la temperatura se puede mantener a 20° C, pero en el piso, o en la zona de los lechones, la temperatura deseada es de 27 a 32° C durante toda la lactancia, o hasta que los animales estén más grandes y necesiten menos calefacción adicional.

Hay dos formas de dar calefacción adicional a los lechones: de arriba abajo, o de abajo a arriba. El calor sube, por lo que resulta más práctico y económico tener el calor bajo los lechones. No se pierde calor, pues la fuente de calor es usada en su totalidad por los lechones. El calor desde abajo funciona muy bien en la maternidad y la recría. Calor radiante desde arriba de los animales funciona mejor en el wean-to-finish, donde el calor desde arriba proporciona una zona confortable para que los animales vayan a comer, a beber y luego a descansar bajo la fuente de calor.

La opción preferida para lechones de hasta 21 días son los tapetes térmicos, por varias razones. Primero, las parideras son rectangulares y el tapete calza perfecto en el área de las cría, generando un espacio de 30 cm entre la fuente de calor y la madre.

Al usar lámparas, el calor le llega a la madre y no se genera una zona de calor que desmotiva los lechones a acercarse a la madre. Esto aumenta exponencialmente las pérdidas por aplastamientos.

Segundo, al utilizar tapetes se evita el problema de focos quemados, lo que es bien frecuente con las lámparas. Desde el momento en que el personal de granja se va en la tarde y hasta que regresen en la mañana, los animales pueden estar sin calefacción, casi asegurando el surgimiento de diarreas, problemas respiratorios y otros problemas de salud, que le cuestan al productor varios días para que éstos lechones alcancen el nivel del resto de ellos en la maternidad.

Un tapete térmico es alimentado por el suministro eléctrico o por agua caliente. Muchas granjas en Europa tienen cañerías de agua en la zona de crías que calientan el piso para mantenerlo templado y seco.

En Estados Unidos se utiliza predominantemente la electricidad, ya que la mayoría de los productores tienen piso en slat y no de concreto. El concreto es más difícil de mantener en la maternidad ya que tiene el potencial de albergar bacterias en los poros del concreto. Los tapetes térmicos son una superficie sólida, mientras que bajo una lámpara es necesario tener un tapete de goma. Algunos productores agregan un agente secante a la superficie calefaccionada, y otros agregan más adelante un comedero de crías para iniciar a los lechones en pienso de destete, o para ayudar a los más pequeños a ganar peso.

Otro gran beneficio del tapete térmico es su diseño. Éstos proveen de una superficie más grande y extensiva de calefacción en zona de crías. Para camadas de más de 12 lechones, se usa un tapete de 150 cm para proveer la superficie recomendada de 300 cm2 por lechón. En wean-to-finish, el Dr. Hongwei Xin de la Universidad Iowa State recomienda 465 cm2 por lechón1.

Estas recomendaciones no se pueden lograr con las lámparas. Para que las lámparas entreguen más calor hay que acercarlas más al piso, disminuyendo el área útil de calefacción. Y para tener una superficie más amplia de calefacción se debe subir la lámpara, disminuyendo su intensidad.

Por otra parte, para los tapetes térmicos se necesita sólo un enchufe por cada dos parideras, mientras que se necesita un enchufe para cada una de las lámparas en cada paridera.

Al colocar el tapete térmico al centro de la zona de cría los lechones están más cerca de las tetillas de la madre, motivando una mejor lactación. Al mantener a la madre más fresca, ella come más y está más cómoda. Cuando la madre está muy acalorada se mueve mucho buscando un lugar más fresco, aumentando las pérdidas por aplastamiento.

Los tapetes térmicos se pueden lavar en su misma ubicación dentro de la paridera. Están fijados en cada esquina con la intención de mantenerlos siempre fijos. Lavando bien por encima y los costados se minimizan los problemas de diarrea y rotavirus. Los tapetes térmicos tienen muchos años de vida útil, a diferencia de las lámparas que a veces pueden durar hasta sólo unos días.

Los tapetes térmicos reciben la información de a qué temperatura deben operar. Por ejemplo, los tapetes Stanfield® de Osborne operan a unos 16 a 20 grados sobre la temperatura de la sala cuando están a su máxima potencia. Se recomienda siempre el uso de un controlador para fijar la temperatura deseada. Con el uso de este controlador también se puede bajar automáticamente la temperatura a medida que los lechones crecen, extendiendo aún más el ahorro de energía.

El retorno de la inversión en un Sistema de tapetes térmicos con controlador es de más o menos 14 meses en un ciclo de 12 días. El ahorro de energía de un tapete de 120 cm comparado con una lámpara de 125 watts es de 56 USD2.

Sin embargo, el mayor beneficio de los tapetes térmicos es la reducción de la mortalidad pre destete. En varios estudios se ha demostrado que esta mortalidad disminuye en 0,5 lechones por camada debido a la reducción de pérdidas por aplastamiento.

Osborne Industries, Inc., de Osborne, Kansas, USA, es una empresa 100% de propiedad de sus trabajadores, especializada en el desarrollo y fabricación de equipos avanzados para la producción pecuaria. Los tapetes térmicos Stanfield® fueron desarrollados hace más de 40 años y fueron los primeros tapetes utilizados en aplicaciones de producción pecuaria. Hoy hay miles de los tapetes Osborne en el mundo. Visite www.osbornelivestockequipment.com o envíe un correo a info@osborne-ind.com para conocer más sobre Osborne Industries y nuestros eficientes tapetes.

----

1 Zhang, Q. and H. Xin. 2002. Behavior of piglets in farrowing crates equipped with heat mats. Paper No. 024046, Am. Soc. Agric. Eng., St. Joseph, MI. 10 pp.

2 Cálculos basados en costo de energía de 0.10 USD/kWh.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
6 me gustacomenta