NS Equipo e Implementos SA De CV

Teléfono:+52 1 222 40552323

País:México

SeguidoresSiguiendo484
NS Equipo e Implementos SA De CV ha hecho una publicación
09-may-2020 (hace 1 años 2 meses 17 días)

CONSIDERACIONES EN EL REFLUJO DE SEMEN POST INSEMINACIÓN.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
Por: MVZ Jorge Perea | Coach en Producción

Tanto en la Inseminación tradicional como en la intrauterina o post cervical hemos oído hablar del reflujo, pero no nos hemos detenido a analizar las causas y consecuencias de ésto.

He aquí mis consideraciones sobre el tema.

Primero debemos saber a qué consideramos reflujo de semen en la inseminación artificial porcina.

Toda cantidad de semen que sale por la vulva durante o después de la aplicación lo llamamos reflujo, dependiendo de la cantidad lo dividiremos en:

 

REFLUJO TIPO #1.

Presente después de la inseminación (Normalmente 10 a 30 minutos, cuando la marrana se relaja, y el útero deja de tener contracciones) vemos aparecer unas gotas bajo la vulva.

REFLUJO TIPO #2.

Presente durante  o después de la inseminación, (Normalmente 10 a 30 minutos, cuando la marrana se relaja, y el útero deja de tener contracciones) vemos aparecer un pequeño charco de unos 3 a 5 cm de diámetro bajo la vulva.

REFLUJO TIPO #3.

Presente durante o después de la inseminación (Normalmente 10 a 30 minutos, cuando la marrana se relaja, y el útero deja de tener contracciones) vemos aparecer un charco de unos 5 a 10 cm de diámetro bajo la vulva.

Lo que yo considero normal es tener un 5 a 10 % de marranas con Reflujo #1 30 minutos después de la inseminación.  Quizá en algunas primerizas que pesan 130 kg o menos, donde se sobrepasa la capacidad física del útero, se puede apreciar durante y después de la inseminación algo de reflujo.

Todo lo demás  debe ser considerado anormal y seguro tendrá consecuencias.

Si consideramos la fisiología del aparato reproductor femenino de la cerda cuando están bien estimuladas, en el reflejo de inmovilidad en presencia del macho, sabremos que el útero ejerce fuertes contracciones que intentan introducir el semen hacia el interior, lo que facilita la inseminación.

Técnica IA Tradicional:

     La técnica correcta usando tubo o bolsa, es:

  • Estimular a la marrana para que presente el reflejo de inmovilidad.

· Introducir el catéter hasta que la hembra lo atrapa en el cérvix.

· Conectar la bolsa o el tubo con el catéter.

· Levanta un poco la bolsa o tubo para que comience a fluir el semen hacia dentro del útero de la marrana.

· Esperar hasta que la bolas o tubo este vacía.

· Si somos un poco curiosos, veremos cómo al vaciarse la bolsa o tubo, el semen tiene pequeños movimientos descendentes. Éstas son las contracciones de la hembra, que introducen el semen hacia el útero.)

  • Estas contracciones suelen ser rítmicas y consistentes. Cuando en lugar de contracciones vemos un descenso rápido y continuo, debemos saber que el semen está entrando por gravedad, y que una vez retirado el catéter, tendremos reflujo abundante.

 

Técnica de inseminación intra-uterina o post cervical (PCIA)

  • Sabemos que la técnica es diferente. No se debe estimular a la hembra durante la inseminación.

· En este caso se detectan los celos, y se deja media hora a una hora sin estimular, para pasar al periodo refractario.

· Es en este periodo donde se deben inseminar con esta técnica, ya que no son deseables las contracciones del útero.

· Por el contrario, la hembra debe estar completamente relajada, especialmente las primerizas.

· El catéter primario se introduce sin dificultad, pero el catéter secundario debe ser introducido con mucho tacto, para no lastimar las paredes del útero, y solamente introducirlo, cuando no hay resistencia por parte de la marrana, (No contracciones).

·  Del mismo modo, al introducir el semen, este debe ser empujado a presión, siempre y cuando no exista resistencia por parte de la marrara, especialmente en primerizas. (Contracciones)

  • Si se insemina utilizando esta técnica y se forzó en presencia de contracciones, seguramente habrá reflujo.

    Algunas otras razones por las que aparece el reflujo son:

    Temperatura: Algunos creen que si el semen está frío tendrá más reflujo en sus marranas, por lo que en algún tiempo usaron baño María o calentaban las dosis colocándolas en la bolsa del pantalón, para que el impacto de la temperatura fuera menos. Mientras no esté por debajo de los 15 °C no debe haber problema con la temperatura.

    Número de parto. Muchos inseminadores aseguran que las primerizas tienen más reflujo, debido a que el espacio del útero es más pequeño.  Esto es cierto por una parte, pero inseminando primerizas con 140 kg o más se reduce este problema. Lo más importante es saber que las primerizas tardarán más tiempo en depositar el semen en su útero.

    Tiempo de aplicación: Cuando el inseminador está forzando la entrada de semen, ya sea que presione la botella, o bolsa, o que lo deje entrar por gravedad, habrá reflujo abundante. Si la marrana o primeriza se está tardando más tiempo, posiblemente está en su periodo refractario, o no está en calor aún.

    Catéter, dureza goma, y forma: Algunos catéter, sobre todo baratos, tienen las gomas demasiado duras, de tal suerte que no se acoplan perfectamente en el cérvix, provocando espacios por donde se sale el semen, y originan entrada de aire, lo que impide que las contracciones del útero sean efectivas, y no succiona el semen, sino que éste entra por gravedad, y sale con facilidad.

    Cantidad de ml / dosis: 80 a 100 ml son la capacidad promedio del útero, especialmente primerizas. Intentar poner de más, sobrepasará la capacidad del útero, y provocará reflujo.

    Estímulo / hiper – estímulo: Una hembra hiper estimulada causará reflujo por un excedente de contracciones. Se debe tener cuidado en la frecuencia y efecto de la estimulación al momento de inseminar. El efecto contrario será la falta de estímulo, donde la marrana no absorbe el semen, y éste entrara sólo por gravedad, dejándolo salir en cuanto la marrana esté relajada.

    IA / PCIA: El Reflujo no depende de ninguna de las dos técnicas. No se observa más ni menos cuando son bien empleadas.

     

    El reflujo reduce la posibilidad de fecundación, y es directamente proporcional a tus resultados.

    Tenemos solamente 80 ml con 2,500 millones de espermas, por dosis, cada mililitro cuenta.

     

    EL TIP: Mide la cantidad y porcentaje de reflujo 30 minutos después de las inseminaciones, para que evalúes la calidad de las inseminaciones.

    Puedes asociar tu fertilidad y nacidos totales con la cantidad de reflujo y la calidad de las inseminaciones.

Share to TwitterShare to LinkedinShare to TelegramShare to Facebook
3 me gustacomenta